74 F
Belize City
Friday, September 17, 2021
Home Editorial (En Espanol) ¿A dónde nos dirigimos, P.M.?

¿A dónde nos dirigimos, P.M.?

Domingo 29 de agosto de 2021
En esta etapa de la historia de nuestro país, cuando el nuevo gobierno PUP ha asumido el desafío de resucitar la economía beliceña del estancamiento de enormes deudas, así como del asfixiante control de la pandemia de Covid-19, sería prudente para ellos, como representantes debidamente elegidos del pueblo beliceño, evaluar el probable impacto a largo plazo de sus planes y políticas económicas; eso es si, de hecho, su objetivo es que “todos ganen”.

Si esto no se hace, al final de su mandato de cinco años en el cargo, las cifras macroeconómicas pueden verse bien, con un impresionante “crecimiento económico” debido a los diversos proyectos agrícolas, de infraestructura, industriales y de servicios/turismo emprendidos a través de investigacion directa”; pero es posible que las masas de beliceños todavía no estén mucho mejor. Puede haber más trabajos, pero de baja remuneración; y puede haber una pérdida de la calidad de vida que ahora disfrutan, relacionada con el agua limpia y abundante; mariscos sanos, abundantes y a precios razonables; y acceso a nuestras áreas de recreación costeras y marinas que no están más allá de sus medios económicos.

Pueden encontrarse aún  anhelando un sistema de salud más asequible que no envíe a las familias a las profundidades de la pobreza con la primera enfermedad mayor; y orar por un sistema educativo que realmente proporcione los medios para que los trabajadores con ingresos más bajos vean a sus hijos capaces de realizar todo su potencial mediante el acceso a un aprendizaje que no se basa en recursos financieros que están fuera de su alcance.

En otras palabras, si el “Plan Blu” tiene éxito, ese éxito no debe estar marcado, en 2025, por un Belize con la misma brecha amplia o incluso más amplia entre ricos y pobres. Porque si ese es el caso, entonces, por muy bonitos que sean el PIB y otras cifras económicas, significaría que solo “algunos ganaron”, y las masas del pueblo beliceño fueron una vez más llevadas por un camino de explotación y engaño por los servidores políticos de la oligarquía empresarial.

Los líderes del gobierno PUP, por lo tanto, deben ser sinceros con el pueblo beliceño y hacerles saber ahora qué camino económico están tomando, qué filosofía económica impulsa su pensamiento y sus planes. Porque si, como está empezando a parecer, su filosofía económica es una forma de “neoliberalismo”, entonces el pueblo beliceño necesita saber y comprender las implicaciones de eso ahora; o tendrán un rudo despertar cuando sea demasiado tarde. Además, los beliceños difícilmente pueden permitirse otro episodio de decepción y sentido de traición por parte de los líderes en quienes depositaron su confianza; tal escenario está plagado de posibilidades para un resultado no tan pacífico.

Cuando el grupo de jóvenes pioneros en la construcción de la nación desafió por primera vez de frente al sistema colonial con la formación del Comité Popular en 1950, la visión era la Independencia para el pueblo beliceño. Y el sueño era que con la Independencia vendría más desarrollo.

Durante siglos, los hombres de la bahía y sus herederos habían explotado los bosques de esta tierra sin ningún esfuerzo por mejorar el sustento de los esclavos y más tarde de la clase trabajadora que hacía el trabajo agotador. La clase mercantil vivía en el Cayo San Jorge y en Foreshore en la Ciudad de Belize. BEC controlaba toda la tierra, por lo que los trabajadores pobres que vivían en la ciudad estaban confinados al pantano y a los trabajos de corte de madera y aserraderos proporcionados por los principales empleadores por salarios casi de esclavos. Los estibadores eran parte de ese tren de trabajo que mantuvo al asentamiento de Belize en operación para aquellos que obtenían grandes ganancias enviando palo de tinte y luego caoba, y por un tiempo chicle.

Pero no hubo ninguna disposición o preocupación por la difícil situación de los trabajadores en las operaciones de corte de madera, aserradero y en el puerto, cuando los árboles de caoba estaban casi terminados, y BEC simplemente cerró el negocio y vendió sus propiedades a algunos herederos del Clan de los hombres de la bahía.

¿A dónde se fueron todos los trabajadores desempleados? Esa es una larga historia para que otros la cuenten; pero algunos grandes rumores comenzaron después de la Gran Depresión en la década de 1930, después de que el huracán de 1931 destruyera gran parte de la Ciudad de Belize y matara a más de mil ciudadanos. El nombre de Antonio Soberanis está grabado en la lucha laboral de los beliceños contra la explotación de la clase mercantil.
El camino a la Independencia fue un camino largo y rocoso, y nuestros libros de historia beliceña han hecho una crónica de los desafíos que enfrentaron en el camino el Héroe Nacional, Philip Goldson, y el Padre de la Nación, el Muy Honorable George Price. Los amos coloniales británicos no ganaron un imperio “en el que el sol nunca se pone” por accidente. Ellos “escribieron el libro” sobre la diplomacia y fueron maestros en el juego de la explotación y el control de los pueblos subyugados.

Cuando a Belize finalmente se le dio la independencia el 21 de septiembre de 1981, nuestros antiguos amos coloniales británicos nos entregaron una Constitución, que a lo largo de los años ha demostrado tener muchas trampas para el pueblo beliceño, a través de las cuales nuestros líderes electos podrían ser coaccionados, inducidos e intimidados o, de otra manera, manipulados para socavar los intereses del pueblo beliceño. Lejos de una democracia funcional, lo que nuestra Constitución ha proporcionado para los ciudadanos votantes de Belize es una “democracia de un día”. Y así, la clase política, cualquiera que es elegida, ha podido gobernar a nuestro pueblo manipulando la Constitución en una forma de dictadura por parte del Gabinete. Y eso ha servido bien a los intereses comerciales de un multimillonario británico, que puede centrar su atención en influir en nuestros líderes.

Ya sea por presión o por influencia del Lord Británico, ciertas acciones del gobierno del P.M. Briceño, en el que “él se hace responsable”, parece indicar que su gobierno está comprometido a seguir la senda del neoliberalismo. Si ese es el caso, necesita decirle al desprevenido pueblo beliceño lo que está haciendo; porque toda su retórica de campaña y la de su PUP había convencido a sus seguidores PUP y a los muchos beliceños no partidistas que votaron azul en las elecciones generales de noviembre de 2020, de que este nuevo gobierno PUP sería uno para todo el pueblo; no para los oligarcas corporativos a la manera neoliberal, sino que “todos ganamos”.

- Advertisment -

Most Popular

Wife of double-murder suspect granted bail

Belize City, Thurs. Sept. 9, 2021-- Last Thursday, Jovannie O’Brien was arrested and charged in connection with the shooting of Lloyd Myvett, 18, and...

4 homes burnt; arson suspected

Belize City, Fri. Sept. 10, 2021-- On Friday, September 10, just after 6:30 p.m., the local fire department received reports of a huge fire...

Belize listed in US State Department Afghan travel release

BELIZE CITY, Mon. Sept. 13, 2021-- In a joint statement released by the US State Department on August 29, Belize was listed as a...