74 F
Belize City
Sunday, September 27, 2020
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher en Español

From the Publisher en Español

Una noche en la tribuna de UBAD, hace muchos años, a principios de la década de 1970, de la nada, el finado Galento X Neal, un oficial de UBAD, dijo de repente a la multitud en el muelle detrás del Palacio de Justicia: “El turismo es ramería, mis hermanos”.

El comentario de Galento me tomó por sorpresa, para ser sincero, porque el turismo no era gran cosa en Belize en ese momento. La pesca de langosta seguía siendo lo más importante en San Pedro, Cayo Ambergris en aquellos días en lo que concernía a los nativos, pero hoy los únicos nativos que poseen tierras frente al mar en La Isla Bonita son Homero Escalante y su esposa, Lois. Los estadounidenses mandan. El turismo gobierna el Cayo Ambergris, y se ha convertido en un fabuloso generador de dinero, atrayendo a trabajadores de todos los distritos de Belize e incluso de las repúblicas vecinas.

El dinero es gran cosa, nadie puede negarlo. Como dice el refrán, cuando alguien dice que no se trata del dinero, generalmente se trata del dinero. Hay muy, muy pocos santos en Belize. De hecho, la realidad es que éramos personas pobres en los días coloniales y deseábamos una ascendente movilidad financiera. Nos americanizamos en la era poscolonial, en el sentido de asignar un alto valor a los bienes de consumo. Comenzamos a calificarnos por la cantidad de “acabado” estadounidense en nuestros activos visibles: el hogar, el automóvil, etc. No fue así en la época colonial. El carácter solía ser más importante que los bienes de consumo.

Mi columna de hoy trata sobre el aspecto moral de este turismo del que llegamos a depender los beliceños, y este turismo por el cual ahora estamos dispuestos a arriesgar el estado libre de Covid-19 de nuestra nación. La moralidad no es un tema sobre el cual yo personalmente tenga autoridad: la moralidad con referencia al turismo de Belize es un tema sobre el que deberíamos escuchar hoy de los líderes de nuestras iglesias/grupos religiosos. Pero, su silencio es ensordecedor, y su silencio siempre ha sido ensordecedor. Hablando francamente.

Todas mis fuentes me han dicho que las normas morales en San Pedro, Cayo Ambergris han sido devastadas durante las décadas de crecimiento del turismo. La isla es la propiedad inmobiliaria más rica de nuestra nación, y nuestra moralidad pagó un precio por esa riqueza. El dinero traído aquí por multimillonarios como John MacAfee compró nuestra moral.

La Ciudad de Belize no ha sido inmune en lo que respecta a esta decadencia moral. Como Sandra Coye señaló el miércoles por la mañana en Radio KREM, como ejemplo, hemos estado viendo camiones llenos de turistas estadounidenses borrachos desfilando en las calles de Belize con música a todo volumen durante meses y años, y nadie ha dicho nada.

Ya saben, las personas que se convirtieron en guías turísticos y guías de pesca en lugares como Cayo Ambergris y Placencia provenían de muchas generaciones de pescadores. Era trabajo mucho más fácil y más rentable guiar a los turistas que perseguir peces y langostas. Vi comenzar los cambios en Placencia a fines de los años ochenta y principios de los noventa. ¿Qué se podía decir? Trabajo más fácil, más dinero: ¿cómo podía discutir con eso?

Había un lugar de aguas profundas en el sur donde los pargos eran grandes y abundantes en el mes de mayo, si no recuerdo mal. (Espero que alguien que haya experimentado este fenómeno les cuente sobre ello alguna vez, porque nunca he estado allí). Lo que sí recuerdo es que uno de mis tíos maternos ahora fallecidos llevó a su cuñado a pescar una vez allí.

El agua era profunda, para repetir, y los mares eran agitados. La molestia viene con subir el ancla para cambiar posición bajo estas condiciones. Recuerdo que mi tío dijo que su cuñado tomó una paliza al trabajar en el ancla, y le dijo a mi tío que nunca más trataría de regatear un mejor precio de los pescadores en el mercado, porque ahora sabía por sí mismo lo difícil que era el trabajo.

Personalmente, yo solía pensar que si no lo lograba en la academia, podría haber trabajado como pescador. Hoy, pienso lo contrario. No habría sobrevivido como pescador. Entonces, ¿me habría convertido en un guía turístico para pescadores deportivos de Estados Unidos? Ahora, eso es una buena reflexión.

No se puede comenzar a examinar la degradación moral que acompaña al turismo sin echar un vistazo al carnaval. Pero, la gente adinerada en Belize no querría que uno hiciera eso. El carnaval es tan sagrado como el turismo en Belize. Los líderes de la iglesia “no dicen nada”. En palabras del Muy Honorable Primer ministro, es lo que es.

- Advertisment -

Most Popular

Belize celebrates 39 years of Independence

BELIZE CITY, Mon. Sept. 21, 2020-- Belize celebrated its 39th year of independence on Monday, September 21, 2020. The celebrations started off with the...

Police charge owner of farm where drug plane landed, for prohibited ammunition

ORANGE WALK TOWN, Wed. Sept. 23, 2020-- Noel Codd, a farm owner and businessman of Orange Walk Town, on whose farm a suspected drug...

COVID-19 update: 52 new cases; 1,758 total confirmed cases

BELIZE CITY, Thurs. Sept. 24, 2020-- Data released tonight reveal that 52 new cases were identified today, and the number of recoveries is 1,072,...

No political debates in Belize

Dear Editor, The general election is fast approaching, and because of this new normal it’s difficult to get a pulse of the people in regards...