74 F
Belize City
Saturday, December 7, 2019
Home Editorial (En Espanol) Día del Asentamiento 2017

Día del Asentamiento 2017

Los documentos conservados en archivos británicos muestran que la idea de eliminar por completo a los caribes de San Vicente se había considerado seriamente ya en 1772, incluso antes de que se firmara algún tratado, a pesar de que numerosos informes militares afirmaban que los caribes eran tranquilos y no hicieron ningún esfuerzo para prepararse para su propia defensa (Authentic Papers 1773). En una carta fechada el 18 de abril de 1772, el conde de Hillsborough le dijo al gobernador de San Vicente, “… si la necesidad exige la remoción de los charibbs, usted tomará los navíos que puedan ser adquiridos, para servir como transporte para su traslado a alguna parte no frecuentada de la costa de África, o a alguna isla desierta adyacente a ella, asegúrense de que sean tratados en el viaje con cada grado de humanidad que su situación pueda admitir; y todo lo que se considere necesario para que puedan subsistir durante un tiempo razonable, y con las herramientas e instrumentos que puedan permitirles subsistir en el futuro”.

Veinticinco años más tarde, casi al día, instrucciones similares llevaron a los caribes a la isla de Roatán, frente a la costa de Honduras. Por lo tanto, vemos que la deportación de 1797 se había considerado seriamente por algún tiempo…

• págs. 19, 20, SOJOURNERS OF THE CARIBBEAN, por Nancie L. Gonzalez, University of Illinois Press, 1988

Casi desde el principio, los caribes comenzaron a darse a conocer, construyendo una reputación de inteligencia, independencia, ferocidad y trabajo duro. El 14 de mayo de 1799, unos 100 caribes, proclamando su odio a los británicos, ayudaron a defender a Trujillo contra dos barcos de esa nación (Gaceta de Guatemala, 18 de junio de 1799). Entrado 1802, aunque tal vez desde 1799, algunos caribes ya viajaban a Belize para buscar trabajo en la carpintería británica y traer de vuelta contrabando para la venta en Honduras (Burdon 1933:57, 60). En 1804 algunos caribes encontrados a un costado de Trujillo por oficiales del balandro británico Snake Downs declararon su odio hacia los españoles; más o menos al mismo tiempo se quejaban a los españoles de que no les gustaba que los enviaran contra los británicos, quienes parecían amistosos con ellos (CO 123/17). Se enviaron instrucciones desde Jamaica al superintendente de Belize para hacer todo lo posible por fomentar las relaciones amistosas entre los caribes y los misquitos y alentar a estos últimos a atacar a Trujillo para “liberar a los charibs de su situación actual” (Burdon 1933: 84) .

• pág. 54, ibid.

Esta es una semana, la Semana del Día del Sentamiento, cuando reflexionamos sobre la historia del pueblo Garífuna de Belize, y esa historia es a la vez seriamente trágica y masivamente triunfante, al mismo tiempo. A fines del siglo XVIII, los británicos intentaron exterminar a los garífuna en San Vicente, en Balliceaux y en Roatán. Los ancestros de nuestros actuales garífunas beliceños vieron a miles de sus hermanos y hermanas morir hace dos siglos de agotamiento, enfermedad y desesperación, especialmente en Balliceaux y Roatán, después de las sangrientas guerras en San Vicente. Con respecto a los garínagu, los supuestamente civilizados británicos habían decidido cometer genocidio. Así de directo.

Hay elementos prominentes e influyentes entre los criollos que juran por una narración histórica en la que figuraban las poblaciones del asentamiento de Belize alrededor de la misma época, a finales de la década de 1790, cuando los británicos deportaron a los garífuna para morir en Balliceaux y en Roatán. Las masas de los criollos eran esclavos propiedad de los hombres de la bahía británicos (los Baymen) en la década de 1790, pero había una minoría negra y de color libre que se mezcló con los hombres de la bahía británicos. Tales criollos tenían una mentalidad elitista. La narrativa consolidada del asentamiento de Belize cuenta que toda la población, incluidos los esclavos, colaboraron   con los Baymenbritánicos para revertir una invasión naval española de Yucatán en septiembre de 1798. Como saben nuestros lectores habituales, este periódico tiene dudas al respecto. Hay aspectos de esta narración que no tienen sentido para nosotros.

Se dice que los primeros pueblos garífunas llegaron al asentamiento de Belize en 1802, pero no fue sino hasta tres décadas después que los garífunas fueron recibidos aquí, como pueblo, por el elemento británico gobernante, y asignados a las tierras al sur del río Sibún, las mismas tierras, si lo pensamos bien, que son el objetivo principal del reclamo de nuestros vecinos guatemaltecos, agresivos y racistas, al oeste y al sur de nosotros. La horrorosa ironía del asentamiento garífuna aquí en 1832 es que los británicos en Belize estaban dando la bienvenida a las mismas personas que los británicos habían intentado exterminar en San Vicente, en Balliceaux y en Roatán.

Deben entender que no hay absolutamente ninguna manera en que los británicos en Belize pudieron haber deseado que se desarrollara algún tipo de afecto entre la mayoría de la población africana de Belize y el pueblo garífuna, que eran de visible ascendencia africana. En 1832, había un elemento criollo moreno libre que se alió con los gobernantes Baymenbritánicos, y estos criollos morenos eran muy eurocéntricos en su pensamiento y comportamiento. Negaban sus elementos personales de ascendencia africana; fue “entendido” por estos criollos morenos, en su niebla eurocéntrica, que estos recién llegados hambrientos y desesperados, llamados caribes, eran inferiores a ellos, incluso cuando veían a las masas negras criollas como inferiores.

La gente garífuna que llegó a Belize en 1832 había pasado por un infierno durante décadas. Se fueron diligentemente a las tierras al sur del Sibun y comenzaron a hacerse una vida. Básicamente, los caribes comenzaron a cultivar y comenzaron a pescar. Construyeron casas y crearon comunidades.

Entre 1834 y 1838, las masas africanas esclavizadas de Belize fueron liberadas. Las masas africanas liberadas continuaron trabajando en la industria forestal dominante en Belize y en actividades relacionadas con la extracción de madera y chicle para la exportación.

Los británicos y sus criollos aliados no tuvieron que hacer mucho para mantener separadas culturalmente a las masas criollas africanas y la creciente población caribe negra, porque los dos pueblos estaban separados geográficamente: los criollos residentes en el Municipio de Belize y el Valle del Río Belize, y los caribes residentes en el Municipio de Stann Creek, Punta Gorda, y varias aldeas en los distritos de Stann Creek y Toledo.

Después de 1847 y el estallido de la Guerra de Castas en Yucatán, los refugiados mayas y mestizos de esa guerra lentamente comenzaron a poblar los distritos de Corozal y Orange Walk. La importancia de la llegada aquí de los refugiados de la Guerra de Castas en la segunda mitad del siglo XIX fue que su llegada condujo directamente al crecimiento y ascenso de la Iglesia Católica Romana en Belize. Antes de la Guerra de Castas, la religión y la educación rudimentaria en Belize habían sido controladas por los anglicanos, los metodistas y los bautistas en la primera mitad del siglo XIX.

¿Cómo se vincularon la Iglesia Católica Romana y el pueblo caribe en Belize, y cómo y cuándo el pueblo caribe se educó y produjo tantos maestros brillantes que se convirtieron en la vanguardia de las iniciativas educativas de la Iglesia Católica Romana en toda la colonia de Honduras Británica? Esta iniciativa educativa de vanguardia por parte de maestros caribes aparentemente se convirtió en una tendencia a principios del siglo XX.

Alrededor de la época en que la Iglesia Católica comenzó a usar a los caribes como maestros de escuela primaria, los británicos usaban a los criollos cada vez más en su administración colonial, el llamado servicio civil. A todos los efectos, los caribes fueron excluidos de las oportunidades del servicio civil, por lo que los caribes educados dieron la bienvenida a las oportunidades de enseñanza en el sistema escolar católico.

Entonces, ¿a dónde vamos con este editorial? En primer lugar, aquellos beliceños que vinieron aquí como refugiados en el siglo XIX, los garínagu en la primera mitad del mismo y los mayas y mestizos en la segunda mitad, hoy son los principales actores en el Belize soberano e independiente. Los garínagu y los mayas proporcionan un porcentaje de nuestras fuerzas de seguridad que es desproporcionadamente más grande que el número de su población: los garífunas y los mayas/mestizos ahora pueden considerarse guerreros para Belize.

Estamos yendo a otro rumbo con este editorial. Es importante que comprendamos que Belize tiene que ser muy, muy cuidadoso al tratar con los británicos. En 1950, comenzó un movimiento nacionalista en Belize que buscaba liberar a los beliceños del dominio colonial británico. Este fue el Partido Unido del Pueblo (PUP), que llevó a Belize a la independencia política y soberana con todo nuestro territorio intacto en septiembre de 1981. Nuestra independencia con nuestro territorio intacto ahora puede ser vista como un logro monumental por el PUP del Honorable George Price, porque los británicos, apoyados por los estadounidenses, estaban presionando al PUP del Sr. Price para que cediera tierra a Guatemala.

A medida que este periódico saluda a los garífunas de Belize durante la Semana del Día del Asentamiento, destacamos el hecho de que nuestros pueblo criollo, garífuna, maya y mestizo históricamente han decidido entremezclarse, y con frecuencia han establecido familias de etnias mixtas. La entremezcla ya no se menciona en nuestra sociedad: así es en La joya. Hubo discriminación contra las minorías refugiadas aquí durante el régimen colonial británico. Tal discriminación ya no existe después de la decisión de Belize de buscar el autogobierno en 1964 y la independencia en 1981. Todos somos uno.

¿O no? Ha llegado el momento, mientras nos preparamos para enfrentar al coloso guatemalteco, de que los beliceños examinemos estas comunidades de inmigrantes extranjeros que han establecido enclaves segregados entre nosotros. Estas paredes tienen que ser rotas. Si vienen aquí y creen que son mejores que nosotros beliceños, entonces: o no pertenecen aquí, o somos nosotros los beliceños quienes no pertenecemos aquí. Piénsenlo.

¡Qué gente espectacularmente dotada han demostrado ser los antiguos garífuna refugiados! La gente garífuna no es inferior a nadie en Belize. Esos criollos que pensaban eso en 1832 estaban muy equivocados. En esta semana especial, damos gracias por la gloria de nuestros garínagu beliceños; comprendemos y respetamos su historia, hermanos y hermanas garífuna.

¡Poder al pueblo!

- Advertisment -

Most Popular

BDF Soldier bitten by snake

A BDF soldier was bitten by a venomous snake while he was on duty at the Cadenas Observation post. He was airlifted in a...

Elderly man killed in RTA

A man identified as Liborio Itch, 64, was knocked down and killed this evening near the Kendall Bridge on the Sounthern Highway.

Devon Tariq Lopez missing

Police are asking the public's help in locating another man who has gone missing. Devon Tariq Lopez, 22, of Belize City, was reportedly last...

Gilbert Lamb succumbs to gunshot injuries

Gerald Lamb, 28, succumbs to gunshot injuries he received on December 4 to his head and chest. He was admitted in a critical condition...