74 F
Belize City
Thursday, September 24, 2020
Home Editorial (En Espanol) Un cuento de dos doctores

Un cuento de dos doctores

Aunque la derecha, y en particular el ejército, poseía una amplia reserva de ambición chovinista con respecto a Belize y disfrutaba de cierto éxito en hacerle saber esto a la población en general (ya que el reclamo histórica de Guatemala estaba razonablemente fundado en el incumplimiento por parte de Gran Bretaña del tratado de 1850 (sic)), la colonia británica estaba habitada en gran parte por pobladores afrocaribeños y caribeños, y su “reintegración” en Guatemala era de poco interés directo para la mayoría de los ciudadanos, excepto como pretexto para descargar una exasperación más generalmente determinada. Además, si bien el tema de Belize resultaba en cierto estremecimiento para los que andaban con bravuconadas, la escalada de reclamos estentorianos e incursiones intermitentes sobre la frontera a una invasión a gran escala y el combate con las tropas británicas no fue una propuesta convincente para ninguno de los elementos excepto los elementos más salvajes del cuerpo de oficiales que creían que debían actuar tan audazmente como hablaban. (La idea se volvió, evidentemente, mucho menos atractiva después de la victoria militar británica en la Guerra de las Malvinas/Falklands de 1982 contra las fuerzas argentinas muy superior a las de Guatemala. Ya para ese momento Belize había obtenido la independencia (1981), un hecho que fortaleció a la izquierda de Guatemala en su reconocimiento tradicional de la autodeterminación de Belize y también permitió al gobierno de Cerezo investigar las posibilidades de llegar a una solución diplomática y reanudar las relaciones plenas con Londres.)

(- pág. 440, POWER IN THE ISTHMUS: A political history of modern Central America, por James Dunkerley, Verso, 1988)

No fue sorprendente que el Dr. Rene Villanueva, el multimillonario propietario de varias estaciones de radio, incluido el monopolio nacional de radio LOVE FM, y otras empresas comerciales, y recientemente el Gobernador del Distrito Rotario de la región de Guatemala/Honduras/Belize, emergiera la semana pasada como la imagen en la autopista Philip Goldson para la campaña del “Sí a la CIJ”.

Pero es algo sorprendente que el Dr. Assad Shoman, con todas sus credenciales y antecedentes socialistas, más su residencia en La Habana, Cuba, la capital revolucionaria del Hemisferio Occidental, haya asumido un papel tan prominente en la mencionada campaña del “Sí a la CIJ”.

La razón por la que el rol de un doctor no fue sorprendente, y el del otro sí, tiene que ver con algo que se llama ideología, que tiene que ver con la forma en que los estados nacionales se acercan al desarrollo nacional. El Dr. Villanueva es un capitalista neoliberal, y fue el principal beneficiario de la desinversión/privatización de Radio Belize en 1999 por el entonces gobierno del Partido Unido del Pueblo (PUP). Aunque el amigo más cercano del Dr. Shoman, el Muy Honorable Said Musa, abandonó el pensamiento socialista en algún momento después de 1984 y manejó una economía de mercado libre durante sus dos períodos como primer ministro, desde 1998 hasta 2008, en general se ha sentido que el Dr. Shoman seguía creyendo en el pensamiento socialista, es decir continuó creyendo que los gobiernos tienen que intervenir en el funcionamiento del sistema económico para proteger a las masas de los depredadores capitalistas y asegurar una vida mejor para todos.

Si leen la cita del libro del profesor Dunkerley anterior a este ensayo, empezarán a comprender por qué solo un poco más de un cuarto de los votantes de Guatemala, una minoría decidida, se presentó el año pasado para apoyar un referéndum de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que estaba siendo promocionado en la república como una oportunidad para adquirir algo de tierra y de mar prístino de Belize. Los votantes del referéndum de Guatemala provenían esencialmente de su clase dominante de oligarcas y familias militares, que son asombrosamente adineradas, aun cuando Guatemala sufre la tasa más alta de desnutrición infantil crónica en América Central. Los estudiosos han descrito a Guatemala como el caso de dos sociedades diferentes: una, de naturaleza neo-europea, es primer mundista en su nivel de vida, mientras que las masas indígenas oprimidas de Guatemala sufren la pobreza, la ignorancia, la enfermedad y la desesperación que uno asocia con sociedades del tercer mundo.

El Dr. Dunkerley habla de una “izquierda guatemalteca” que tradicionalmente ha apoyado la autodeterminación de los beliceños. Entre 1944 y 1954, cuando Guatemala experimentó lo que se consideró una revolución democrática, la izquierda habría incluido a maestros, trabajadores organizados, trabajadores rurales, campesinos, etc. Cuando el gobierno reformista del presidente Jacobo Arbenz fue derrocado en 1954, poniendo fin a la revolución democrática, y se restableció el gobierno de la oligarquía y los militares en Guatemala, las tensiones y contradicciones entre la oligarquía y los militares y la “izquierda” llevaron a una guerra civil que podría haber comenzado con una rebelión nacionalista de oficiales junior del ejército en noviembre de 1960, y no terminó hasta 1996.

Durante la guerra civil guatemalteca, había elementos de la guerrilla operando en el Petén, al otro lado de la frontera occidental de Belize. La Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos acusó a ministros del gabinete del PUP del Muy Honorable George Price a principios de la década de 1980 de formar parte de una red de apoyo en Belize para estos elementos guerrilleros. Se considera que la CIA se refería al Honorable Assad Shoman, entonces el representante de área de Cayo Norte para el gobernante PUP, y Said Musa, el representante de área de Fort George del PUP.

Al buscar la opción de arbitraje de la Corte Internacional de Justicia para el diferendo de Guatemala con Belize, el Dr. Shoman está buscando la misma opción que las clases dominantes en Guatemala han respaldado. Claramente, el Dr. Shoman puede argumentar que está presionando por la opción de la Corte Internacional de Justicia por razones estrictamente legales y académicas, que en su caso su posición no tiene absolutamente nada que ver con la ideología o la filosofía política.

Uno de los aspectos sobresalientes de la opción de arbitraje de la CIJ es que la opción de la CIJ está absolutamente siendo impulsada por los Estados Unidos de América. Estados Unidos fue responsable de derrocar al gobierno reformista de Arbenz en Guatemala en 1954, y desde entonces ha apoyado a la clase dominante militar/oligarquista de Guatemala bajo la política exterior de luchar contra el comunismo.

Cuando el pueblo beliceño rechazó las Diecisiete Propuestas de los mediadores estadounidenses para resolver la disputa anglo-guatemalteca sobre Belize en 1968, se consideró que el Honorable Philip Goldson, el líder del opositor Partido de la Independencia Nacional (National Independence Party, NIP), había liderado la carga de Belize contra las Propuestas Webster. Cuando el NIP fue absorbido por el nuevo Partido Democrático Unido (UDP) en 1973, y el Sr. Goldson fue básicamente reemplazado como líder de la oposición, en este periódico nos pareció que el cambio en el enfoque de la oposición que vino con el UDP, un cambio del énfasis de “No a Guatemala” del NIP a un compromiso del UDP con el llamado “desarrollo económico” fue una forma creativa de alinear a la oposición en Belize con la ideología prevaleciente entre la oligarquía/militar dominante de Guatemala.

El Dr. Shoman, entonces una luminaria izquierdista emergente en el PUP de Price, era un opositor militante del pensamiento “anticomunista” del UDP, y el enfoque del UDP de Dean Lindo al reclamo de Guatemala y el impulso de Belize por la independencia y la integridad territorial. El UDP de lindo quiso retrasar la independencia de Belize. En su reciente libro, el Dr. Shoman habla con dureza del enfoque del UDP, llegando hasta declarar que tal estrategia se adaptaba, de hecho, a la estrategia de independencia anti-beliceña de la oligarquía/ejército guatemalteco.

Puede que este editorial sea considerado como un ataque al buen Dr. Shoman. Si es un ataque, esperamos que sea más clínico que personal. Un tema mucho más grande es cómo la mayoría de los beliceños capitalistas pro estadounidenses y pro neoliberales, en el país y en la diáspora, decidan resolver el tema del referéndum de la Corte Internacional de Justicia en el contexto de las tensiones y contradicciones en la sociedad guatemalteca. La conclusión aquí es que las indicaciones son que la mayoría de la gente guatemalteca apoya la independencia política/integridad territorial de Belize tal como está. Es una mayoría de los votantes en el referéndum de la CIJ en Belize quienes decidirán si vamos a la CIJ o no. En el caso de Guatemala, fue una minoría de sus votantes quienes tomaron la decisión de la Corte Internacional de Justicia. ¿Qué dice esto, y qué significa todo esto?

¡Poder al pueblo!

- Advertisment -

Most Popular

Cyber Crime Bill introduced in the House

BELIZE CITY, Thurs. Sept. 17, 2020-- The long-awaited Cyber Crime Bill was finally introduced in the House of Representatives during Wednesday’s meeting. The Cyber...

Belize’s Constitutional requirement for electoral redistricting can and must be done

90.- (1) The Elections and Boundaries Commission shall, after considering the electoral distribution of the population throughout Belize, make proposals from time to time...

$27 million in Supplementary Appropriations passed

BELIZE CITY, Thurs. Sept. 17, 2020-- Members of the House of Representatives debated a supplementary appropriation bill at length during Wednesday’s House meeting. One...

Brad’s Boledo and “The Prince Of Bel-Air”?

BELIZE CITY, Thurs. Sept. 17, 2020-- At an adjournment during Wednesday’s sitting of the House of Representatives, Hon. Julius Espat, area representative for Cayo...