74 F
Belize City
Saturday, April 4, 2020
Home Editorial (En Espanol) Patrick derrotado; luego John renuncia

Patrick derrotado; luego John renuncia

El Honorable Patrick Faber y el Honorable John Saldivar, los dos líderes políticos que lucharon por el liderazgo del gobernante Partido Demócrata Unido (United Democratic Party, UDP) el domingo pasado, han sido hostiles a la organización Kremandala durante la mayor parte de sus carreras políticas. Como seres humanos, rezamos por lo mejor para ambos líderes, pero el hecho de que no correspondan naturalmente ha sido una preocupación, porque ambos son poderosos políticos gubernamentales que aspiran a liderar nuestro país.

Es posible que la aversión de estos caballeros por Kremandala no sea congénita. Estos dos, ambos UDP de segunda generación, podrían haber llegado a su animosidad hacia Kremandala a través de influencias ambientales, al codearse y tratar de complacer a los jefes de primera generación del partido, a saber, Manuel Esquivel, Dean Barrow, Hubert Elrington y Michael Finnegan. Esos cuatro caballeros, durante períodos en que no eran miembros del partido mayoritario en el poder, a veces han sido cordiales con Kremandala, pero cuando son mayoría han sido venenosos hacia la organización.

En la convención UDP en el Centro Cívico de la Ciudad de Belize el domingo pasado, Saldivar dio un salto gigante hacia el puesto de trabajo número uno en el país cuando derrotó a Faber, pero el miércoles, solo tres días después de su gran victoria, entregó su renuncia como líder electo del UDP debido a un testimonio muy perjudicial a su integridad en un caso judicial en Utah.

El cuento del gobierno es que Saldivar mantiene su inocencia, pero renunció en el mejor interés del partido. Es posible que no hayamos mantenido nuestros oídos lo suficientemente cerca del suelo, pero no escuchamos que mencionara los intereses del país cuando decidió renunciar.

Uno tendría que estar viviendo en un monasterio para no saber que estos son tiempos peligrosos en Belize, tiempos peligrosos porque un ministro de gobierno que fue elegido como líder de su partido, a un paso de ser primer ministro del país, estaba bajo asedio; y ahora que ese Ministro renunció, supuestamente porque reconoció la desesperanza de su liderazgo en este momento, o debido a la presión del Primer Ministro y los altos miembros del partido, los tiempos se han vuelto aún más peligrosos.

No pasa desapercibido para nadie que en el momento en que Saldivar fue elegido como el líder electo del UDP, él era el Ministro a cargo de la Seguridad Nacional, el Departamento de Policía, la Guardia Costera y la Fuerza de Defensa de Belize, y muchos de los reclutas de la última década tuvieron que recibir una recomendación de él o de uno de sus colegas para ingresar a las fuerzas uniformadas.

Puede parecer descabellado que los partidarios de Saldivar lo hayan animado a tratar de obtener control de nuestro país a la fuerza, y la razón por la que la mayoría no pensaría que es probable es que Belize nunca ha tenido un líder que no haya sido elegido democráticamente. Belize rara vez ha tenido tantos líderes en un partido que son corruptos.

La situación de Belize habría sido más precaria en este momento si la Oposición principal, el Partido Unido del Pueblo (PUP), fuera un paria a los ojos de los estadounidenses (no lo son), y a los estadounidenses les gustara Saldivar (hemos oído que ese no es el caso). Tal como están las cosas, no hay diferencias ideológicas entre los dos partidos principales, ambos son pro-EE. UU mientras mantienen, al mismo tiempo, lazos con nuestros hermanos y hermanas en los estados socialistas de nuestra región, y a los estadounidenses no les gusta Saldivar. Si les gustara el Sr. John, es poco probable que haya surgido un cierto caso en Utah en este momento.

Nuestros partidos políticos siendo ambos filosóficamente apetecibles, el único interés de los estadounidenses es que haya una reducción de los aviones cargados de narcóticos que aterrizan en nuestro territorio, y que nuestro gobierno esté atento para evitar el lavado de ganancias ilícitas de las personas que operan en el inframundo.

No es fácil ver a alguien caer tan duro, pero el bienestar de un individuo o grupo pequeño palidece al lado del bienestar de una nación. John Saldivar mantiene su inocencia, y algunos de sus partidarios quieren que tengamos en cuenta el reciente intento del Partido Demócrata en los Estados Unidos de acusar a su presidente, el republicano Donald Trump, y el tipo de evidencia que debe presentarse para lograr que un político electo en ese país renuncie.

No tenemos opinión sobre el caso de los Estados Unidos; lo que sabemos es que no podemos copiarlos en el manejo de estos asuntos. Estados Unidos es un país enorme que puede pagar por sus errores. Belize no tiene ese lujo. Se tiene que probar la corrupción para presentar un caso contra un líder político en los Estados Unidos. Deberíamos actuar en Belize solo por el olor de la corrupción, porque solo un olor es suficiente para derribar nuestra casa.

En una entrevista transmitida en Love FM, el Fiscal General, el Honorable Michael Peyrefitte, dijo que la forma en que el Primer Ministro y el UDP manejaron la situación muestra una clara diferencia entre los dos partidos principales. Es 2020, y debemos señalar que nuestra participación en este feo caso en Utah comienza en el período del escándalo de pasaportes Penner/Ciudadano Kim. Después de escuchar la presentación de la organización llamada COLA, el Presidente del Tribunal Supremo de Belize, el Honorable Kenneth Benjamin, pidió a la policía que abordara una investigación del asunto, pero el Primer Ministro y el UDP decidieron que era suficiente mandar al Ministro de Inmigración, el Sr. Elvin Penner al escaño trasero y continuar como de costumbre.

Las acciones del UDP suprimieron muchas pruebas que habrían surgido sobre los tratos de ministros y altos mandos en el UDP con la venta de pasaportes y otras actividades nefastas. El UDP, en otra encarnación, le gustaba decir que “la verdad aplastada en la tierra se elevará.” Es verdad. Siguen diciéndole al electorado sobre la corrupción en el PUP cuando el PUP estuvo en el cargo entre 1998 y 2008, mientras que tienen un miedo extremo de que todos los detalles de la deshonestidad del UDP salgan a la luz si otro gobierno está en el cargo.

Hay muchas cosas que decir sobre lo que sucedió en las últimas semanas en nuestro querido Belize, sobre todo cosas que decir sobre el partido gobernante y quién hizo qué y por qué, y quién está aliado con quién y por qué, pero la principal preocupación es que estamos siendo guiados por un gobierno débil y deshonrado que no solo insiste en aferrarse, sino que también tiene que aferrarse hasta que pueda poner su casa en orden para enfrentar al electorado.

El UDP acaba de celebrar una convención para demostrar a quién no querían, al menos no en este momento. Si serán honorables, cuanto antes, deben obtener un nuevo líder y luego enfrentar a la gente en una elección general.

- Advertisment -

Most Popular

Media granted essential service status, but needs pass during curfew hours

BELIZE CITY, Wed. Apr. 1, 2020-- During the national state of emergency, media workers have been granted essential service status. This basically means that...

COVID-19 locks down Belize

The nation is now in a national State of Emergency BELIZE CITY, Thurs. Apr. 2, 2020-- Belizeans all across the city were seen in lines...

Amandala wants you to be safe when handling our newspaper

In this time of the COVID-19 pandemic, Amandala understands that some people may have concern about the safety process the primary handlers of our...

Appeal to Opposition Leader

Dear Editor, 2019 was a tough year for Belizean small businesses to survive. As small business owners, we have to feed our families with income...