26.7 C
Belize City
Saturday, December 3, 2022

Guats bex after submission of Honduras’ claim to the ICJ

by Marco Lopez BELIZE CITY, Thurs. Dec. 1,...

$5 minimum wage by New Year 

BELIZE CITY, Thurs. Dec. 1, 2022 In exactly...

Belize City Council Receives Half Million Grant from Japan

BELIZE CITY, Thurs. Dec. 1, 2022 In a...

Baja esa pistola, todas las armas

Editorial (En Espanol)Baja esa pistola, todas las armas

No es correcto jactarse de lo que no somos.  El autor de la letra de nuestro Himno Nacional, Samuel Haynes, pudo haber llevado a Belize (Honduras Británica) a un gran derramamiento de sangre en 1919, pero optó por hablar, por negociar.  Es por gente como él que hasta una década después de nuestra independencia en 1981 vivimos en un “remanso de paz”, un país que era la envidia de nuestros vecinos.

Ese país que conocíamos, apenas lo reconocemos ahora.  Durante más de dos décadas, nuestra tasa de homicidios ha estado entre las más altas del mundo.  Los beliceños quieren desesperadamente recuperar su país, y con ese fin han pasado de un gobierno a otro, pero todos han fallado en devolvernos a lo que éramos antes, fallaron en devolvernos el país que conocíamos.

La Ciudad de Belize y el Distrito de Belize tienen constantemente la tasa de homicidios más alta.  Los datos del Observatorio del Crimen de Belize (BCO por sus siglas en inglés) sitúan la tasa de homicidios de 2021 en el distrito de Belize en 51 por 100.000, mientras que la tasa en la Ciudad de Belize fue de 72,64.  El resto del país está lejos de ser seguro, pero es considerablemente menos peligroso que el Distrito de Belize y la Ciudad de Belize.  En 2021 la tasa de homicidios en el Distrito de Cayo fue de 29,47;  en Stann Creek, 21.17;  en Toledo, 19,74;  en Corozal, 9.70;  y en Orange Walk, 7.38.

No hay nada tranquilo en nuestro país en este momento.  El hecho de que seamos tan asesinos se ve agravado por estos tiempos extremadamente difíciles en los que vivimos, con casos de infecciones por covid-19 que siguen estallando en todo el mundo, numerosos “rumores” de otras enfermedades peligrosas que buscan abalanzarse para dañar vidas/perturbar aún más nuestros medios de subsistencia, y una guerra aterradora en Europa que actualmente está desestabilizando las economías de todo el mundo y amenazando con estallar en una devastadora guerra nuclear.

Sabemos cuál es la raíz de nuestro problema.  Estados Unidos declaró la guerra a las drogas en la década de 1970 y han librado su batalla al sur del Río Grande.  La demanda de drogas en los Estados Unidos es enorme.  Son las personas más trabajadoras del planeta, impulsadas en su búsqueda de bienes materiales, impulsadas a mejorar su ya alto nivel de vida.  En el mundo acelerado, los cuerpos y las mentes se desmoronan.  Los estadounidenses son, o se encuentran entre, los mayores usuarios de drogas, analgésicos y alucinantes, no todos ellos legales.

Su guerra ha ayudado a que nuestra región sea una de las más violentas del planeta. La Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido, en el artículo “Homicide in England and Wales: year ending March 2021”, que se puede encontrar en el sitio web www.ons.gov.uk, dice que los datos de Eurostat muestran que en 19 de los 27 miembros de la UE afirma que la tasa de homicidios en 2019 estuvo por debajo de 10 por millón de personas. El documento dice que la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en un estudio global sobre homicidios, dijo “que la tasa de homicidios promedio mundial fue de 61 por millón de habitantes en 2017”, y ese mismo año, en Centroamérica, fue 259 por millón, y en América del Sur fue de 242 por millón, ambos más de 20 veces la de los países de la UE.

Sabemos cuál es la raíz de nuestro problema. El Dr. Herbert Gayle, la Dra. Virginia Hampton y la Sra. Nelma Mortis (MSc), en el libro Like Bush Fire: A Study on Male Participation and Violence in Urban Belize, destacaron en su discusión los efectos de nuestras numerosas familias fracturadas, cómo eso ha llevado a la agresión en los niños; los “problemas en la socialización y crianza de los niños” en el centro de la ciudad; lo que está detrás de todas las disputas entre los jóvenes urbanos masculinos; las experiencias traumáticas de nuestros jóvenes adolescentes; las deficiencias de nuestro sistema educativo, y la escasez de oportunidades laborales.

Sabemos cuál es la raíz de nuestro problema. Hemos alentado una cultura que es irrespetuosa, notoria por palabras violentas y descuidadas. Cuando consumimos alcohol somos malos para contener nuestros celos o nuestra ira si nos sentimos irrespetados. Sabemos cuál es la raíz del problema. Hay demasiada corrupción en los lugares altos, que no nos movemos para pisotear; en cambio, nos enfocamos en la mancha en los ojos de los beliceños indigentes, una mujer o un hombre que roba una barra de pan o una lata de salchicha. Sabemos cuál es la raíz de nuestro problema. En medio de una pobreza atroz hay una riqueza obscena.

Sabemos cuál es la raíz de nuestro problema. Nuestro sistema de justicia tiene un historial bastante bueno en el tratamiento de delitos violentos, pero cuando se trata de asesinos, son libres de vagar. La Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido dice, sobre el sistema de justicia en Inglaterra y Gales, que “en los tres años desde el año que finalizó en marzo de 2019 hasta el año que finalizó en marzo de 2021, el 81% de los sospechosos acusados de homicidio, donde tenemos información sobre un resultado judicial, fueron declarados culpables de homicidio, el 13% fueron absueltos y el 4% fueron condenados por un delito menor”.

Conozcan a Belize, donde la última tasa de condena reportada por el peor crimen del mundo rondaba el 5%. En tiempos pasados, cuando éramos un remanso de paz, no era así. En tiempos pasados, los jurados creían en la integridad de los agentes de policía y de la fiscalía; los testigos no tenían miedo de decir su verdad al tribunal; el castigo era rápido; y no nos paralizaba el miedo al “error judicial”, porque era en beneficio de todos.

No podemos acusar a nuestros líderes de no hacer nada. Han introducido numerosas intervenciones sociales, han tratado de crear puestos de trabajo y el gobierno actual está haciendo que la educación secundaria sea gratuita en la Zona Sur al otro lado del arroyo Haulover en la Ciudad de Belize, todas buenas iniciativas que darán sus frutos en el futuro. También han utilizado el “gran garrote”: introdujeron numerosos toques de queda; aprobaron leyes draconianas sobre armas, drogas y asociaciones; intentaron aprobar una ley de prisión preventiva; llevaron a cabo juicios por asesinato sin jurado, medidas que han producido resultados cuestionables.

Podemos acusar a nuestros líderes de no tener éxito en contener nuestra ira asesina, pero tal vez el fracaso sea tanto nuestro como de ellos. Dejando la culpa a un lado, la verdad es que las condiciones en nuestro país están listas para el caos. Vivimos en un país que ya no merece nuestro himno, y si queremos enderezar el barco todos tendremos que colaborar, todos tendremos que poner de nuestra parte para mantener la paz.

Los líderes en todos los niveles tendrán que involucrarse directamente en la prevención de la violencia. Nuestra nación debe ir más allá de las vigilias de oración cuando hay un asesinato especialmente horrible; necesitamos estar constantemente en oración.

Necesitamos aliviar el dolor de nuestra nación. Todos nuestros esfuerzos deben estar dirigidos a la supervivencia de nuestro país, a aglutinar, de por vida, el gran don del Todopoderoso. Nuestros antepasados, soldados que regresaron de la Primera Guerra Mundial, de la Guerra de Castas, de áreas injustas o devastadas por la guerra en todo el mundo, hicieron de Belize el refugio tranquilo sobre el que escribió Samuel Haynes. Se lo debemos al pasado, al presente y al futuro, bajar el arma, todas las armas.

Check out our other content

World AIDS Day

BCCI voted in favor of Waterloo

No plans for seismic testing YET, says PM

Teen charged for friend’s death in RTA

Check out other tags:

International