71.2 F
Belize City
Saturday, December 14, 2019
Home Editorial (En Espanol) La saga Saldivar

La saga Saldivar

Mientras escribimos este editorial temprano la mañana del jueves, los campeones nacionales de Belize, los Belmopan Bandits, se están preparando para defender el honor de Belize esta noche contra un club de fútbol de Nicaragua. Ésta es la final de dos series de partidos locales y de visitantes que son características de estos torneos regionales del balompié. El equipo de Belize estaba perdiendo estrechamente en Nicaragua la semana pasada el jueves por la noche, pero cedió dos goles muy, muy tarde en el partido que terminó con la puntuación final Nicaragua 4, Belize 1. Los Bandits por lo tanto tendrán una dura meta de tres goles para escalar en Belmopan el jueves por la noche.

En este periódico, como partidarios de los deportes y nacionalistas de Belize, nos entristece la ambivalencia con la que tenemos que ver el partido de esta noche. No podemos apoyar a los Belmopan Bandits con la intensidad patriótica que los jugadores y la gerencia del equipo merecen, porque el club deportivo es el feudo personal de John Saldivar. Utilizó su poder político para llevar tanto a su equipo de fútbol como a su equipo de baloncesto a los campeonatos nacionales de 2017 en La Joya.

Como político electoral de alto rango en el Partido Democrático Unido (United Democratic Party, UDP) desde que se postuló en las elecciones generales de 1998 y perdió en Cayo Sur, y un ministro de gabinete UDP desde 2008, a estas alturas Saldivar debería haberse retirado al fondo de sus franquicias deportivas. La política de partidos es una cosa divisiva en Belize, y el gobernante UDP está envuelto en muchas controversias que consisten en la corrupción desnuda. Pero el deporte es una pasión consumidora en las comunidades de Belize, y John Saldivar se convirtió en un héroe de Belmopan precisamente por sus programas deportivos en Belmopan. Los deportes de John Saldivar y la política de John Saldivar se convirtieron en uno y lo mismo. La línea entre los deportes de John Saldivar y la política de John Saldivar se convirtió en una que se negó a dibujar porque sus actividades deportivas en Belmopan son la base de su poder político.

El 1 de agosto de la semana pasada, Belmopan celebró el 47 aniversario de su apertura oficial como municipio y como la nueva capital de Belize. La sede de todos los departamentos gubernamentales de Belize tuvo que trasladarse de la Ciudad de Belize a Belmopan en 1970, y todas las reuniones de la Cámara de Representantes y el Senado comenzaron a celebrarse en la nueva capital, que se había construido porque se sentía que la Ciudad de Belize, la antigua capital desde el comienzo del asentamiento de Belize, estaba demasiado expuesta a los huracanes.

Al principio, Belmopan era sólo una comunidad de servidores públicos (los funcionarios públicos eran llamados “servidores públicos” en aquel entonces), y era un lugar aburrido donde muchos funcionarios se negaban a vivir. Viajaban de ida y vuelta a la Ciudad de Belize. No había bares, ni casas de juego, ni burdeles, nada de actividad excitante en Belmopán. Uno tenía que ir a Roaring Creek si uno deseaba cualquier emoción.

Un cuarto de siglo después de que Belmopan fue fundado, John Saldivar comenzó a hacer de Belmopan “una gran cosa”, y utilizó los deportes para hacerlo. Primero, llevó a Belmopan a la liga semi-profesional de baloncesto que se había establecido en la Ciudad de Belize entre 1992 y 1997, antes de que se desmantelara. El UDP ganó una sorprendente elección general en junio de 1993, devolviendo al primer ministro Manuel Esquivel al poder. (Esquivel había sido Primer Ministro entre 1984 y 1989). A cargo del Departamento de Reconstrucción y Desarrollo durante el segundo período de Esquivel, John Saldivar se convirtió en el gurú deportivo de Esquivel, especialmente en el área de baloncesto semi-profesional, donde los Kremandala Raiders se habían convertido en un sensacional éxito.

Resulta doloroso recordar la persecución y victimización de los Raiders liderada por John Saldivar en cumplimiento de la vendetta del Dr. Esquivel contra Kremandala. Los Raiders primero fracasaron en 1995, después volvieron a rescatar a la liga semi-profesional del baloncesto en 1996, después fracasaron otra vez. La liga semi-profesional tuvo entonces una última temporada en 1997, después de la cual la liga también fracasó.

Lo que fue muy interesante fue lo que sucedió en 1998. Esquivel, como ministro de Finanzas, puso a John Saldivar a cargo de cientos de miles de dólares en fondos públicos no auditados para realizar un torneo de baloncesto CARICOM en Belize y asegurar que Belize ganara. Las elecciones generales se produjeron en junio de ese año, verán, y el mismo gobierno de Esquivel, que había destrozado a los Raiders y destruido el baloncesto semi-profesional, ahora querían usar el baloncesto como herramienta de campaña. Saldívar hizo el trabajo; Belize ganó gloriosamente el torneo 1998 de CARICOM, pero los votantes de Belize no eran tontos.

1998 fue el año en que un gobierno de Belize se negó a convocar elecciones generales programadas hasta casi tres meses después de los cinco años de mandato. El UDP perdió en lo que resultó ser la peor derrota de todas las elecciones generales desde 1969, y el Sr. Esquivel se retiró de la política.

John Saldivar, sin embargo, ha pasado al estrellato del UDP, comenzando con su victoria en elecciones parciales en 2003 en Cayo Sur. Había perdido ante Pino Cawich del UDP en las elecciones generales de marzo de 2003 (como también en 1998), pero cuando Pino murió unos meses más tarde, Saldívar derrotó a su hijo y ha mantenido el escaño de Belmopan desde entonces.

Con sus programas deportivos de Belmopan como la base de su popularidad, Saldívar se hizo tan grande que fue considerado un candidato serio para suceder al Muy Honorable Dean O. Barrow a punto de retirarse como Líder del UDP y Primer Ministro. En una campaña de liderazgo el año pasado contra Patrick Faber, John Saldivar fue respaldado por la gran mayoría de los ministros del Gabinete UDP. Pero, Faber ganó, y luego el escándalo de William Danny Mason estalló.

El jueves por la noche, estaremos apoyando a los Belmopan Bandits mientras defienden a Belize contra los nicaragüenses invasores. El problema es que uno no puede apoyar a los Belmopan Bandits sin apoyar a John Saldivar, y nuestras experiencias de Kremandala con John Saldivar han sido todas infelices. John Saldivar no es nuestro amigo.

¡Vamos Bandits!

¡Poder al pueblo!

- Advertisment -

Most Popular

Teachers prepare to fight over land — again

COROZAL TOWN, Thurs. Dec. 12, 2019-- There is new friction between the Belize National Teachers Union (BNTU) and the Ministry of Education (MoE) as...

“Sure I loved the ladies. But I got a bum rap,” says 101-year-old RB

“Me an my partners had a club — we rented Thistle Hall — and on the weekends we held parties. All the ladies would...

Thieves attempt to rob former Belmopan mayor, Anthony Chanona

BELMOPAN, Tues. Dec. 10, 2019-- One of two thieves pointed a gun at former mayor of Belmopan, businessman Anthony Chanona, and tried to rob...

Akeem Trapp, 23, arraigned for murder of Glenford Hinds, 36

PUNTA GORDA, Toledo District, Thurs. Dec. 12, 2019-- Akeem Trapp, 23, a laborer of Flowers Bank, Belize District, has been charged with murder for...