74 F
Belize City
Saturday, May 30, 2020
Home Editorial (En Espanol) El pantano que se convirtió en La Joya

El pantano que se convirtió en La Joya

En este periódico, creemos que lo más importante que deben saber acerca de los beliceños que se fueron para Estados Unidos, si ustedes comenzaran a comprender su psique, es que la gran mayoría de nosotros nos fuimos de aquí con un complejo de inferioridad en cuanto a nuestro país de origen se refiere.

Parece que la migración bastante significativa comenzó después de 1950 cuando los beliceños de clase media, muchos de los cuales eran servidores públicos (como se les conocía a los funcionarios públicos en ese entonces), se sintieron incómodos con la agitación anticolonial del joven Partido Unido del Pueblo (PUP). El PUP amenazaba con interrumpir el orden tradicional británico de las cosas, por lo que algunas familias decidieron irse.
En la década de 1950, las familias de piel clara emigraron a Nueva Orleans, donde intentaron pasar por blancos, y los beliceños de piel más oscura tomaron el avión a través de Miami hasta la ciudad de Nueva York, el centro financiero del adinerado Estados Unidos de América. Desde Nueva York, algunos beliceños se trasladaron a Chicago, que es como un centro industrial de los EE.UU., el centro de procesamiento para los estados del medio oeste estadounidense, que son el granero de Estados Unidos. En la década de 1950, Los Ángeles no era tan atractivo para los beliceños como ahora. Tampoco lo fue Houston. Hoy, Houston es una gran cosa.

Los beliceños que emigraron a los Estados Unidos en la década de 1950 eran anti-PUP. El huracán Hattie en 1961 abrió oportunidades de inmigración para los beliceños que tenían familiares viviendo en los Estados Unidos, por lo que la migración temprana después de Hattie también fue anti-PUP. Es por eso que los beliceños en Nueva York y Nueva Jersey formaron el Comité de Libertad de Honduras Británica para luchar contra el Honorable George Price y el PUP: eran básicamente criollos de clase media que se habían sentido cómodos con los británicos, y le tenían miedo aterrador a Guatemala.

Más tarde, en la década de 1960, aumentó el porcentaje de beliceños de clase trabajadora en la migración. Los Estados Unidos estaba en guerra en Vietnam y necesitaba soldados. Además, Estados Unidos necesitaba caras negras para llenar las cuotas que el movimiento de derechos civiles había exigido y adquirido en los puestos de trabajo. Los beliceños tenían una educación razonable y no eran militantes. No sacudieron el bote estadounidense. La economía estadounidense estaba rugiendo en la década de 1960, y las oportunidades de empleo eran muchas. Los beliceños de la diáspora ya no son anti-PUP por definición, como era el caso en ese momento. Pero el PUP no parece saber esto.

El porcentaje de beliceños de clase trabajadora en la migración aumentó en los años setenta y ochenta, cuando L.A. se había convertido en un destino importante.

Es fundamental para entender el fenómeno de inmigración de Belize saber que no fue sino hasta finales de la década de 1970 que los beliceños en el centro poblacional, la Ciudad de Belize, finalmente disfrutaron de un sistema moderno de agua y alcantarillado. Fue por la falta de agua corriente y el hecho de las alcantarillas abiertas que casi todos los beliceños salieron de aquí con un complejo de inferioridad. Nos avergonzábamos de la falta de calidad,  hasta degradación, en nuestras vidas aquí.

Cuando comenzó la mudanza a Estados Unidos en la década de 1950, los beliceños en el centro poblacional, a excepción de nuestros pescadores, no sabían nada sobre el cayo Half Moon, el arrecife Lighthouse, el atolón Turneffe, Blue Hole, arrecife Glovers, Placencia, cayo Hunting y demás. Cayo y Cako era una isla de familias de pescadores, y San Pedro, Cayo Ambergris era grande, tupido y relativamente deshabitado en la década de 1950. Los beliceños de la ciudad de Belize no sabían nada acerca de Mountain Pine Ridge, Chiquibul, el valle de Pomona, Caracol, Xunantunich y todos los numerosos sitios de civilización maya, y así sucesivamente. La gente de la ciudad no sabía casi nada sobre Crooked Tree, la laguna Progreso, Sarteneja, etc. Chetumal era solo una pequeña ciudad primitiva mexicana. Cuando nos fuimos de aquí en los años 1950 y 1960 y principios de los 70, en ese entonces, sentimos que estábamos intercambiando pantano por la gran América. Estábamos absolutamente seguros de que estábamos obteniendo la mejor parte de ese intercambio.

En la mente de muchos beliceños, especialmente los primeros emigrantes de clase media de los años 1950 y 1960, aquellos que aún sentían sentimentalismo por Belize y el 10 de septiembre, siempre oraban por un cambio de gobierno del PUP. Cuando ese cambio finalmente llegó en 1984, hubo un gran optimismo. Casi de inmediato los beliceños formaron el Consorcio Beliceño para el Desarrollo, que tenía la intención de ser un vehículo financiero y de negocios a través del cual la diáspora de Belize desarrollaría su hogar. Pero el Consorcio se convirtió en un club social para la exitosa diáspora beliceña. Los beliceños nunca fueron seriamente organizados en la base de la clase trabajadora en Estados Unidos. El Consorcio, de clase alta y clase media, falló por completo.

Al observar lo que sucedió en Belize desde la independencia política en 1981 y el cambio de gobierno en 1984, los beliceños de la diáspora ya no tienen un complejo de inferioridad. El pantano se ha convertido en La Joya. Sin embargo, son los menonitas, chinos, taiwaneses, indios, estadounidenses y otros los que han surgido como los poderosos en este nuevo Belize.

Lo que hemos visto de la diáspora beliceña en 2018 es que quieren poder sentarse en la Cámara de Representantes de Belize y conservar su ciudadanía estadounidense. Ese problema no resuena con los beliceños en casa. El problema en Belize no es que no haya suficientes beliceños en la Cámara: el problema es que las personas de origen extranjero casi se han apoderado por completo de la economía, y estas personas de origen extranjero están dando instrucciones a los líderes políticos nativos, que están en su nómina.

El tema crítico de la diáspora en 2018 tiene que ser cómo los guatemaltecos naturalizados que recibieron ciudadanía beliceña ilegalmente podrán volver a registrarse a partir del próximo mes y podrán votar en el referéndum del 10 de abril de 2019 sobre el futuro de Belize, mientras que los beliceños en la diáspora quienes han estado apuntalando la economía de Belize durante décadas no podrán registrarse para votar a menos que vuelvan a casa y vivan aquí durante dos meses. Este es el asunto sobre el cual la diáspora debería haber estado totalmente enfocada. Sin embargo, sus líderes más elocuentes se distrajeron con el tema de elegibilidad para la Cámara y estaban desperdiciando energía y tiempo valioso en un asunto que la mayoría de los beliceños considera académico, o incluso irrelevante.

Es seguro que ningún ciudadano beliceño considera que el referéndum de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) el próximo abril sea académico, y mucho menos irrelevante. Los beliceños de la diáspora necesitan estar en sintonía con los beliceños locales en esta batalla existencial. El paso más urgente en esa dirección debe ser la comunicación y el discurso entre el hogar y la diáspora. Afortunadamente, vivimos en una época en que la comunicación electrónica es más fácil que nunca.

 Escuchen, en los primitivos días de comunicación de la década de 1960, el Comité de Libertad organizó entre 5,000 y 8,000 beliceños de la diáspora que se suscribieron por $10 al mes. Eso es de 50 a 80 mil dólares americanos cada 30 días. Ellos usaron el dinero para luchar contra el Sr. Price y el PUP. En 2018, beliceños de la diáspora ¿qué están haciendo concretamente para luchar contra el reclamo guatemalteco? Pónganse serios. Organícense.

¡Poder al pueblo!

- Advertisment -

Most Popular

Double murder in Hopkins

HOPKINS, Stann Creek District, Fri. May 22, 2020-- At about 9:30 this morning, two men were found dead on a farm on the Hopkins...

Compol Chester Williams talks to San Victor and Santa Cruz villagers

SAN VICTOR, Orange Walk District, Fri. May 22, 2020-- After getting several reports that villagers of San Victor and Santa Cruz, located in the...

Pain in silence

In honor of my dad and uncles (sons of Nora Parham) — we love you! As a little girl growing up, I always wanted to...

Police: Princess security guard killed himself

BELIZE CITY, Fri. May 22, 2020-- At about 11:30 Wednesday morning, Earl Underwood, 23, a security guard on duty at the Princess Hotel and...