74 F
Belize City
Friday, April 3, 2020
Home Editorial (En Espanol) Libertad y locura

Libertad y locura

Si mal no recordamos, fue en 1987 que se registró el primer caso oficial de SIDA en Belize. Desde entonces, miles y miles de nuestros ciudadanos han muerto de esta temida enfermedad, la mayoría de ellos en la flor de su vida. El SIDA ha sido un plagio terrible en La Joya, y los familiares de las víctimas a menudo están tan traumatizados que rara vez admiten la verdadera causa de muerte. Ellos dirán “neumonía”, o “insuficiencia respiratoria”, o incluso “diabetes”.

Este tipo de engaño ocurre incluso en el poderoso Estados Unidos de América, donde los obituarios de periódicos para los difuntos más jóvenes a menudo no mencionan específicamente la causa de muerte, o se refieren a dicha neumonía o insuficiencia respiratoria.

Cuando el SIDA entró por primera vez en la Cuba comunista, Fidel Castro, tan brillante y contundente como era, comprendió inmediatamente el grave peligro que esta nueva enfermedad representaba para su población isleña y para la delicada economía cubana. Empleó medidas draconianas contra el SIDA, incluida la aterradora cuarentena. En comparación con Belize, Cuba ganó su lucha contra el SIDA, manteniendo un estilo de vida sexual liberal.

Ni siquiera podemos intentar cuantificar el costo financiero del SIDA para las familias beliceñas y para el estado de Belize desde 1987. Ese costo debe estar en los miles de millones de dólares. Pero las partes interesadas y los expertos en la lucha contra el sida en Belize casi nunca analizan los costos devastadores de la enfermedad. El enfoque siempre ha estado, tal vez comprensiblemente, en las implicaciones de salud, individual y colectivamente.

Pero la gama de opciones de Belize en la lucha contra el SIDA siempre estuvo limitada por el compromiso de La Joya con la libertad de comportamiento individual. Los estilos de vida sexual de los jóvenes de Belize en general son más que libres: nuestros estilos de vida sexual son licenciosos. Recuerden, las dos generaciones antes del SIDA habían sido liberadas sexualmente por la píldora anticonceptiva y los antibióticos. Luego vino el SIDA.

Combatir el SIDA efectivamente probablemente habría significado renunciar parte de la libertad sexual que los beliceños habían disfrutado en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Belize no podía copiar la táctica cubana contra el SIDA, porque éramos tan libres. En ese sentido y en esta lucha, nuestra libertad nos limitó. Éramos tan libres que no podíamos luchar eficazmente contra el SIDA. En 2016, podemos condenar los métodos de Fidel en la guerra de Cuba contra el SIDA, pero seguramente no podemos cuestionar sus resultados.

En Belize, siempre ha habido mucho más anuncios de audio y video y publicidad que promueve la actividad sexual que material de audio y video difundido para aumentar la conciencia sobre el SIDA. Hemos pagado el precio por esta ambivalencia. Cuando uno es joven, uno se vuelve horrorizado por el pensamiento de quedar fuera de la acción, el pensamiento de ser “cuadrado”, el pensamiento de ser extraño. En Belize, a pesar de la llegada catastrófica del SIDA, esencialmente preservamos la promiscuidad sexual que habíamos cultivado después de la píldora y la penicilina. El resultado ha sido la carnicería del SIDA. Hicimos una elección libre en Belize: podemos ver ahora que elegimos la enfermedad y la muerte.

El tipo de libertades que tenemos y decimos que disfrutamos en Belize solía existir en Cuba antes de la Revolución en 1959. Los casinos que tanto amamos en Belize solían florecer en Cuba antes de Fidel. El mismo estilo de vida centrado en el turismo que Belize ha adoptado ahora, era el atractivo principal de Cuba antes de Castro. La Cuba pre-castrista, dominada por el turismo, sin embargo, fue un naufragio absoluto en su base social. Hoy, después de la Revolución, cada cubano es alfabetizado y educado, los cubanos no se matan en las calles, no hay problema de drogas en Cuba y Cuba está básicamente libre del SIDA. El Belize retrasado, violento, e insalubre es libre: la Cuba progresista no lo es. O, eso diríamos.

De hecho, a un periódico como este no se le permitiría existir en Cuba. Eso es seguro. La pregunta es, si pudiéramos disfrutar de todos los beneficios de la Revolución Cubana, ¿no estaríamos dispuestos a sacrificar algunas de nuestras libertades tan aplaudidas? ¿Quién sabe?

Los críticos de Fidel gritan que Cuba no es libre, pero los cubanos no tienen miedo de los demás mientras recorren por su vida cotidiana. En Belize, exaltamos nuestras libertades, pero estamos mortalmente asustados el uno del otro. Ni siquiera podemos tener eventos sociales en Belize sin seguridad masiva. Corremos a Chetumal cada oportunidad que tenemos. Al otro lado de la frontera en Subteniente López, nos sentimos libres. En nuestras propias calles beliceñas, temblamos. ¿Cuán libres estamos en casa, si no estamos libres del miedo?

La pregunta es de carácter académico: no tiene ninguna relevancia para la democracia constitucional de Belize, tal como se expresa en nuestra política electoral. A pesar de lo tanto que nosotros en este periódico apreciamos el Partido Progresista de Belize (Belize Progressive Party, BPP), ha sido el caso aquí que el Partido Democrático Unido (United Democratic Party, UDP) y el Partido Unido del Pueblo (PUP) controlan las cosas políticas. Para mí, para ti; rojo hoy, mañana azul; y así sucesivamente. Los cambios de partido dentro del duopolio PUDP no son de consecuencia: nuestro miedo comunitario y social permanece. De hecho, ha empeorado desde 1987. Mucho peor. Inexorablemente peor.

Hubo una generación de beliceños en 1969 que tenía una visión revolucionaria. Este periódico era la voz de esa generación, pero en 1973 esa generación se dividió y luchó contra sí misma. Ahora podemos ver, sin duda alguna, que los jóvenes beliceños tomaron una decisión pro-estadounidense en 1973, y ese pensamiento sigue siendo el pensamiento de la mayoría. Estados Unidos en Belize era lo que queríamos, y Estados Unidos en Belize fue lo que conseguimos.

Los beliceños no aprendimos nada de la experiencia cubana. Hoy, la elección de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos tiene a muchos de nosotros nerviosos. Cuando el SIDA ingresó en la Joya desde Estados Unidos en 1987, deberíamos habernos puesto nerviosos, muy nerviosos. Al parecer, no fue así. De hecho, no fue mucho tiempo después del SIDA que los Crips y los Bloods emigraron del sur de California a La Joya. El SIDA y las pandillas eran “Hecho en Estados Unidos”. Tomamos demasiado tiempo para reaccionar en Belize, y nuestra reacción aún no ha sido satisfactoria. De hecho, se puede decir que nuestra sociedad beliceña ha sido abrumada por el SIDA y las pandillas.

Ningún gobernante político del UDP en Belize puede criticar a la Revolución Cubana, como escuchamos a un prominente Ministro hacer la semana pasada en la radio nacional, sin admitir simultáneamente que las realidades socioeconómicas actuales en Belize son aterradoras. Esto es real.

- Advertisment -

Most Popular

MURDER IN LADYVILLE

There was a murder this morning in Ladyville, in the Milpa area. The victim has been identified as a Hatian national, Raymond Cherestal. According...

National State of Emergency declared

3rd COVID-19 case is said to be living in Belize City, and that caused the declaration BELIZE CITY, Mon. Mar. 30, 2020-- The coronavirus, which...

Melacio Gonzalez, 34, drowns in pond on farm

SANTA MARTHA, Orange Walk District, Fri. Mar. 27, 2020-- Balthazar Campos, 55, a farm owner, was unable to contact his worker, Melacio Gonzalez, 34,...

Sports memories and corrections

BELIZE CITY, Mon. Mar. 30, 2020-- As indicated in our “1972 football flashback – Amateur Sporting Club (ASC)” story in last Friday’s issue, we...