74 F
Belize City
Saturday, September 26, 2020
Home Editorial (En Espanol) Denle a la gente tierra para plantar

Denle a la gente tierra para plantar

La presión sobre nuestras reservas se redujo significativamente a principios de esta semana cuando los tenedores extranjeros del llamado Súper Bono acordaron un aplazamiento de los US $13 millones adeudados. Esa cantidad se agregará al capital que adeudamos, a ser pagada en una fecha posterior. Nuestro gobierno justificó la solicitud de alivio con la afirmación de estrés financiero inducido por COVID-19, pero la verdad es que hubiéramos estado buscando los fondos para cumplir con esta obligación incluso si nuestra economía no se hubiera visto afectada por la pandemia. Belize ha estado en recesión durante aproximadamente un año, en parte porque las enfermedades han diezmado nuestros cítricos y camarones cultivados, y en parte por la forma en que nuestro gobierno invirtió nuestros recursos.

En respuesta a una pregunta la semana pasada de la editora de noticias de Krem, la Srta. Marisol Amaya, sobre los rumores de un recorte salarial inminente para los empleados del gobierno, el primer ministro dijo que no estábamos en una posición envidiable, pero que no habría recortes salariales, “siempre que tengamos las elecciones cuando se supone que debemos tenerlas”, lo que significa que no habrá recortes salariales mientras él tenga “las riendas”.

Las dos últimas veces que escuchamos a un líder del gobierno de Belize hablar tan desesperadamente sobre nuestras finanzas fueron hace un par de meses, en una conferencia de prensa virtual celebrada por el primer ministro Barrow, y en 1984. Antes de las elecciones generales de 1984, el ex Primer Ministro, el Honorable George Cadle Price, le dijo a la nación que estábamos en serias dificultades económicas porque nuestro gobierno estaba recaudando ingresos insuficientes, una situación similar a la que estamos enfrentando ahora, pero muy diferente en magnitud. En 1984 necesitábamos BZ $3 millones; en 2020 necesitamos al menos cien veces eso.

Estamos a menos de cien días de que un gobierno no liderado por el actual primer ministro aborde la dura realidad económica de nuestro país. El nuevo gobierno, sugiere el primer ministro, no podrá eludir, como lo ha hecho él. Si/cuando se recorten los salarios, no solo los bolsillos de los empleados del gobierno se verán afectados. En todos los sectores se sentirá el dolor de dicha cirugía, desde el ayudante en casa hasta el vendedor de alimentos.

No hay vuelta atrás para Belize ahora, no hay tiempo para pensar en nuestras fallas, o en cómo invertimos nuestros fondos sin pensar en la posibilidad de enfrentar un día como el que enfrentamos ahora.

Las cosas son difíciles, las cosas se van a poner más difíciles, pero hay mucho que podemos hacer para enderezar nuestro barco, si tenemos la voluntad. Nuestra primera necesidad es comida, comida nutritiva y, afortunadamente para nosotros, no tenemos que buscar eso fuera de nuestro país.

Los beliceños de esta tierra tendrían buena comida en la mesa si resolviéramos nuestro problema de distribución de alimentos, que aumenta los costos, y nuestro problema de conservación de alimentos, que desalienta la producción. Un solo pequeño agricultor puede inundar a Belize con verduras. Hemos visto a algunos de nuestros pequeños agricultores suministrar papas y cebollas para todo el país durante el período del año en que esos cultivos crecen bien en Belize.

Debemos invertir en la conservación de nuestras verduras y papas y frutas, y debemos estimular la producción, procesamiento y conservación de leche. Somos capaces de dominar los estantes de las tiendas de abarrotes con productos “Hecho en Belize”, si nuestros líderes dedicaran menos tiempo a enriquecerse y ponen sus energías detrás de la gente.

No es necesario que todos nos convirtamos en agricultores a gran escala, pero sí necesitamos una revolución para ayudar a abordar nuestro problema de distribución de alimentos. Las personas de las ciudades y pueblos que desean trabajar en una parcela pequeña, y las personas de las aldeas que han estado inactivas porque están desanimadas, pueden producir alimentos para subsidiar sus ingresos y mejorar las comidas en sus mesas.

Debemos encontrar tierra para dar a las personas que quieren una parcela para cultivar, tierra que sea adecuada para la agricultura, no tierra de baja calidad, porque cultivar tierra que no es buena para la agricultura conduce a la frustración. Ha habido llamamientos para reducir el tamaño de nuestras reservas forestales para satisfacer nuestra necesidad de tierras, pero esa no es nuestra opción más viable.

Debería hablarse menos de anular las reservas de tierras que se han reservado principalmente por razones ambientales. Tiene sentido que maximicemos la producción en tierras que ya hemos deforestado antes de considerar una mayor tala de nuestros bosques primarios.

La tierra cubierta por bosques hace una contribución invaluable a la salud financiera y física de nuestra gente y nuestro país. Los bosques protegen nuestro suministro de agua, nuestro suelo y la calidad del aire; los bosques proporcionan medicinas, previenen la desertificación y mejoran el turismo; los bosques proporcionan un hogar para las otras criaturas de la tierra con las que estábamos destinados a compartir el planeta; los bosques valen más que el oro o el petróleo.

Una forma en que el gobierno puede hacer que la tierra esté disponible en este momento para las personas que quieran plantar es arrendarla a propietarios privados que tienen tierras buenas y accesibles que no se están utilizando. Esto satisfará la necesidad crítica mientras el gobierno se propone encontrar buenas tierras para distribuir.

El gobierno también puede adquirir tierras de propietarios privados. Grandes extensiones de propiedad privada bajo cubierta forestal tienen el mismo valor “verde” que las tierras en reserva, y existe el beneficio adicional de los impuestos que recauda el gobierno; sin embargo, si los impuestos son demasiado bajos o los propietarios no pagan, la propiedad debe revisarse.

Si los propietarios privados de grandes extensiones no pagan sus impuestos, entonces el gobierno debe readquirir las tierras en lugar de los impuestos y, después de distribuir una parte a los pequeños agricultores, si la tierra es especialmente adecuada para tal fin, el resto debe colocarse en reserva, o ser vendido a propietarios que preservarán el bosque y pagarán los impuestos porque son buenos ciudadanos.

La fiscalidad es una herramienta fundamental. Con respecto a la tierra, los impuestos son delicados porque impuestos demasiado altos pueden ahuyentar el desarrollo. Apropiadamente, los impuestos deben llevar la tierra a manos de aquellos que puedan darle el mejor uso, para el bien de todos, teniendo en cuenta que nos desarrollamos a un ritmo que no excluya a los beliceños, los mismos para los cuales se supone que es el desarrollo.

Se avecinan tiempos más difíciles. El Primer Ministro nos lo ha dicho dos veces. Nuestra gente en las ciudades y pueblos especialmente necesitará una parcela para plantar. Un día, nuestros grandes motores económicos volverán a funcionar con todos los cilindros; esta producción a pequeña escala puede ayudarnos a sostenernos hasta ese momento.

- Advertisment -

Most Popular

Belize celebrates 39 years of Independence

BELIZE CITY, Mon. Sept. 21, 2020-- Belize celebrated its 39th year of independence on Monday, September 21, 2020. The celebrations started off with the...

Police charge owner of farm where drug plane landed, for prohibited ammunition

ORANGE WALK TOWN, Wed. Sept. 23, 2020-- Noel Codd, a farm owner and businessman of Orange Walk Town, on whose farm a suspected drug...

COVID-19 update: 52 new cases; 1,758 total confirmed cases

BELIZE CITY, Thurs. Sept. 24, 2020-- Data released tonight reveal that 52 new cases were identified today, and the number of recoveries is 1,072,...

No political debates in Belize

Dear Editor, The general election is fast approaching, and because of this new normal it’s difficult to get a pulse of the people in regards...