82.2 F
Belize City
Tuesday, November 12, 2019
Home Editorial (En Espanol) Los implacables cubanos de Florida aumentan la presión sobre Cuba

Los implacables cubanos de Florida aumentan la presión sobre Cuba

Una historia de Reuters que se publicó en The New York Times en su sitio web dice que las nuevas restricciones recientes impuestas a Cuba por los Estados Unidos “han sido bien aceptadas entre los cubanoamericanos en el sur de Florida, un bloque de votación clave en la campaña de reelección de Trump en 2020.” La justificación de Estados Unidos para aumentar las sanciones contra Cuba es que Cuba está apoyando a Venezuela, por lo que esta piedra está destinada a dos pájaros, siendo el sistema comunista de Cuba el otro.

No hay duda de que los beliceños son más cercanos al pueblo estadounidense que al pueblo cubano. Esa es una simple cuestión de historia. Tanto los estadounidenses como los beliceños son antiguas colonias de los británicos; nuestros soldados lucharon junto a los suyos en las dos guerras mundiales, y un gran porcentaje de nuestra gente ha hecho de los Estados Unidos su segundo hogar. Los estudiantes beliceños han estado estudiando en los Estados Unidos con becas pagadas por el pueblo estadounidense antes de que los estudiantes beliceños comenzaran a estudiar en Cuba con becas pagadas por el pueblo cubano.

No podemos decir con certeza, pero es posible que los beliceños amen al gobierno cubano más de lo que aman al gobierno estadounidense, particularmente cuando el gobierno estadounidense es republicano. Los beliceños no aman el comunismo, pero aman a aquellos con quienes Cuba se solidariza: en el Caribe, las Américas y África. Los beliceños odiaban el apartheid en Sudáfrica y la invasión de Angola por racistas.

Los vastos campos petroleros de Venezuela figuran enormemente en el actual punto muerto entre los Estados Unidos y Venezuela. Los gobiernos venezolanos bajo Hugo Chávez y Nicolás Maduro no son democracias de libre mercado. Si Venezuela tuviera un mercado libre, las empresas estadounidenses tendrían un campo abierto, como lo hicieron en Cuba antes de la Revolución de 1959.

Cuando Venezuela era capitalista, mostraba buenos números macro, al igual que Cuba antes de la Revolución, pero no todo estaba bien para las masas. Nuestros informes indican que a las masas en Venezuela les fue mucho mejor bajo la nueva República Bolivariana y Hugo Chávez, hasta que bajó el precio del petróleo.

Regresando a Cuba, hemos visto a los presidentes estadounidenses, Jimmy Carter (1976-1980) y Barack Obama (2008-2016), comenzar a aliviar el embargo que Estados Unidos había impuesto a la isla caribeña en 1960. El embargo es, efectivamente, un acto de guerra. La intención de Estados Unidos es obligar a los cubanos a regresar a una democracia de libre mercado. Hemos visto a Cuba abrirse cada vez que se relaja la presión de Estados Unidos, y los hemos visto rodear los vagones para proteger su revolución cuando Estados Unidos aumenta la presión.

En el párrafo inicial, citamos una nota de Reuters que señalaba que los cubanoamericanos están contentos de que Estados Unidos haya aumentado la presión sobre Cuba, y que esto funciona bien para los líderes estadounidenses que lo hicieron. Al parecer, a los cubanoamericanos no les importa mucho que las personas en la isla sufrirán más. No esperaríamos que les importara que los estudiantes beliceños (y estudiantes de otros países al sur del Río Grande) que estudian en Cuba también sentirán el dolor.

Los cubanoamericanos creen en su causa. Cuba era su hogar, y siempre es algo doloroso para las personas jalar raíces y hacer un hogar en otra tierra, incluso si esa otra tierra es Estados Unidos. Dejaron su hogar porque las condiciones allí se volvieron desfavorables para ellos.

Cuba tenía el tipo de PIB que se veía bien para el resto del mundo cuando Fidel Castro llegó al poder, pero había muchas cosas mal en el país, como lo demuestra el apoyo masivo que la Revolución recibió de las masas. El país estaba siendo dirigido por un dictador que era amigable con los gángsters estadounidenses. La brecha de ingresos era enorme. Los ricos se estaban haciendo más ricos, y los pobres se estaban haciendo más pobres. Los jóvenes estaban enojados y decepcionados en su país, en la dirección que iba. No tienes que creer la historia de nosotros. El ex presidente estadounidense, John Fitzgerald Kennedy (JFK), sabía muy bien qué causó la Revolución Cubana.

El senador JFK dijo a los miembros de alto rango del Partido Demócrata en una cena el 6 de octubre de 1960 que las políticas miopes de los Estados Unidos habían convertido a una nación amiga, Cuba, en una base comunista. JFK dijo que el dictador cubano, Fulgencio Batista, celebró una elección fraudulenta en 1958, y los rebeldes cubanos habían puesto fin a una “dictadura brutal, sangrienta y despótica…” JFK dijo que las consignas de la Revolución prometieron al pueblo cubano “libertad individual y elecciones libres” y que “prometieron poner fin a las duras tácticas policiales estatales. Prometieron una vida mejor para un pueblo oprimido durante mucho por la tiranía política y económica”.

JFK dijo que Cuba se hizo amiga de los comunistas porque los pobres de Cuba necesitaban ayuda desesperadamente, pero en lugar de ayudarlos, Estados Unidos envió armas para apuntalar la dictadura de Batista.

Dijo que la inversión privada estadounidense ayudó a Cuba, pero también antagonizó a las masas cubanas porque en 1959 las compañías estadounidenses “poseían alrededor del 40 por ciento de las tierras azucareras cubanas, casi todos los ranchos ganaderos, el 90 por ciento de las minas y concesiones minerales, el 80 por ciento de las empresas de servicios públicos, y prácticamente toda la industria petrolera, y suministraba dos tercios de las importaciones de Cuba”. (De los documentos de John F. Kennedy. Documentos pre-presidenciales (jfklibrary.org))

El gobierno cubano no pudo cumplir sus promesas de libertad individual y elecciones libres de inmediato. Si lo hubieran hecho, las personas a las que derrocaron habrían regresado inmediatamente. Cuando se convirtió en presidente, JFK luchó contra el gobierno de Castro para librar al país del comunismo.

No muchos en nuestra parte del mundo abrazan el comunismo. Lo que tenemos en nuestra parte del mundo son millones de personas desesperadas, y el capitalismo que se nos impone crea estados similares al dirigido por Batista. Los cubanoamericanos quieren su venganza, es un buen negocio para algunos políticos estadounidenses, y el pueblo cubano es castigado. El hecho es que los cubanoamericanos apoyaron o hicieron la vista gorda a un régimen represivo, y un día las masas del pueblo cubano se cansaron y se rebelaron.

La lección aquí es para los líderes beliceños y aquellos que devorarían la mayor parte de los recursos de la nación. Un mercado libre es bueno solo cuando los buenos gobiernos se aseguran de que las masas obtengan una parte justa del pastel nacional. Eso no está sucediendo en Belize hoy. Cuando las masas no pueden soportar más castigos, hay una revolución sangrienta.

- Advertisment -

Most Popular

Two girls escaped from Marla’s House of Hope in Belmopan

Police are asking your assistance in locating two girls who escaped from Marla's House of Hope in Belmopan on Monday evening. The girls are...

Lee Lopez fatally stabbed in Ladyville

Police responded to a report of a street fight on Heron Street last night, where upon arrival they observed the motionless body of Lee...

Rastas in Barbados to get green light to use cannabis for religious purposes

BRIDGETOWN, Barbados, Thurs. Nov. 7, 2019 (Caribbean360)-- Barbados’ Rastafarian community will soon be able to lawfully use marijuana in their religious sacrament. During debate in...

Global Leadership Summit 2019 kicks off Entrepreneurship Month

BELIZE CITY, Thurs. Nov. 7, 2019-- The month of November is internationally and locally recognized as the month of entrepreneurship, and during that month...