28.9 C
Belize City
Friday, March 1, 2024

“Flavors of Abstract Art” exhibition unveiled in Belmopan

Photo: Tom Sharp, abstract artist by Kristen Ku BELMOPAN,...

Belize: “Israel should withdraw entirely from Palestinian Territory”

Photo: H.E. Assad Shoman Nations from across the...

KREM Television to become X TV

by Katie Numi Usher BELIZE CITY, Thurs. Feb....

Demasiado ansiosos por disparar, demasiado exceso de velocidad

Editorial (En Espanol)Demasiado ansiosos por disparar, demasiado exceso de velocidad

En una lista de los lugares menos deseados del mundo, la Ciudad de Belize ocupó el cuarto lugar, detrás de la Ciudad de Guatemala (Guatemala), Caracas (Venezuela) y Basseterre (St. Kitts y Nevis) en un informe de 2014 publicado en The Guardian (Reino Unido) titulado: “Las 10 ciudades del mundo con las tasas de homicidio más altas, en imágenes”. El informe, elaborado por Nick Van Mead y Jo Blason, se basó en datos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. Los datos de Basseterre podrían haber sido atípicos, un caso en el que esa ciudad tuvo un año extremadamente terrible. El informe sobre Basseterre decía: “El total de 17 asesinatos… en 2011, el año para el cual se dispone de los últimos datos, fue superior a los seis del año anterior”. No hay nada anómalo en el informe sobre Belize. Llevamos más de dos décadas viviendo una pesadilla.

Para el país, que ha estado sumido en una violencia horrible, 2023 ofreció un rayo de esperanza. El número de asesinatos bajó más del 20% el año pasado, en comparación con 2022. El Gobierno de Belize merece ser reconocido por la disminución de los asesinatos. Pero nuestros líderes no pueden jactarse. Hace apenas 70 años, los beliceños se alarmaban por un solo asesinato. En ese entonces no estábamos soñando cuando cantábamos sobre nuestro “refugio tranquilo”. La cantidad de asesinatos en 2023 sigue siendo terrible, pero una disminución de las cifras de asesinatos (85) es mucho mejor que un aumento de las cifras de asesinatos.

Con toda razón, el Gobierno de Belize no se excede en los elogios por nuestro “mejor” año en las últimas dos décadas. En lugar de eso, eligieron felicitar a nuestros oficiales de policía y al Departamento de Policía, y eso es correcto, porque cada palmadita en la espalda que le damos a este grupo que está en la lucha en nuestra nación asesina, es buena para su moral. Ellos, los policías, son como nuestros “soldados” en los hospitales de salud pública que, en nuestro país que ha perdido su alma y su respeto por la ley humana, experimentan un trauma igualado o superado sólo por el personal de salud que trabaja en zonas de guerra.

La policía ayuda a reprimir la violencia desplegando agentes estratégicamente. Actúan cuando algo sale terriblemente mal. Investigan los delitos y presentan sus conclusiones a la oficina del Ministerio Público, que luego determina si tienen pruebas suficientes para proceder ante los tribunales. Otros contribuyentes reconocidos por el Gobierno de Belize para la reducción de los asesinatos son las actividades de la Unidad de Intervención para el Liderazgo (LIU en inglés), ciertos programas gubernamentales especiales, un aumento del salario mínimo, una mayor instalación de cámaras de vigilancia y una mejor capacidad forense.

El consenso es que la LIU, que tuvo otros nombres en encarnaciones anteriores, logró su mayor éxito bajo el liderazgo del Sr. William Dawson, quien, lamentablemente, murió bajo la presión de una inmensa carga. En estos tiempos inflacionarios, los programas sociales dan esperanza a los más abatidos, y el aumento del salario mínimo, de más del 50%, ha dado un respiro a los que ganan menos.

Con respecto a programas, el gobierno obtiene una calificación reprobatoria en dos áreas importantes. Un programa que ha sido descuidado desde que nos convertimos en un país independiente es el deporte. Es inquietante e impactante que Belize invierta tan poco en deportes adecuadamente organizados, la herramienta número uno para aprovechar las energías de los jóvenes, especialmente los hombres jóvenes. Por naturaleza, los varones son guerreros. Su naturaleza guerrera debe orientarse hacia actividades que permitan que estas energías se liberen de manera inofensiva. Otro programa que lamentablemente está descuidado es la educación vocacional. Es inaceptable que haya tan pocas escuelas para que nuestros jóvenes se formen como electricistas, fontaneros, soldadores, mecánicos, ingenieros electrónicos, tan pocas escuelas que enseñen técnicas avanzadas de pesca y agricultura. Pero sí satisfacemos nuestra necesidad de camareros.

La colocación de cámaras en conocidos puntos conflictivos y la mejora de la capacidad forense desempeñaron un papel importante en la disminución de los asesinatos en 2023. Ayudaron en gran medida a llevar justicia a un sistema judicial roto que fue pusilánime durante más de tres décadas. Donde no hay visión, el pueblo perece; y donde no hay justicia, las personas con mentes criminales se envalentonan. ¡Belize ha pagado un alto precio por no llevar a las personas violentas ante la justicia!

Hasta hace muy poco, nuestra tasa de resolución de asesinatos no superaba el 7%. El costo para esta nación por no resolver los casos de asesinato: cada procesamiento fallido, el costo para esta nación durante esas más de dos décadas en las que el sistema de justicia estaba cayendo, el dolor y el daño causado a nuestra economía durante esa era de “impunidad”, son incalculables. Nos convertimos en una de las naciones más asesinas del mundo. No debemos escatimar esfuerzos para que este reducido número de asesinatos se convierta en una tendencia, hasta que ese flagelo sea aplastado y volvamos a ser un refugio tranquilo.

Por mucho que estamos ansiosos por disparar, también somos imprudentes en las carreteras. En algún momento de este año, el Departamento de Policía nos dirá la cantidad de beliceños que perdieron sus vidas trágicamente en accidentes de tránsito en 2023. Podría ser el peor año de nuestra historia. Nuestro pequeño país en desarrollo simplemente no puede aceptar la matanza en nuestras carreteras.

Las pérdidas humanas en las carreteras van más allá de las muertes. Si el informe es como los de años anteriores, no se hará mención del número de personas que sobrevivieron a lesiones graves en accidentes de tráfico, muchas de las cuales no se recuperarán por completo. Pero el Seguro Social (SSB en inglés) lo sabe porque tiene que pagar y las compañías de seguros lo saben porque tienen que pagar. No deberíamos sorprendernos cuando SSB tiene que recaudar más dinero y las tarifas de los seguros suben.

Los accidentes de tráfico no se pueden eliminar. El volumen de vehículos en las carreteras y el hecho de que no tenemos el dinero para reparar todas nuestras carreteras que sufren cada temporada de lluvias, o para señalizarlas adecuadamente, aumentan las probabilidades de accidentes. Pero esas deficiencias no justifican la magnitud del caos. Podemos quejarnos y culpar, pero cuando estamos al volante debemos respetar las condiciones. La razón principal de tantos accidentes es que muchos conductores exceden el límite de velocidad.

El límite de velocidad en el mejor de los casos, cuando nuestras carreteras apenas estaban pavimentadas y debidamente señalizadas, ha sido de 55 mph. Y nuestros ingenieros no llegaron al límite de velocidad de 55 mph en vehículos viejos, en mal estado y con neumáticos gastados, un tipo de vehículo muy común en un país que atraviesa dificultades financieras. Es básico que si 55 mph es el límite de velocidad en el mejor de los casos, y vivimos en tiempos muy difíciles, debemos reducir nuestra velocidad. Las autoridades deben insistir en ello. Nuestros líderes deben trabajar más duro para prevenir el caos vial.

No sabemos el número y porcentaje de accidentes que ocurren después del anochecer, pero sin que se nos presente ningún dato, SABEMOS que la mayoría de los accidentes de tránsito ocurren después de que se pone el sol. No es posible exagerar los fracasos que es absolutamente necesario abordar. La razón por la que no tenemos estos datos es porque Belize no invierte lo suficiente en investigación y educación que son fundamentales para nuestro desarrollo y seguridad. Debemos intentar conducir menos de noche y, si debemos estar en la carretera, debemos reducir la velocidad.

La pobreza y la falta de suficientes instituciones educativas para mejorar las habilidades de los beliceños en los diversos campos son problemas graves que nuestro país debe abordar. Pero nuestros recursos están invertidos en la lucha contra la violencia desenfrenada, la lucha contra las personas que están demasiado ansiosas por apretar el gatillo y la lucha contra el caos en las carreteras porque nuestras autoridades son blandas, laxas, cuando deberían imponer medidas estrictas a los conductores que conducen con exceso de velocidad.

Check out our other content

Bladen 12 trial continues

Man charged for Corozalito murder

Jamie Usher and BHS lawyer-up!

Belize off the EU’s blacklist!

Check out other tags:

International