26.7 C
Belize City
Saturday, August 13, 2022

Who’s JR Smith?

Accomplice in a joint enterprise—or mastermind? By Marco...

No overnight solution to crime in Lake I—DPM Hyde

BELIZE CITY, Mon. Aug. 8, 2022 The...

National Energy Policy to be revised

by Khaila Gentle BELIZE CITY, Mon. Aug. 8,...

Consulta y democracia

Editorial (En Espanol)Consulta y democracia

Sobre campos deportivos y edificios escolares

   Nuestra Constitución de Belize hace referencia al funcionamiento del proceso democrático como necesariamente dependiente de que nuestros representantes electos tomen decisiones y realicen acciones en nombre de las personas que les han facultado hacerlo mediante su voto mayoritario en las elecciones, y como la única manera práctica de hacer las cosas en nombre del pueblo. Como se explica en el Preámbulo de la Constitución en la sección (c ), “…la voluntad del pueblo formará la base del gobierno en una sociedad democrática en la que el gobierno es elegido libremente por sufragio universal y en la que todas las personas puedan, en la medida de su capacidad, desempeñar algún papel en las instituciones de la vida nacional…” Por supuesto, no es práctico que uno espere que cualquier gobierno vuelva a la gente sobre cada decisión que debe tomar. Pero hay momentos, y hay asuntos de tal magnitud e impacto de largo alcance, que se considera necesario consultar con el pueblo a través de un referéndum, siendo uno de esos asuntos cualquier propuesta de solución al reclamo guatemalteco sobre territorio beliceño. Sin embargo, parecería por la historia pasada que nuestros gobiernos rara vez sienten la urgencia de acudir a la gente en busca de su bendición cuando toman decisiones sobre grandes proyectos de inversión, ya sea la construcción de carreteras, edificios de oficinas, construcción de viviendas o un gran proyecto de infraestructura. Por lo tanto, ha habido grandes proyectos con un impacto cultural y económico a largo plazo que nunca fueron discutidos con las masas, o su aprobación buscada en cualquier forma de consulta significativa.

   El hábito desde nuestros días coloniales, cuando las decisiones importantes generalmente las tomaba el gobernador a cargo, parecía haberse arraigado cuando nuestros líderes locales lograron el “autogobierno” en 1964 y luego la “independencia” en 1981. Todoas las discusiones y los planes para la construcción de la nueva capital luego de la destrucción de la Ciudad de Belize por el huracán Hattie en 1961 fueron realizados por nuestros líderes electos y sus consultores británicos. El pueblo beliceño (entonces hondureños británicos) recibía la noticia cuando se anunciaba en reuniones públicas o en el Servicio de Radiodifusión de Honduras Británica (B.H.B.S. por sus siglas en inglés), controlado por el gobierno, y luego Radio Belize. Las masas de ciudadanos estarían felices de conseguir algunos trabajos, y un nuevo sitio para la capital lejos de los maremotos de los huracanes era una obviedad. Por supuesto, todos apoyarían esa propuesta. Pero, ¿alguna vez se les preguntó? La elección del sitio fue otro asunto que se dejó en manos de la brillantez de nuestros inspirados líderes, encabezados por el premier George Price.

   Decisiones, decisiones, tantas decisiones por tomar, y la única forma de tomarle el pulso a la gente era a través del contacto personal en las clínicas de los miércoles, los chismes populares en el Mercado Central o en viajes por todo el país para reunirse con los ciudadanos en las distintas aldeas y municipios, y a veces a través de pequeñas reuniones. Esos eran los días en que solo unas pocas personas tenían un teléfono en su hogar y la mayoría de las comunicaciones a larga distancia se realizaban por correo terrestre o correo aéreo a países extranjeros. Desde el Sufragio Universal de Adultos en 1954, los votantes han dependido de las personas que eligieron para el cargo para trabajar en su nombre para cumplir por el país para que todos puedan beneficiarse. Pusieron su fe en esos líderes, y confiaron en ellos para que los condujeran y guiaran en el camino hacia estado nación, que era el sueño de un día sacudirse el yugo explotador del colonialismo y finalmente tener el control total de nuestro destino y cualquier riqueza que la nación tenía para ofrecer a sus ciudadanos. Esa fe fue puesta a prueba a veces, pero el hambre de independencia de las masas fue lo suficientemente fuerte como para superar cualquier duda o temor que surgiera de la amenaza guatemalteca.

   Después de la Independencia, cuando nuestros problemas económicos llevaron al primer cambio de administración, el mensaje que llegó a las masas fue que el nuevo líder, Manuel Esquivel, creía en un “gobierno fuerte”; que significa que se sentía cómodo abordando el arduo trabajo de la gobernabilidad con un esfuerzo muy limitado para buscar comentarios y el visto bueno de un electorado que ya había dado su abrumador sello de aprobación a su equipo en el cargo. Se tomaban decisiones, y se hacían cosas en nombre del pueblo, y así eran las cosas.

   Pero los tiempos en verdad estaban cambiando; y con otro cambio de gobierno el 4 de septiembre de 1989, de repente hubo una explosión de comunicación sin restricciones con la gente cuando la primera estación de radio privada, Radio Krem, salió al aire el 17 de noviembre. Y pronto, con las nuevas voces y paneles de discusión en el Kremandala Show, y luego el advenimiento del Dikie Bradley Talk Show en Krem, Belize nunca volvería a ser el mismo. Personas de toda la ciudad y el país podían llamar (“no nombren a nadie”) y expresar sus puntos de vista sobre cualquier asunto, incluidas las acciones del gobierno.

   No pasó mucho tiempo después de que otras estaciones de radio privadas comenzaron a aparecer por todas partes, y luego despegó la televisión por cable, mientras que BTL empujaba a la nación a toda máquina hacia la era moderna de las telecomunicaciones.

   Ya para mediados y finales de la década de 1990, Internet estaba explotando y los teléfonos celulares se estaban convirtiendo en el orden del día. Y la capacidad de consulta fue mejorando cada década, con correo electrónico, Facebook, YouTube, WhatsApp, etc. etc.

   El problema es que parece que nuestros políticos electos no estaban demasiado entusiasmados con esta nueva capacidad de consulta con la gente para obtener su opinión y aprobación, especialmente cuando había fondos disponibles para proyectos grandes y costosos. Cualquiera que sea la consulta que se dice que se ha hecho, a menudo es solo superficial y apenas afecta la decisión ya tomada. Por ejemplo, cuando supuestamente sucedían “grandes cosas” detrás de un cerco de lamina de seis metros de alto que rodeaba el antiguo Mercado Central cerca del Puente Giratorio, solo cuando el trabajo estaba casi terminado, los ciudadanos curiosos se dieron cuenta de que nuestro Mercado Central había desaparecido y en su lugar se instaló un nuevo Edificio Comercial. Y algunos años más tarde, cuando se estaba considerando la remodelación del Parque Battlefield y el importante cambio de ruta del tráfico en el centro de la ciudad de Belize, se realizó alguna “consulta” con los conductores de la Calle Orange y probablemente la Calle Albert para obtener sus puntos de vista sobre el propuesto bloqueo de los dos carriles de salida que bordean el Banco Belize y el que bordea la tienda Brodies; pero nunca se publicaron números para indicar las opiniones de “sí” o “no” del público. Lo mismo con las obras realizadas en el Parque Memorial que retiraron todos los bancos con superficie de mármol patrocinados por ciudadanos que alguna vez adornaron el perímetro del parque. El hermoso Centro Cívico de Belize es quizás la evidencia más llamativa de la falta de consulta con la población. A medida que la estructura de más de 33 millones de dólares comenzó a tomar forma, los ciudadanos curiosos se preguntaban sobre la aparente falta de ventilación y si, como parecía, el edificio iba a depender del aire acondicionado. Y así fue, un maravilloso “elefante blanco” que es demasiado caro para que los grupos deportivos lo utilicen de manera rentable.

   En la actualidad, nuestros líderes deben apreciar que ahora existe la capacidad para una consulta rápida, eficaz y económica con los ciudadanos cuando se toman decisiones importantes sobre proyectos que pueden tener un impacto grande y duradero en la vida social y cultural de la comunidad. Como mínimo, los ciudadanos tienen derecho a saber antes de que se finalicen las decisiones. Los beliceños no deberían estar a oscuras si se contempla la decisión de reemplazar el antiguo puente giratorio con un moderno puente fijo de cemento. Es posible que quieran opinar sobre eso. Y, con la escasez actual de campos de juego en la Ciudad de Belize, si el Ministerio de Educación cree que es prudente descartar el antiguo campo de fútbol en el campus del viejo Colegio Técnico y colocar otro edificio para educación técnica y vocacional en el lugar, una medida tan importante debería implicar algunas consultas. Puede ser que muchos antiguos estudiantes del Colegio Técnico, así como grupos deportivos que han disfrutado del uso del campo a lo largo de los años, apreciarían al menos tener un tiempo para su duelo antes de que se coloquen los primeros pilotes, o una plataforma para enviar sus argumentos emocionales o lógicos sobre por qué no creen que sea una buena idea.

Check out our other content

Who’s JR Smith?

National Energy Policy to be revised

Check out other tags:

International