74 F
Belize City
Wednesday, January 19, 2022
Home Editorial (En Espanol) No dejen que la olla se derrame

No dejen que la olla se derrame

No mek di pat byle ova

Lun. 13 de diciembre de 2021
¡Esto debe ser realmente “La Nueva Jerusalén”! Nunca ha existido un lugar como este. Tan malas como están las cosas, y tan malas como parecen, en los tiempos venideros, estos serán, para otra generación, “los buenos tiempos”. No es porque la vida sea mejor ahora que “en aquellos días”, no es que nuestros atletas sean más excelentes, nuestros músicos más entretenidos, nuestros artistas más creativos, nuestros jóvenes más ambiciosos, nuestros estudiantes más brillantes o incluso nuestros políticos más honestos y más visionario que en tiempos pasados. Quizás no sea ninguno de los anteriores; pero Belize todavía tiene algo. Esta pequeña Joya, con toda nuestra confusión ha logrado aferrarse a algo que ha sido la marca registrada de siempre de este enclave una vez atrasado y que se moderniza lentamente en el “corazón de la cuenca del Caribe.” Se trata de un sentimiento, un espíritu, una conciencia tácita pero siempre duradera y un aprecio de que, a pesar de todas nuestras diferencias, y hay muchas, todavía nos aferramos a ese algo especial dentro de nosotros que dice simplemente: “¡Todos somos uno!” Y mientras ese espíritu perdure, “no griten, no lloren, beliceños;” algunos de nosotros podríamos fallecer, pero el resto de nosotros seguiremos adelante en los tiempos difíciles y tendremos la oportunidad de disfrutar un poco más de “las bendiciones de esta vida”, que todavía podemos vivir dentro de estas fronteras. (“Belize es Rico” – Leroy “Base” Castillo) Dicen que somos un crisol de culturas tan variadas como cualquier lugar de este planeta; pero aún decimos que somos beliceños. Hemos experimentado masivos cambios demográficos en poco tiempo y es posible que haya más cambios por venir; y la prueba será si podemos aferrarnos a ese algo. Y al pasar esa prueba, puede ser que se deba desarrollar entre nuestros líderes un mayor aprecio por el inmenso valor de nuestros deportistas y artistas en mantener este tapiz tejido junto y evitar que este crisol se derrame.

El mundo ha sido testigo de algunas atrocidades humanas provocadas por la tensión y la desconfianza entre culturas y etnias y nacionalidades. Pero el poeta/artista Curtis Mayfield ha observado que, “Las personas son iguales en todas partes. Tienen los mismos miedos; derraman lágrimas similares, mueren en tantos años…” La sangre corre roja por todas nuestras venas. Y en este pequeño lugar apiñado en el que crecimos, siempre ha sido natural jugar y disfrutar de los deportes juntos, como artistas y como fanáticos; hemos bailado al son de la música de todas nuestras culturas, juntos; y poco a poco, “chico conoce a chica” en nuestras interacciones sociales, y una cosa lleva a la otra. Claro, ha habido colorismo, racismo y discriminación en este pequeño Belize desde hace muchísimo tiempo, pero las excepciones siguen aumentando contra esa estúpida regla del “prejuicio”; y por eso ha sido difícil para cualquier fanático étnico tratar de llevar a otros por el camino de la “limpieza étnica y el genocidio”. La inevitabilidad de la mezcla de colores es tan evidente como los efectos crecientes del calentamiento global. Y los beliceños son conscientes de esta cruda realidad. Todo el mundo tiene a alguien en su familia, algún hermano o hermana, o primo, etc., o un amigo muy cercano que ha hecho una unión, consuetudinaria o legal, con una pareja que parece ser de otra etnia, y los hijos por lo tanto comparten la ascendencia de ambos padres. Esto es Belize.

Debido al oportunismo político, algunos políticos beliceños se han aprovechado de la difícil situación de los inmigrantes pobres que buscan una vida mejor y han utilizado el proceso de nacionalización para asegurar votos en nuestras elecciones. Todos lo han hecho a lo largo de los años. Por supuesto, todo fue con la bendición y el apoyo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), cuando las guerras civiles se desataban en Centroamérica (C.A.) en los años setenta y ochenta y más allá. Incluso mientras muchos beliceños, en su mayoría los llamados criollos y garinagu (negros y morenos) estaban “haciendo el check out” para buscar una vida mejor en “la Gran Manzana” u otras ciudades de EE. UU., muchos inmigrantes centroamericanos de ascendencia en su mayoría hispana (“Spanish”) estaban “registrándose” en la Joya, donde existían oportunidades con las que ni siquiera podían soñar en su propio país: tierra para poseer y cultivar, salarios más altos, y con el programa del ACNUR, hubo asistencia con vivienda, escuelas y acceso a la asistencia sanitaria básica. Los inmigrantes beliceños trabajaron duro en los EE. UU.; y los inmigrantes centroamericanos trabajaron duro en Belize. Muchos beliceños se convirtieron en ciudadanos estadounidenses, por lo tanto, con doble ciudadanía; y muchos inmigrantes centroamericanos se convirtieron en ciudadanos beliceños y sus hijos son oriundos beliceños. El mundo gira; y hierve el crisol.

El primer equipo de fútbol que salió de la nueva capital, Belmopán, a principios de la década de 1970, estaba compuesto en su mayoría por jugadores negros o morenos, criollos o garífunas. Pero con el crecimiento de nuevas comunidades inmigrantes de C.A. en Belmopán en expansión – Las Flores, Salvapan, etc. – las imágenes de los equipos en las competiciones de fútbol de Belmopán ahora muestran una tez mucho más clara, con la mayoría de los jugadores siendo ahora de origen hispano. Muchos de sus padres eran inmigrantes, pero estos jóvenes ahora son beliceños nacidos aquí. Y la pelota sigue rodando, la música sigue sonando y Belize sigue creciendo. Todavía luchamos contra los problemas omnipresentes del crimen, la pobreza y la corrupción en el gobierno, y ahora la temida pandemia de Covid-19; pero en general, lloramos juntos cuando ocurre otro asesinato o accidente de tráfico fatal, y celebramos juntos cuando una beliceña gana Miss Tierra, o es miembro de los campeones de la MLS New York Cosmos, o firma un contrato de ciclista profesional por primera vez en L.A. “¡Todos somos uno!”

Con todos nuestros desafíos económicos y de salud, junto con el crimen, la violencia y los accidentes de tránsito que se llevan cada vez más a nuestros ciudadanos productivos, padres e hijos, como pueblo, podemos, y, si Dios quiere, capearemos las tormentas y mantendremos nuestro crisol sin nunca derramarse. Todo lo que nuestros líderes políticos deben hacer es permanecer vigilantes y conscientes del impacto desafortunado en los ciudadanos, en su mayoría negros y morenos, cuyas oportunidades de trabajo y medios de vida son y han sido significativamente impactados a lo largo de los años por el creciente número de inmigrantes, trabajadores pero desesperados, que están siendo y han sido aprovechados por empleadores sin escrúpulos. Se ha aceptado ampliamente que los trabajadores indocumentados no pagan impuestos ni contribuciones a la Seguridad Social y que sus empleadores les pagan salarios bajos, por lo que prefieren a estos trabajadores a los llamados “muchachos perezosos de las partes marginalizadas de la ciudad”, que son ciudadanos beliceños, nacidos y crecidos aquí.

Se dice que un buen número de aldeas en las zonas rurales de Belize tienen un “pueblo español” contiguo que comprende una población inmigrante que recibió ayuda para establecerse en el marco del programa del ACNUR.

La mezcla de las poblaciones ha sido lenta entre los nuevos inmigrantes y los ciudadanos beliceños establecidos desde hace mucho tiempo, y eso probablemente se debe al rápido ritmo de inmigración que ha ocurrido en las últimas décadas.

Todo lleva tiempo, pero el crisol sigue hirviendo, de generación en generación. La amnistía para unos 40.000 inmigrantes indocumentados es una cosa y, como solían decir nuestros viejos, “Espero que no seamos más extraños”; pero nuestros líderes también deben ser muy conscientes y empáticos hacia la difícil situación de los beliceños nacidos y criados que han estado experimentando dificultades para competir por puestos de trabajo con estos inmigrantes que pronto se convertirán en residentes legales. Puede que nunca suceda, la unión de individuos desesperados a lo largo de líneas étnicas y de color para luchar contra su percibida competencia desleal; pero para estar seguros, es posible que sea necesario asignar un departamento gubernamental especial para ayudar a los beliceños desempleados a desarrollar habilidades comercializables que les permitan sobrevivir en este mercado laboral cada vez más competitivo y dominado por inmigrantes.

Mantengamos a Belize “rico”. “¡Buenos días, Belize!” – Sr. Wilfred Peters. “¡Ooooh! ¡Está es la navidad! ” – Heights a Vibes. “Calypso Covid-19” – Lord Rhaburn. ¡Manténganse a salvo y bendecidos esta Navidad, beliceños!

- Advertisment -

Most Popular

Mandatory US$18 travel insurance for tourists

BELIZE CITY, Mon. Jan. 17, 2022-- The Belize Tourism Board (BTB) announced a new travel insurance mandate last Thursday in a press release. The...

Legal Year 2022 commences 

BELIZE CITY, Mon. Jan. 17, 2022-- The opening of the new legal year 2022-2023 took place this morning with a virtual commencement exercise coordinated...

PUC extends deadline for comments on electricity rate increase 

BELIZE CITY, Mon. Jan. 17, 2022-- On Friday, the Public Utilities Commission (PUC) extended the deadline for public consultation on the proposed electricity rate...

Customs officer, 43, dies in RTA

BELIZE CITY, Mon. Jan. 17, 2022-- A Belize City man lost his life in a traffic accident that occurred on the George Price Highway...