26.7 C
Belize City
Saturday, July 2, 2022

Shyne reps Belize at 2022 BET Awards

In a special tribute to his former...

La campaña de Belize “abierto para hacer negocio” debe ser diferente al modelo de Honduras 2009-2020

Editorial (En Espanol)La campaña de Belize “abierto para hacer negocio” debe ser diferente al modelo de Honduras 2009-2020

   De los siete países de Centro América (CA), solo dos, Costa Rica y Panamá, han tenido un buen desempeño económico. Los datos de Statista, en el sitio web statista.com, muestran que el ingreso per cápita de las personas en esos dos países es fácilmente el doble que el de las personas que viven en los otros cinco países de CA. Los economistas dicen que el éxito de Costa Rica se basa en su apertura a la inversión extranjera y la liberalización del comercio, y gran parte del éxito de Panamá proviene de los ingresos derivados del Canal de Panamá y su vibrante sector de servicios.

   A diferencia de Belize, Guatemala, El Salvador y Honduras, las otras cuatro economías de libre mercado en CA, Panamá y Costa Rica no han llegado a la lista menos deseada: los países más asesinos del mundo. Nicaragua, cuya economía no se considera abierta y cuyos líderes no están en los buenos libros con los estadounidenses, tiene el ingreso per cápita más bajo de CA, pero, contradiciendo la creencia de que los bajos ingresos generan violencia, es el lugar más seguro para vivir en nuestra región.

   A Belize, Guatemala, El Salvador y Honduras, por las razones que sean, no les ha ido bien con el modelo de Costa Rica y Panamá, y ante el aumento de la pobreza, las tasas estratosféricas de homicidios y el caos social, Honduras, en 2021, eligió a un presidente que no es discípulo de la economía de libre mercado promovida por EE.UU., la nación más poderosa del hemisferio, del mundo.

   El viaje de Honduras ha sido duro. A principios del siglo XX, su economía llegó a estar dominada por ricos empresarios de los EE. UU., y durante muchas décadas en el siglo XX, el país estuvo dirigido por líderes tipo hombre fuerte que fueron favorecidos por los estadounidenses. En un pasado más reciente, en 2006, Manuel Zelaya fue elegido presidente de Honduras. Ha sido descrito por algunos como un líder de tendencia izquierdista, principalmente porque ante el fuerte resentimiento de los ricos, decidió abordar las necesidades de tierras de los pobres. En 2009, Zelaya fue destituido de su cargo por el ejército hondureño, en un golpe que, según los informes, fue respaldado por Estados Unidos.

    Los presidentes que apoyaron las políticas económicas de EE. UU. para CA siguieron a Zelaya en el cargo. Los grupos de derechos humanos dicen que durante el mandato de Porfirio Lobo Sosa, quien asumió la presidencia después de que Zelaya fuera derrocado, murieron más de una docena de periodistas y opositores políticos a su régimen. Otro punto bajo del régimen de Sosa fue una ley de zona económica especial llamada ZEDE (Zonas de Empleo y Desarrollo Económico).

   “The Honduran ZEDE Law, from Ideation to Action”, un trabajo de investigación escrito por Jeffrey Mason y Carl Peterson y publicado por Charter Cities Institute, dijo que la ley de 2012 fue aprobada para abordar la lucha del país para atraer inversión extranjera. El documento, que discute las principales objeciones a la ley y analiza las dos primeras ZEDE, dijo que la ley estaba “entre las jurisdicciones especiales más innovadoras del mundo”.

   El presidente de Honduras entre 2014 y 2021 fue otro de los favoritos de Estados Unidos, Juan Orlando Hernández. Durante su reinado, la célebre líder indígena Berta Cáceres fue asesinada en 2016 y en 2020 cinco líderes garífunas desaparecieron de Triunfo de la Cruz, su pueblo en la costa caribeña. Cuando Hernández asumió el cargo declaró al mundo que Honduras estaba “abierta a hacer negocios”. Sorprendentemente, Hernández, un favorito de los EE. UU. y fuerte promotor de la ley ZEDE, ahora es residente de una cárcel de EE. UU., acusado de conspirar para importar cocaína a los EE. UU.

   Los hondureños odiaban lo que le estaba pasando a su país bajo los regímenes de derecha, cómo la ZEDE en particular estaba permitiendo que los inversionistas extranjeros pisotearan los derechos de los indígenas hondureños, y en noviembre de 2021 eligieron a la izquierdista Xiomara Castro como presidenta. El 13 de mayo de 2022, menos de seis meses después de la toma de posesión del gobierno de Castro, el Congreso de Honduras derogó la ley ZEDE.

   El periodista de Al Jazeera, Jared Olson, describió a la ZEDE como “uno de los proyectos económicos más odiados en esta nación centroamericana”. En su nota, “Honduras ‘retoma la soberanía’ al prohibir los enclaves corporativos”, Olson dijo: “la ley permitió la creación de zonas especiales de desarrollo económico… enclaves corporativos semiautónomos donde los inversionistas podían gobernar como si fueran entidades independientes, aprovechando de regímenes tributarios separados, fuerzas de seguridad y normas laborales”.

Tras la revocación de la ley, Honduras Prospera anunció una posible acción judicial. Olson dijo que la empresa, un inversionista con sede en EE. UU., dijo que bajo los derechos que adquirió de la ley ZEDE procedería “con planes de invertir cientos de millones de dólares y crear decenas de miles de empleos bien remunerados en Honduras.” Olson dijo que el gobierno de Castro afirmó que las empresas que operan bajo ZEDE podrían “seguir operando, con la condición de que se sometan a nuevos regímenes económicos”.

   Es interesante que nuestro gobierno Briceño eligió el lema, “Belize está abierto para hacer negocio”, cuando en 2021 realizó la Cumbre de Inversión de Belize, una reunión de ministros de gobierno, empresarios locales y empresarios del exterior. Pudo haber sido una mera coincidencia, pero se sabe que el elemento de derecha del PUP no se fue muy lejos cuando el partido fue expulsado de su cargo en 2008. Es porque el pueblo beliceño no confiaba en este ala del PUP, que el UDP, a pesar de dilapidar y saquear gran parte de los créditos blandos de Petro Caribe y de los impuestos de la petrolera BNE, pudo ganar tres elecciones consecutivas.

   No es posible que un gobierno en una democracia sirva a un solo amo, y si el presente y el futuro son algo así como el pasado, los capitalistas desenfrenados entre nosotros irán tras lo suyo, y las masas terminaran recojiendo las migajas que caen de sus mesas. No hemos escuchado mucho desde la Cumbre, pero los beliceños deben tener cuidado. Costa Rica y Panamá han utilizado el modelo de libre mercado con cierto éxito, pero hay factores que hacen que cada país sea diferente. Panamá, por ejemplo, tiene el Canal de Panamá, y esa vía le inyecta a su economía entre 2 y 2.500 millones de dólares cada año.

   Los defensores del capitalismo desenfrenado pueden opinar, pero nuestro gobierno no debe permitirles rienda suelta. Los gobiernos para la gente no tienen miedo de tomar decisiones difíciles para garantizar que todos ganen. El actual gobierno merece algunos elogios por pasar a abordar el insostenible contrato de boledo. El gobierno anterior merece sus elogios por recuperar BTL, aunque los amantes locales del modelo de libre mercado sin restricciones aullaron que dañaría la confianza de los inversores. El manejo del acuerdo sigue siendo cuestionable, pero ¿hubiéramos preferido que una entidad privada 100% motivada por las ganancias siguiera controlando voz IP? Ninguno de los dos gobiernos ha protegido al pueblo de los abogados selectos que han tenido un frenesí alimentario de contratos y negocios públicos.

   Belize está abierto para los negocios. Debemos asegurarnos de que el modelo que seguimos funcione para todos nosotros.

Check out our other content

Check out other tags:

International