74 F
Belize City
Sunday, October 24, 2021
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher en Español

From the Publisher en Español

Siete años antes, a la muerte de su padre (1865), Leopoldo II había heredado el título distintivo con el que se conocía a los monarcas de su país, Rey de los Belgas. La propia Bélgica era apenas mayor que su joven monarca. Después de períodos de dominio español, austríaco, francés y holandés, solo se había independizado en 1830, luego de una revuelta contra Holanda. Cualquier país respetable, por supuesto, necesitaba un rey, y la naciente nación había ido en busca de uno, finalmente decidiéndose por un príncipe alemán, pariente de la familia real británica, que había tomado el trono belga como Leopoldo I.
– de la pág. 33, King Leopold’s Ghost, de Adam Hochschild, Houghton Mifflin, 1999

La independencia congoleña fue principalmente una expresión de la revolución anticolonial que enfrentó al norte colonialista contra el sur colonizado. Desde la Segunda Guerra Mundial, millones de personas se habían liberado del yugo del colonialismo a través de huelgas, movimientos de desobediencia civil y guerras a gran escala – India en 1947, China en 1949, Vietnam en 1954. Una guerra de liberación se había librado en Argelia desde 1954, la segunda guerra en Indochina estalló en 1957 y el pueblo cubano había derrocado el régimen semicolonial de Batista en 1959.

El África subsahariana no fue una excepción. En 1953, cuatro estados africanos eran miembros de la ONU; a finales de 1960 había veintiséis Estados miembros africanos. La ONU declaró 1960 el Año de África; no menos de dieciséis estados del continente negro obtuvieron su independencia ese año, y el más grande y potencialmente más rico de ellos fue el Congo. Para contrarrestar el obstáculo que representaba la independencia, el Occidente tuvo que cambiar su política de dominación abierta por una de control indirecto, y los nuevos líderes nacionales tuvieron que aprender a respetar el orden neocolonial.
– de la pág. 40, PREFACIO a la edición en inglés de TheAssassination of Lumumba, de Ludo De Witte (traducido por Ann Wright y Renee Fenby), Verso, 2001.

“La ONU declaró 1960 el Año de África…”
Cuando el Congo (belga) se convirtió en un país independiente en junio de 1960, yo tenía 13 años y estaba en la clase 2A en el Colegio San Juan, una escuela secundaria católica romana para hombres jóvenes dirigida por los jesuitas. Solo había una estación de radio en la colonia de Honduras Británica en 1960: el Servicio de Radiodifusión de Honduras Británica (BHBS en inglés). Cuando el Congo comenzó a desintegrarse políticamente poco después de la independencia, y los nombres de los principales congoleños en el drama – Lumumba, Tshombe, Mobutu y Kasavubu – comenzaron a resonar a las 12:30 y 7:00 p.m. en los noticieros de BHBS, se convirtió en cosa común para nuestra juventud usar estos nombres para burlarse de nuestros contemporáneos que eran más oscuros en color de piel y supuestamente más africanos en rasgos.

Personalmente, soy lo que comúnmente se conoce como “mulato”, mitad africano y mitad europeo. Tengo un poco de sangre indígena de la Costa Mosquitia de Nicaragua. Pero yo era diferente a la mayoría de las personas de raza mixta en Belize, porque mi finada madre (Elinor Belisle Hyde) había hecho saber a todos sus hijos desde una edad temprana que nuestra bisabuela de su lado era la hija de una mujer “negra como el carbón” (Elizabeth Kingston) y su esposo español (José Escarpeta) del pueblo de Sittee River. Entonces, los niños Hyde teníamos un mínimo de conciencia negra.

Nuestra situación social se complicaba aún más por el hecho de que éramos hijos de un matrimonio mixto, religiosamente hablando. Nuestro padre era católico romano, pero nuestra madre era una devota metodista. Tales tipos de matrimonio eran muy, muy raros aquí en la década de 1940: uno se casaba dentro de su religión.

La religión denominacional era un asunto aún más serio en ese entonces que en la actualidad, y las principales iglesias eran los católicos romanos, los anglicanos y los metodistas, que controlaban casi todas las escuelas primarias y secundarias. Había algunas escuelas bautistas y nazarenas, también el Ejército de Salvación, pero los evangélicos no eran tan evidentes como lo son hoy.

Yo era básicamente un inocente en 1960 en lo que respecta a los asuntos regionales y mundiales. Recuerdo que las noticias de BHBS, al menos en una ocasión, hablaban de la violación de monjas belgas (presumiblemente blancas) por soldados congoleños (negros, por supuesto).

Hay historias que no les he contado durante todos estos años, pero estas historias tienen cierta relevancia para mí mientras repaso las atrocidades perpetradas por el rey Leopoldo II de Bélgica en el Congo a fines del siglo XIX y principios del XX, y el escandaloso asesinato de Patrice Lumumba a principios de 1961.

Cuando se mira un país africano como Etiopía o Somalia o Sudán, verán gente morena. Pero nuestra conciencia del Congo incluso ahora, y por supuesto en 1960, era que estas eran las personas más negras que uno pudiera imaginar.

Recuerdo que cuando entré en el Colegio Dartmouth en 1965, había un estudiante de último año de Ghana en la escuela que se llamaba Frank Mwine. Rápidamente me di cuenta de que detestaba el suelo por el que yo caminaba. No es inusual que a los negros no les gusten los morenos, una de las razones es que los morenos suelen ser el producto del sexo entre hombres blancos y mujeres negras. No presté mucha atención a Mwine, porque entre los estudiantes extranjeros de mi clase había conocido a un africano negro de Malawi con quien entablé una amistad casi instantánea: el finado Guy Mhone.

Habría estado en 2A en el Colegio San Juan entre 1960 y 1961, para repetir, durante la loca crisis del Congo, cuán loco no habría sabido en ese momento. Una tarde en 2A, vi un incidente que se me ha quedado grabado todos estos años. El profesor de una clase de latín o inglés era un jesuita rubio y guapo llamado Richard Hadel. Algo debe haberlo molestado, o tal vez ya había estado enojado desde la hora del almuerzo en el edificio de la facultad. Pero de repente se dirigió enojado a la última fila de la clase, donde estaba sentado un estudiante negro, alto y lánguido llamado Richard Simon. (No puedo jurar por el nombre de ese estudiante. Estamos hablando de 1960/61 aquí). Mi recuerdo es que Hadel golpeó la parte posterior de la cabeza de este estudiante contra la pared que divide 2A de 2B, y luego tomó una postura como si estuviera listo para pelear con el estudiante, quien no respondió a su agresión. (No recuerdo si había hecho que el estudiante se pusiera de pie antes de romperle la cabeza).

En el Sexto Grado en la Escuela Varonil del Santo Redentor en 1958 o 1959, había visto a una monja brutalizar a algunos estudiantes, al menos una docena de ellos, que eran miembros de la banda de la escuela y la habían enojado de alguna manera. La monja era una de mis favoritas, la hermana Francine, y se convirtió en una de las favoritas de mi familia, tanto así que mi madre le puso a su hija menor (y segunda hija) el nombre de la hermana Mary Francine.

Muchos, muchos años después, llamé a uno de los estudiantes que habían sido brutalizados en las pantorrillas con un chilillo para verificar algo sobre el incidente. Sorprendentemente para mí, su preocupación era que yo estaba a punto de publicar algo que avergonzaría a su iglesia católica romana. Ven, se los dije, la religión denominacional es un asunto serio.

Como hijo de un matrimonio mixto, religiosamente hablando, no tuve el mismo nivel de intensidad, a pesar de que serví misa en la diócesis del Santo Redentor durante un par de años. Mi madre había jurado, como parte de sus votos matrimoniales, criar a todos sus hijos como católicos romanos, y nunca interfirió con nuestra educación religiosa. Pero su fidelidad al metodismo tuvo una influencia tácita en nosotros, al menos en mí.

De todos modos, en 2A en 1960 teníamos un profesor de matemáticas que era de piel oscura y, según supe más tarde, venía de una familia de la aldea de Sittee River. Solíamos llamarlo “Jack Slade” a sus espaldas. Muchos años después, conocí al hermano mayor de ese maestro, y su hermano mayor y yo nos hicimos buenos amigos. Pero un día en 2A, el profesor de matemáticas usó a un estudiante guatemalteco blanco llamado Carlos Remis para avergonzarme en geometría. Quizás el profesor pensó que se estaba hablando demasiado de mis hazañas académicas en la Primera Forma, y quería ponerme en mi lugar. Lo suficientemente justo. Siempre quise preguntarle sobre eso, pero cuando regresé de Estados Unidos, él había emigrado a Los Ángeles y nunca regresó.

Les he contado un par de anécdotas de 1960 en Belize en el Colegio San Juan cuando se desataba el infierno en el Congo, donde millones de congoleños habían sido mutilados y asesinados por el rey Leopoldo II, en su búsqueda de riquezas y gloria. Patrice Lumumba era un líder congoleño sincero cuyo asesinato orquestaron los belgas, utilizando a los compadres congoleños de Lumumba: Tshombe y Mobutu. El Congo es quizás el país más rico del mundo, en lo que respecta a los recursos naturales, pero el pueblo congoleño es el más desamparado del mundo. Esta historia debe contarse.

- Advertisment -

Most Popular

Barbados elects first ever president ahead of becoming republic

Barbados has elected its first ever president as it prepares to become a republic, removing Queen Elizabeth as head of state. Dame Sandra Mason, 72,...

UDP calls for Police Minister and CEO to resign

BELMOPAN, Tues. Oct.19, 2021-- The Secretariat of the United Democratic Party (UDP) issued a press release this week in which it condemns the Minister...

Proper police training

Dear Editor, Police abuse and brutality continue to plague our jewel Belize unabated. The incident in Cayo of law enforcement officers using brute force and...

Belize gets rough initiation into international Rugby

BELIZE CITY, Wed. Oct. 20, 2021-- Commenting on a breakingbelizenews.com report by Ruben Morales Iglesias on Monday of this week, English pioneer of rugby...