22.8 C
Belize City
Monday, May 16, 2022

Livestock producers “elated” at waived cattle import duty

Mexico’s decision to waive the 15% tariff...

CWU and PBL hold “meaningful talks”

The parties were granted 6 weeks to...

Belize City centenarian Leonora Patnett dies at 108

By Khaila Gentle BELIZE CITY, Mon. May 9,...

From the Publisher en Español

From the Publisher (En Espanol)From the Publisher en Español

Cuando estalló el virus COVID-19 en marzo de 2020, hace casi dos años, recuerdo que pensé que la única forma en que nuestra gente de la base podría sobrevivir a esta catástrofe era si había alguna transferencia de riqueza de los súper ricos de Belize a los pobres.  Esto no ocurrió.  De hecho, los súper ricos tomaron más.

Con el paso del tiempo, le pregunté a mi hijo mayor, Mose, cómo sobrevivía nuestra gente.  Sabía que las cosas habían sido difíciles incluso antes del coronavirus, por lo que el virus fue un caso de, como decimos, de mal en peor.  Mose dijo que fue la diáspora beliceña en los Estados Unidos la que hizo posible la supervivencia en el país de origen.  A falta de otra explicación, acepté su análisis.

Cuando vemos a nuestros indigentes y discapacitados mentales tambaleándose tan lamentablemente por las calles de la antigua capital, los que conocemos la historia sentimos una daga en el pecho.  Esta es nuestra gente, y hubo un tiempo, durante siglos de hecho, que nuestra gente, nuestra gente esclavizada, era la columna vertebral de este territorio.  Nuestro pueblo esclavizado durante siglos fue la gran mayoría de la población de esta colonia británica, que los amos coloniales de Londres llamaron Honduras Británica.

A todos los niños guatemaltecos se les enseña en la escuela que la tierra de Belize fue robada de Guatemala por los británicos, y que nosotros, los beliceños de color que vivimos aquí, éramos bienes muebles de los británicos.  Esa es toda una historia en sí misma, y culminará con una sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Les he dicho antes que los beliceños éramos más afortunados que otros súbditos británicos en esta región del Caribe, porque teníamos un puente terrestre a través de México hacia los Estados Unidos de América, la economía más rica del mundo.  Honduras Británica era la única posesión británica en América Central de habla hispana.  De modo que, cuando los funcionarios de inmigración estadounidenses en la frontera entre Estados Unidos y México escucharon a personas negras hablar inglés, asumieron que esas personas eran estadounidenses negros, no “espaldas mojadas”.

Fue la Segunda Guerra Mundial la que abrió los ojos de la clase obrera en H.B. a la riqueza y la generosidad de Estados Unidos, en comparación con el sufrimiento que nos imponían los británicos rudos.  Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), se contrataron trabajadores beliceños para trabajar en la Zona del Canal en Panamá, donde los estadounidenses manejaban las cosas.  Los beliceños comenzaron a anhelar viajar a los Estados Unidos.

El contexto más amplio de esta situación tuvo que ver con la Doctrina Monroe, una declaración del gobierno de los Estados Unidos en 1823 de que ya no toleraría la injerencia en el Hemisferio Occidental por parte de ninguna potencia europea, designación que incluiría a Gran Bretaña, que estaba en  posesión de Honduras Británica en 1823. (Los Estados Unidos de América había declarado su independencia de Gran Bretaña en 1776).

Pero hubo una relación especial entre los EE. UU. y el Reino Unido en el siglo XIX (la supremacía blanca), por lo que en 1859 Estados Unidos “patrocinó” un acuerdo por el cual Guatemala accedió a las fronteras internacionales para definir La Joya, 8,867 millas cuadradas, como territorio británico.

Unas décadas más tarde, las clases empresariales/industriales y militares dominantes en Guatemala comenzaron a quejarse del Tratado de 1859, pero en 1919 hubo un levantamiento masivo de los negros en Belize (los llamados “negros británicos”) que esencialmente rechazaba el dominio colonial británico.  Aún así, Guatemala, el gorila hostil de 1,000 libras, permaneció en las fronteras occidental y sur de Belize, y fueron los británicos quienes tuvieron que enviar un buque de guerra aquí en 1948 para proteger a los beliceños, la mayoría de los cuales eran negros.

Sin embargo, para 1950, debido a que los británicos devaluaron el dólar beliceño, los beliceños comenzaron a agitar por el autogobierno y la independencia.  Este impulso original de Belize por el autogobierno fue apoyado entre 1951 y 1954 por un gobierno guatemalteco dirigido por Jacobo Arbenz.

Pero Arbenz era demasiado nacionalista para los estadounidenses, por lo que Washington organizó su derrocamiento y comenzó a instalar títeres de la CIA como Carlos Castillo Armas y Miguel Ydígoras Fuentes para gobernar Guatemala.  El resultado fue una terrible guerra civil en Guatemala, que comenzó en 1960 y duró hasta 1996.

Durante este período de sangrienta violencia en la república, Belize estaba completamente en paz y logró el autogobierno en 1964. Los británicos ahora comenzaban a transferir a Honduras Británica a la hegemonía de los estadounidenses quienes, luego del huracán Hattie en 1961, comenzaron a absorber la población negra de Belize en la Unión.

Hoy, Belize es una población negra minoritaria.  La transferencia de la mayoría negra a la minoría negra se logró pacíficamente porque los beliceños queríamos ir al norte.

Así que ahora, aquí es donde está Belize hoy, donde Washington decidió que estuviéramos.  Lo único que realmente nos diferencia de las dos repúblicas centroamericanas que nos rodean, Guatemala y Honduras, es que el inglés es el idioma oficial en Belize.  Cuando eso cambie, esto se convierte en un juego de pelota completamente nuevo. Créanme.

Check out our other content

Check out other tags:

International