25 C
Belize City
Thursday, June 13, 2024

Significant improvement in reading in Government primary schools

Photo: L-R: Dr.Lynne Paradis, International Director for...

Graduation highlights

Photo: Delmer Umana, valedictorian Student with Ectodermal Dysplasia...

ACC holds Career and Art Exhibition

Photo: Job skills presentation by Charles Gladden BELIZE CITY,...

Asesinos sueltos; elige vivir

Editorial (En Espanol)Asesinos sueltos; elige vivir

Lun. 7 de agosto de 2023

La pena capital, aunque todavía está en los libros, ha sido abolida extraoficialmente en Belize desde hace algunas décadas. Desafortunadamente, quedan algunos miembros de nuestra sociedad que piensan lo contrario, o al menos consideran que la regla no se aplica a ellos, por lo que se dedican a su negocio de atacar a sus enemigos o a quienes les han hecho mal, y ejecutan su propia forma de pena capital, aunque sin la participación del Estado ni ningún anuncio previo a la ejecución. En el caso de los animales, en particular los perros, al parecer hay algunos que están entrenados para matar. A diferencia de la tradicional “guerra de perros de Matthew Lane”, estos animales van inmediatamente a la yugular y aparentemente están programados para matar una vez que se activan para apuntar a otro animal, y se vuelven completamente fuera del control incluso de su dueño una vez que huelen la sangre de su víctimas Puede haber una Sociedad Protectora de Animales que se ocupe de tales animales; pero ciertamente, no tienen por qué vivir en un vecindario con otros perros de compañía “normales”. Con nosotros, los humanos, ha sido una batalla cuesta arriba condenar y, por lo tanto, remover a los asesinos activos de la sociedad.

Cuando las familias y los niños no tienen más remedio que vivir en un barrio donde cada noche está llena de incertidumbre y estrés por los sonidos nocturnos de los disparos, y se han perdido vidas inocentes mientras dormían en sus camas por las balas que atravesaron las paredes de madera, toda nuestra nación está fallando. Aunque fuera solo eso, el beneficio de vivir en un estado nación debería ser al menos que las personas estén seguras en sus hogares, especialmente por la noche cuando se van a dormir. En tiempos de guerra, todas las reglas se van por la ventana; y tal vez ahora estemos viviendo una especie de guerra civil, el nivel de violencia que ha venido ocurriendo esporádicamente en ciertas comunidades, de ahí el reciente Estado de Emergencia. Y si esperamos o tenemos la intención de que nuestra nación vuelva a estar en una posición adecuada, donde los ciudadanos puedan vivir en paz sin temer diariamente por sus vidas, entonces debemos idear un plan para reformar o eliminar a esos “asesinos sueltos” de entre nosotros. Uno no puede permanecer con la mentalidad de un asesino y esperar disfrutar del privilegio de vivir en una sociedad de personas amantes de la paz y respetuosas de la ley.

Por supuesto, incluso las personas que serían marcadas con ese despreciable título serían las primeras en negar serlo, ya que conscientemente saben y reconocen que está mal quitarle la vida a otra persona intencionalmente. En la corte, cuando sean acusados, proclamarán: “No fui yo”, o encontrarán alguna explicación para probar que fue un caso de defensa propia o provocación extrema: ningún asesino acusado ha admitido jamás ser un verdugo a sangre fría por pago o por fama, o en cumplimiento de órdenes dadas como parte del deber de pandillas. Con todos los atenuantes, por tanto, a la sociedad le ha quedado la única alternativa, cuando se concreta una condena: restringir al culpable a algunos años de prisión para su posible rehabilitación, para que con el tiempo y con asesoramiento y reflexión, la mentalidad de “asesino” puede ser removida de la mente y el corazón del individuo.

Hay, desafortunadamente, en una sociedad altamente estresada con la pobreza aún rampante, una serie de crímenes pasionales o de ira, donde las emociones se desbordan incluso entre amigos o parientes, y lamentablemente terminan en violencia, incluso violencia letal. Pero, por malo y triste que sea, queda la ocurrencia demasiado frecuente de otro tipo de asesinato: la ejecución fría y calculada que no ofrece a la víctima la menor oportunidad de defenderse. Los individuos que toman un arma y se dedican a atacar a su víctima desprevenida “por la espalda” o sin una provocación obvia, sin dar oportunidad a la autodefensa o al contraataque, esos individuos son los asesinos sueltos en la sociedad. Y no deberían serlo. Si bien como sociedad hemos llegado a aborrecer el quitar la vida en cualquier forma y, por lo tanto, somos reacios a enviar a alguien a la “horca”, debe ser que todavía tenemos la más alta prioridad para garantizar que no haya asesinos sueltos. Desafortunadamente, es más fácil decirlo que hacerlo y, de hecho, la violencia de ojo por ojo entre pandillas rivales y grupos de traficantes de drogas durante las últimas tres décadas ha resultado en que cientos de jóvenes vayan a una tumba prematura y muchos caminen por las calles con la insignia secreta de “asesino” en sus corazones. Para algunos, es una insignia de honor en su pandilla, pero todos los que aún no han “empezado una nueva vida” y dejado atrás su pasado violento, son un peligro real y actual y una amenaza para la “paz y el amor” en nuestro pequeño Belize.

Si bien, como comunidad, seguimos confundidos con el horror y la complejidad del tema del asesinato a sangre fría, en particular, y los asesinatos de todo tipo, y es extremadamente difícil identificar positivamente al hijo amado de alguien como un asesino a sangre fría confirmado que anda suelto, a quienes se les debería negar el privilegio de compartir las mismas calles y espacios comunes con el resto de personas civilizadas y amantes de la paz, no hay tanto problema en identificar perros asesinos sueltos. Es un peligro real y una preocupación para muchos beliceños con mascotas caninas, que disfrutan sacar a su perro a pasear ocasionalmente por las calles de la ciudad. Los perros asesinos, que están entrenados para ver a otros perros como enemigos a los que matar, no tienen derecho de atravesar las calles de nuestra ciudad. Si existe un deporte canino legal en Belize para perros feroces asesinos, entonces esos dueños tienen la responsabilidad de mantenerlos fuera de la vista y lejos de nuestras calles pacíficas, donde ciudadanos inocentes pueden estar paseando a sus mascotas.

Por muy culpable que pueda ser el dueño de un perro asesino por el trauma y la terrible experiencia del dueño de un perro mascota que soporta la vista de un ataque a su mascota por parte de un perro asesino suelto, incluso en ocasiones resultando en la muerte del perro mascota, cuánto más atroz es cuando un padre defiende y encubre, por amor a su hijo, las acciones de su hijo que se ha convertido en un asesino suelto. ¿Entonces que? Ciertamente es mejor prevenir que curar; y es aconsejable que todo padre amoroso use todos sus esfuerzos para “criar” a su hijo con aborrecimiento por el crimen de asesinato, porque, como la noche sigue al día, si ama a su hijo, tenga por seguro que su “día” llegará si él está involucrado en el negocio de la ejecución. Por el bien de todos, la vida no se trata de matar; la vida es preciosa, toda vida, y nuestros jóvenes se ven envueltos en un juego de tontos donde sus víctimas “descansan en paz”, mientras que ellos deben correr y esconderse y vivir con miedo y tormento por la retribución inevitable, ya sea a través del enjuiciamiento y la cárcel, o por el mismo final a sangre fría que repartieron a una víctima desprevenida.

El mensaje es tan antiguo como el tiempo: ¡elige vivir, hijo!

Check out our other content

Check out other tags:

International