74 F
Belize City
Sunday, October 24, 2021
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher en Español

From the Publisher en Español

Uno de los importantes propósitos del Mes de la Historia de los Negros, marcado en febrero de cada año, es recordarnos los horrores indecibles de los barcos esclavistas, en los que las diversas naciones europeas transportaron a africanos esclavizados a través del Océano Atlántico para trabajar en esas tierras que los distintos europeos habían tomado violentamente de los indígenas americanos y no podían trabajar ellos mismos.

“Las duras realidades del mundo atlántico, y los hechos económicos y demográficos básicos que habían inspirado inicialmente el sistema esclavista del atlántico en el siglo XVI, permanecieron prácticamente inalteradas. La mano de obra existía pero no en el continente en el que se necesitaba y donde podía desplegarse para generar los máximos beneficios. La tierra de las Américas, que había sido violentamente arrancada de las manos de esta población indígena siglos antes, producía productos tropicales altamente deseables para los mercados de Europa, pero esas millones de hectáreas fueron llevadas más provechosamente a una producción rentable con la mano de obra africana”.
(- página 286, NEGRO Y BRITÁNICO: UNA HISTORIA OLVIDADA, por David Olusoga, Macmillan, 2016)

Los siguientes pasajes también provienen del monumental NEGRO Y BRITÁNICO de David Olusoga y describen la locura de los barcos esclavistas capturados por el Escuadrón de África Occidental de Gran Bretaña después de que los británicos abolieran la trata de esclavos en 1807. Las descripciones aquí reproducidas son del cargamento humano de barcos esclavistas que fueron obligados a regresar a África Occidental antes de que pudieran continuar sus viajes a Brasil y Cuba, Portugal y España no habiendo proscrito la trata de esclavos cuando lo hicieron los británicos.

De los relatos que se presentan a continuación, se puede imaginar lo indescriptiblemente horribles que eran las pesadillas de esos africanos encadenados y sin nombre que hicieron el viaje a través del Océano Atlántico durante meses bajo condiciones que incluso los animales no habrían sobrevivido.

“Los cautivos que sobrevivieron su viaje a Freetown (Sierra Leona) se mantuvieron a bordo de los barcos esclavistas hasta que los tribunales decidieron sobre su legalidad o ilegalidad. A medida que los capitanes de los buques y los agentes de los traficantes de esclavos eran propensos a retrasar los procedimientos y argumentar por más tiempo, las condiciones empeoraban y el número de muertos aumentaba. Fue por esta razón que los sufrimientos de las víctimas de la goleta brasileña Umbelina no terminaron en marzo de 1830, cuando el barco fue anclado en el puerto de Freetown. Se les mantuvo a bordo a la espera de la adjudicación del Tribunal de la Comisión Mixta, que tomó hasta el 13 de mayo para determinar su “bien y legítimo premio a Gran Bretaña y Brasil, y como tomados en el tráfico ilícito de esclavos.” Durante esos dos meses veinte de Sus cautivos murieron, y fue sólo después de que el veredicto se leyó que los restantes 163 finalmente fueron traídos a tierra.
(- página 302, ibid.)

“Tenemos un recuento de primera mano de los funcionamientos del escuadrón de África Occidental y de la Yarda del Rey del escritor inglés F. Harrison Rankin, que visitó Freetown a mediados de los años 1830. Describió sus experiencias y sus observaciones en su libro, La Tumba del Hombre Blanco: una Visita a Sierra Leona”.

“Su relato más poderoso fue escrito en el verano de 1833 cuando el barco negrero español La Pantica fue llevada al puerto de Freetown. El barco navegó originalmente desde La Habana y fue interceptado por la Marina Real con 317 esclavos a bordo en el río Old Calabar, en la moderna Nigeria. Cuando el barco fue transportado a Freetown, el caso fue presentado ante un juez británico y un juez español de la Corte de la Comisión Mixta y La Pantica fue rápidamente juzgado como habiendo estado involucrado en “tráfico ilícito de esclavos.” Rankin pudo ir a bordo. Describió la escena que encontró en sus memorias africanas.

Saltamos fácilmente a bordo a medida que ella abatía en el agua. La primera precipitada mirada alrededor causó una repentina náusea y desmayo, seguida de una indignación más intensa que discreta. Ante nosotros, acurrucados en un montón, acurrucados juntos al pie del trinquete, sobre la cubierta desnuda y sucia, yacían varios seres humanos en la última etapa de emaciación: muriendo. El barco de proa y popa estaba atestado de hombres, mujeres y niños, todos completamente desnudos y repugnantes de enfermedad. El hedor era casi insoportable, la limpieza siendo imposible. Me acerqué a la escotilla; estaba asegurada por barras de hierro y barras transversales, y presionadas contra ellas estaban las cabezas de los esclavos abajo. Parecía que la multitud en la cubierta formaba solamente un tercio de la carga, dos tercios siendo mantenidos sentados abajo entre las cubiertas; los hombres adelante, las mujeres a popa. Doscientos setenta y cuatro estaban en este momento en la pequeña goleta. Cuando fueron capturados, trescientos quince habían sido encontrados a bordo; cuarenta habían muerto durante el viaje desde el Viejo Calabar, donde había sido capturada por el buque de la Marina Real HM Fair Rosamond, y uno se había ahogado a la llegada…No fue, sin embargo, hasta la segunda visita, al día siguiente, que la miseria que reina en un barco de esclavos fue plenamente comprendida. La estación lluviosa había comenzado, y durante la noche la lluvia había caído pesadamente. Cerca de un centenar de esclavos habían sido expuestos al tiempo en la cubierta, y entre ellos el montón de esqueletos moribundos en el mástil. Después de abrirme paso a través de la masa de mujeres agrupadas en el cuarto de cubierta, descubrí al capitán de esclavos, que también había sido copropietario, dormido cómodamente en su catre, sin ser molestado por los horrores que le rodeaban.

“En su segunda visita a la nave capturada, el autor observó cómo, aun cuando estaban anclados en el puerto de Freetown, los sufrimientos de los esclavizados no llegaron a su fin. Describió cómo, después de haber sido registrados a bordo de La Pantica, los esclavos fueron forzados a regresar a la cubierta de esclavos, que tenía una altura de sólo veinte pulgadas del piso al techo.

Los cautivos luego fueron contados; su número, sexo y edad anotados, para información del Tribunal de la Comisión Mixta. La tarea era repulsiva. Ya que la bodega había sido dividida por la separación de los hombres y las mujeres, aquellos en la cubierta fueron contados primero; fueron llevados hacia adelante, apiñados tanto como fuera posible, y las mujeres fueron sacadas por la pequeña escotilla de su confinamiento caliente y oscuro. Un contramaestre negro las agarraba una por una, arrastrándolas ante nosotros por un momento, cuando el oficial adecuado de un vistazo decidía la edad, ya sea mayor o menor de catorce años; y de inmediato eran giradas por el brazo y tiradas en su repugnante celda, donde otro contramaestre negro, con un látigo o palo, las obligaba a reanudar la actitud doblada y dolorosa necesaria para el almacenamiento de tan gran número. Las desgraciadas mujeres y muchachas, en general, se rendían con resignación tranquila…un mes había hecho su condición familiar a ellas. Una o dos eran menos filosóficas, o sufrían más agudamente que las demás. Sus gritos se alzaban ligeramente de la cárcel oculta, a medida que la compulsión violenta por sí misma las empujaba a su rincón contra la curva del lado del barco…se puede imaginar la agonía de la posición de los esclavos acurrucados, especialmente la de los hombres cuyas cabezas y cuellos eran inclinados hacia abajo por el abordaje que quedaba por encima de ellos. Una vez fijados así, el alivio por movimiento o cambio de postura es inalcanzable. El cuerpo a menudo se endurece en una curva permanente; y en las calles de Freetown he visto esclavos liberados en cada estado imaginable de distorsión… Muchos nunca pueden reanudar la postura erguida”.
(- páginas 302-304, ibid.)

“Rankin estaba allí cuando los 270 esclavos que habían sobrevivido el viaje de Calabar a Freetown fueron aterrizados.

Cincuenta fueron transportados en cada canoa; uno expiró durante el tránsito y otro, unos minutos después del aterrizaje, murió ante mis ojos…Los hombres y los niños fueron introducidos por primera vez en el Patio Liberado, y, alineados en una línea, se les daba un pedazo de algodón. Varios no tenían ni idea del objetivo para el que estaba destinado. Algunos de los niños parecían aprobar la nueva moda incómoda. La decencia había sugerido la distribución de las escasas camisolas a cuadros para las mujeres, antes de su aterrizaje. Cuando estaban vestidos, y de nuevo contados, el conjunto era marchado al otro lado de la calle, desde el Patio Liberado hasta el Patio del Rey, para esperar su distribución final como soldados, esposas, aprendices y caballeros de campo.

Los niños pequeños pronto se recuperaban de sus sufrimientos, y sus espíritus elásticos parecían poco heridos. Los hombres se recobraron; pero varios murieron en el cobertizo dedicado a los más enfermos, principalmente de la disentería; eran envueltos en una estera de hierba tosca, llevados y enterrados sin ceremonia. De las mujeres, muchas fueron enviadas al hospital de Kissey, víctimas de una rabiosa fiebre; otras se habían vuelto locas. Se me informó que la locura es el destino frecuente de las mujeres cautivas…Las mujeres sostienen sus sufrimientos corporales con más silenciosa fortaleza que los hombres, y rara vez se destruyen a sí mismas, pero se amargan más por sus desgracias, hasta que el sentido de ellas se pierde en la locura.”
(- páginas 310, 311, ibid.)

“El relato más horrible del fracaso de la escuadra para proteger las vidas de los africanos a su cuidado proviene del reverendo Pascoe Hill, quien era el capellán a bordo del HMS Cleopatra. En 1834 Cleopatra capturó un barco español de esclavos y Hill fue testigo de un incidente que es impactante incluso por los estándares sombríos de la trata de esclavos del Atlántico. Su descripción de lo que ocurrió, que publicó bajo el título Cincuenta Días a Bordo de un Barco Negrero en el Canal de Mozambique, cuenta cómo los cuatrocientos cuarenta y siete cautivos liberados del barco español fueron sacados a cubierta para recuperar su fuerza. La sugerencia de que un centenar de ellos debían ser transferidos a la Cleopatra, a fin de reducir el hacinamiento, fue rechazada ya que se creía que algunos de los esclavos tenían la viruela, pero más tarde, cuando los marineros británicos “teniendo que acortar la vela de repente …consideraron a las pobres criaturas indefensas que yacían sobre la cubierta como una obstrucción para llegar a las cuerdas y hacer lo que se requería”, se tomó la calamitosa decisión de enviarlos a todos abajo” a un asilo que tenía sólo doce yardas de largo y siete de ancho, y sólo tres pies y medio de altura. Los resultados fueron horribles pero predecibles.

Al ser empujados hacia atrás, y esforzándose más para salir, la escotilla posterior se vio obligada a bajar sobre ellos. Sobre la otra escotilla, en la parte delantera del buque, se fijó una reja de madera. A esto, la única entrada para el aire, el calor sofocante de la bodega, y tal vez el pánico de la extrañeza de su situación, los hizo presionar; y así gran parte del espacio de abajo se volvió inútil. Se agruparon hacia la reja, y, aferrándose a ella para tomar aire, completamente cubrieron la entrada. Se esforzaron por abrirse paso a través de las aberturas, de catorce pulgadas de largo, y apenas seis pulgadas de ancho, y en algunos casos, tuvieron éxito. Los gritos, el calor, – digamos, sin exagerar, ‘el humo de su tormento’, que ascendía, no puede compararse con nada terrenal. Uno de los españoles advirtió que la consecuencia sería “muchas muertes”.

Al día siguiente, el Jueves Santo, se abrieron las cubiertas de esclavos.

La predicción del español antenoche, esta mañana fue terriblemente verificada. Cincuenta y cuatro cadáveres aplastados y destrozados han sido levantados de la cubierta de esclavos y llevados a la plancha y arrojados por la borda. Algunos estaban emaciados de enfermedad; muchos, magullados y sangrientos…Algunos fueron hallados estrangulados, sus manos todavía agarrándose las gargantas el uno al otro, y las lenguas sobresaliendo de sus bocas. Las entrañas de uno fueron aplastadas. Habían sido pisoteados hasta la muerte en su mayor parte, los más débiles bajo los pies de los más fuertes, en la locura y el tormento de la asfixia de la multitud y el calor. Era un espectáculo horrible al pasar uno por uno, sus extremidades rígidas y distorsionadas manchadas de sangre y suciedad, para ser arrojados al mar. Algunos, todavía temblorosos, fueron puestos en la cubierta para morir; agua salada arrojada sobre ellos para revivirlos, y un poco de agua dulce vertida en sus bocas.”
(- páginas 304, 305, ibid.)

 

- Advertisment -

Most Popular

Barbados elects first ever president ahead of becoming republic

Barbados has elected its first ever president as it prepares to become a republic, removing Queen Elizabeth as head of state. Dame Sandra Mason, 72,...

UDP calls for Police Minister and CEO to resign

BELMOPAN, Tues. Oct.19, 2021-- The Secretariat of the United Democratic Party (UDP) issued a press release this week in which it condemns the Minister...

Proper police training

Dear Editor, Police abuse and brutality continue to plague our jewel Belize unabated. The incident in Cayo of law enforcement officers using brute force and...

Belize gets rough initiation into international Rugby

BELIZE CITY, Wed. Oct. 20, 2021-- Commenting on a breakingbelizenews.com report by Ruben Morales Iglesias on Monday of this week, English pioneer of rugby...