28.9 C
Belize City
Thursday, April 18, 2024

PWLB officially launched

by Charles Gladden BELMOPAN, Mon. Apr. 15, 2024 The...

Albert Vaughan, new City Administrator

BELIZE CITY, Mon. Apr. 15, 2024 On Monday,...

Belize launches Garifuna Language in Schools Program

by Kristen Ku BELIZE CITY, Mon. Apr. 15,...

“Conversaciones UBAD” y “nacionalismo beliceño”

Editorial (En Espanol)“Conversaciones UBAD” y “nacionalismo beliceño”

Ya sea la educación, los deportes, la economía o la “conciencia negra”, un tema parece resonar en la atmósfera después de devorar los testamentos personales esclarecedores e intrigantes de algunas personas que estuvieron íntimamente involucradas en el “acontecimiento UBAD”, como se podría describir el período emocionante y estimulante de principios de la década de 1970, cuando este fenómeno cultural se manifestó principalmente en las calles de la Ciudad de Belize, pero también aterrizó en varios municipios de los distritos de la Joya. Y ese tema es que para que nosotros, como pueblo, avancemos y hagamos el bien para las generaciones venideras, debemos estar lo suficientemente orgullosos de nosotros mismos, amarnos lo suficiente como para enfrentar con valentía todos los desafíos con una perspectiva exclusivamente beliceña para encontrar la mejor solución que nos convenga como pueblo, y no lo que algún experto de un país extranjero decida que es mejor para nosotros.

Para empezar, la educación ha sido un gran tema de debate, luego de un informe reciente del Banco Mundial que indicaba que las sustanciales asignaciones presupuestarias, habitualmente superiores al 20 por ciento del presupuesto nacional, aun resultan en niveles de rendimiento muy inferiores a los satisfactorios para los estudiantes beliceños. Los hechos son cosas testarudas. El Sindicato Nacional de Maestros de Belize (BNTU en inglés) reaccionó rápidamente a las sugerencias de los funcionarios del ministerio de que nuestros maestros necesitaban más capacitación, argumentando, como ha sido la situación con el crimen, que era necesario un “enfoque multisectorial” al problema. Y tienen razón. Hay muchos factores involucrados, y si bien los expertos locales analizarán y propondrán su plan estratégico para enfrentar el problema, es aconsejable dar un paso atrás y abordar este dilema desde una perspectiva puramente beliceña. No todas las soluciones prescritas desde el exterior necesariamente funcionarán para nosotros en Belize. Como se decía en tiempos de UBAD, debemos hacer lo nuestro. Sí, la I.A. es el futuro y todo el mundo quiere una tablet; pero no subestimemos los libros; Los niños aun necesitan aprender a pensar y expandir su imaginación, incluso en ausencia de una pantalla de video. Independientemente de lo que propongan nuestros tecnócratas para abordar esta preocupante situación, y teniendo en cuenta todos los consejos de los expertos extranjeros, dejemos que nuestros funcionarios tengan el coraje y la valentía de infundir nuestro enfoque beliceño en todo lo que hagamos en la educación de nuestros hijos. Escuchemos a nuestros maestros y ellos nos ayudarán a construir nuestra propia solución local a este problema.

En el deporte, ¿qué podemos decir sin ofender a nadie y sin que parezca que no apreciamos el esfuerzo de nuestros deportistas? El voleibol, que alguna vez fue el deporte menos popular en Belize, en las últimas dos décadas se ha convertido en una gran atracción, y nuestros equipos, principalmente nuestras niñas, obtienen medallas consistentemente en competencias centroamericanas. Pero nuestras alguna vez “Chicas Doradas” del softbol ya no son más evidentes en las generaciones recientes. Algo está mal. Con el bonito Civic y los elegantes clubes y casinos en los Barracones, los fanáticos de los deportes beliceños esperan más de su acomodación cuando asisten a eventos deportivos. Pero el Estadio Rogers, “el hogar del softbol”, no es una luz brillante en este momento. Y en cuanto al MCC, que alguna vez fue la Meca del fútbol de Belize, actualmente es una verdadera vergüenza. Y a nivel del fútbol regional, nosotros estamos al final de la clasificación; a pesar de que nuestras futbolistas dieron a nuestros oficiales un momento de alegría cuando pisotearon a las subordinadas en el nivel más bajo del deporte. El atletismo es más o menos lo mismo. A nuestros niños en Belize parece que les va bien en los primeros años, cuando lo que cuenta es el talento; pero a medida que llegan a la adolescencia y más allá, tendemos a perder la ventaja competitiva en la región. Sí parece que la mediocridad, como una mentalidad colonial difícil de sacudir, es una enfermedad que viene agobiando a nuestros atletas y deportistas; y, a pesar de que los jefes de la FFB nos piden que “creamos en el proceso”, ha estado tomando mucho tiempo con todos los entrenadores extranjeros y las “formaciones” novedosas que se supone que nuestros jugadores están aprendiendo. Tal vez deberíamos centrarnos en construir sobre nuestro propio estilo beliceño que conocemos y esforzarnos por convertirnos en los mejores en lo que hacemos.

Tenemos que ser pacientes con nuestros gobiernos, siempre y cuando no se vuelvan arrogantes o corruptos. Se cometerán errores y los éxitos se verán salpicados de fracasos de vez en cuando; pero si nos mantenemos fieles a nuestro llamado y hacemos lo que un ex primer ministro dijo que haría, cortarle la cabeza a la corrupción cada vez que aparece, el pueblo beliceño resolverá las cosas y mantendrá el rumbo en la construcción de nuestra nación “para todos”. Pero de lo que queremos protegernos son de esas sofisticadas estrategias extranjeras y frases presuntuosas que están muy por encima de las cabezas de los ciudadanos beliceños, de modo que no podemos dar consejos ni críticas constructivas. Simplemente “manténganlo simple” para nosotros y lograremos el éxito con trabajo duro y dedicación a medida que avanzamos y aprendemos cómo mejorar las cosas. Hubo un tiempo en que nuestros líderes se infectaron con todas las teorías glorificadas desde afuera sobre las maravillas de la “privatización” y la “reingeniería de la corporación” y todas esas frases extravagantes. Cuando miramos, habíamos perdido nuestras vitales compañías de suministro de agua, electricidad y telecomunicaciones a manos de propietarios privados que buscaban expoliar al pueblo beliceño para obtener estos productos y servicios necesarios para la vida. Pensemos primero en Belize y pensemos por nosotros mismos, en lugar de tragarnos todo lo que nos dicen los “expertos” extranjeros, y no volveremos a cometer ese tipo de errores.

Y eso nos lleva a la conciencia negra. Algunas personas se asustaron de UBAD cuando escucharon retórica grandilocuente y frases como “por cualquier medio necesario”; pero el mensaje principal era sobre “libertad, justicia e igualdad”, y la vibra siempre se trataba de la “paz y amor” y “unión” y reclamar nuestra gloriosa historia afrikana/(indígena) maya para darnos cuenta de que éramos “jóvenes, talentosos y negros”. El mensaje de “poder negro” y “negro y orgulloso” de UBAD significaba que ya nadie debía avergonzarse de ser negro, sino estar erguido y orgulloso como deberían hacerlo todos los beliceños: el negro, el moreno, el amarillo y el rojo; eso era todo lo que decían los de UBAD; bueno, no exactamente todos, porque había una variedad de personalidades e inclinaciones y, a veces, entretenidos fuegos artificiales verbales que asustaban a algunas personas que no podían identificarse con las emociones que impulsaban a estos jóvenes en la agonía de la liberación mental. Se trataba de deshacernos de las cadenas mentales, el estigma y la mancha del racismo colonial y la ignorancia orquestada que nos había mantenido hundidos y separados debido a prejuicios estúpidos. Eso es todo. Pónganse de pie; ¡Levántense, beliceños! ¡Todos somos uno! Realmente podemos construir la nación beliceña, donde cada hombre, mujer y niño, de cualquier color, raza o religión, sea igualmente un beliceño orgulloso. Hacia allí se dirigía UBAD, hacia el nacionalismo beliceño y la humanidad mundial, y todavía extendiendo la mano hacia nuestras raíces en la patria, África, donde comenzó la civilización.

Fue un viaje y una reflexión refrescante, leer y explorar muchas áreas que no conocíamos o no entendíamos del todo en aquel entonces, cuando la marea de nuestros tiempos avanzaba y todos nosotros con ella. Si estuvo presente, si estuvo allí, e incluso si no estuvo, o simplemente nació hace poco, es una experiencia beliceña – Conversaciones UBAD – que enriquecerá su comprensión de este pequeño Belize. Y el viaje continúa.

Check out our other content

PWLB officially launched

Albert Vaughan, new City Administrator

Check out other tags:

International