74 F
Belize City
Friday, July 10, 2020
Home Editorial (En Espanol) Fallando en nuestra responsabilidad con la próxima generación

Fallando en nuestra responsabilidad con la próxima generación

En la Santa Biblia, en el Libro de Génesis, se nos dice que al quinto día Dios creó las grandes ballenas, todos los peces del mar y todas las aves del aire.  En el sexto día, Él hizo los animales, el ganado y las otras criaturas de la tierra, y ese mismo día hizo al hombre y le dio “dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del aire, y sobre todo ser vivo que se mueve sobre la tierra”.

En la historia de la evolución, los científicos dicen que después de que se formó la tierra, ciertas condiciones especiales permitieron que la vida brotara.  BBC Earth dice que en 2016 los científicos actualizaron su versión del árbol de la vida.  Los científicos dijeron que “casi todas las ramas son bacterias” y que “la forma del árbol sugiere que una bacteria fue el ancestro común de toda la vida”.

Cómo los animales, las aves y los peces llegaron aquí, y cómo nosotros llegamos aquí, es discutible, pero lo cierto es que estamos aquí ahora, y que los seres humanos tenemos un dominio casi total sobre todo lo que el Creador, o la evolución, produjo.

Algún pensador profundo dijo que tomamos prestada la tierra de nuestros descendientes, que solo somos custodios de la flora y fauna que encontramos aquí, no dueños.  Como custodios, es nuestro deber transmitir a la próxima generación, en el mismo estado o en un estado mejorado, lo que nos transmitieron nuestros antepasados.  ¿Hemos estado a la altura de la tarea?  ¿Obtenemos una calificación aprobatoria?  La respuesta es que estamos fallando.  Algunos de los miembros de nuestro entorno no están haciendo bien durante nuestra vigilancia, por lo que debemos hacer el esfuerzo de hacer mejor.

Entre las criaturas marinas, el mero de Nassau, que alguna vez fue abundante en nuestro país, ahora se considera una especie en peligro crítico.  La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) enumera a los manatíes como una especie vulnerable con una población en rápido declive debido a la “alteración y degradación del hábitat, la contaminación, el cambio climático y el aumento del turismo”.

En tierra firme, nuestros bosques están cayendo a la motosierra, las excavadoras y el hacha a un ritmo alarmante, y la existencia de dos de nuestras especies más famosas en la naturaleza, nuestros majestuosos jaguares y nuestras fabulosamente hermosas guacamayas rojas, está seriamente amenazada.  La deforestación con fines agrícolas ha reducido significativamente el hábitat de los jaguares, forzándolos a predatar al ganado, lo que los expone a ser disparados por los agricultores que protegen sus existencias.

ambién están siendo cazados por los pobres desesperados, para satisfacer a los codiciosos en países extranjeros que quieren los dientes para llevarlos como joyas.

Las guacamayas rojas extremadamente en peligro de extinción están siendo cazadas casi hasta la extinción por cazadores furtivos desesperadamente pobres que las venden a personas egoístas y codiciosas que las ponen en jaulas para entretenerse.  En tiempos pasados, los beliceños también mantenían a la guacamaya roja como mascotas en jaulas, pero con una mayor educación y aplicación de la ley, esta práctica ha disminuido.

En la primera línea de la batalla para salvar a los jaguares y las guacamayas rojas está Amigos para la Conservación y Desarrollo (Friends for Conservation and Development, FCD), una organización que administra la Reserva Forestal de Chiquibul. FCD lucha constantemente contra los cazadores furtivos y los granjeros de Guatemala que invaden el área para robar animales y pájaros, y para talar el preciado bosque.  Este año también tuvieron que combatir incendios forestales. FCD informó que más de 22,000 acres de bosques preciosos fueron diezmados por incendios, la mayoría de los cuales se extendieron a Belize desde fincas en Guatemala, o fueron iniciados por agricultores de Guatemala que habían invadido nuestro territorio para hacer milpas.

Parece que cada semana hay una nueva amenaza para nuestro medio ambiente.  Justo el otro día fue la destrucción de la playa en Placencia.  Esta semana es la construcción de otra gasolinera cerca de la costa en Punta Gorda. Los jaguares y las guacamayas rojas que viven aquí, nuestros bosques, nuestra barrera de arrecife y las muchas especies que viven allí, son nuestra obligación, nuestra responsabilidad, preservar para nuestros descendientes, las personas de quienes los tomamos prestados.  Necesitamos hacer un mejor trabajo.

Una mayor conciencia triunfa sobre la falsa sensación de seguridad

El 17 de abril de 2020, el periódico Mexico News Daily informó que el uso de máscaras faciales se había declarado obligatorio en 11 estados mexicanos y en la Ciudad de México, pero que mientras las autoridades locales habían ordenado a millones de mexicanos a usar máscaras faciales, parecía “poco probable que el gobierno federal (hiciera) que su uso en público fuera obligatorio en todo el país”.  El periódico dijo que el Viceministro de Salud del país, Hugo López-Gatell, había declarado que “no había sólida evidencia científica de que el uso generalizado de máscaras ayude a limitar la propagación de COVID-19”, y que había advertido que el uso de las máscaras faciales podría inducir a las personas a una “falsa sensación de seguridad”, una creencia de que no eran susceptibles a la infección mientras usaban máscaras faciales, “cuando en realidad lo eran”.

Es posible que el Sr. López-Gatell no haya considerado todos los hechos.  Si no estamos adecuadamente informados sobre su uso y efectividad, el uso de máscaras faciales de hecho puede llevar a una sensación de falsa seguridad, pero lo que supera eso en importancia es la conciencia cuando portamos máscaras.  Cada vez que vamos por nuestras máscaras faciales, se nos recuerda que a pesar de que pasamos siete semanas sin COVID-19, la pandemia sigue siendo muy real y, por lo tanto, no debemos bajar la guardia.

Podríamos decir que hay disensión de mascarillas en Belize.  Cuando nos subimos a un autobús o vamos a la tienda, no tenemos que preguntarnos “enmascararnos o no enmascararnos”, porque es la ley, pero hay voces, una de ellas, una de las mejores educadoras, que  están sugiriendo encarecidamente que les gustaría ver derogada la ley que exige el uso de mascarillas.

En este periódico hemos analizado detenidamente los datos que respaldan el uso de máscaras faciales cuando estamos en lugares públicos y, al encontrar los beneficios convincentes, y dado que SIEMPRE es mejor errar por precaución, hemos declarado nuestro apoyo a la  ley.  Observamos que el Primer Ministro, el Ministro de Seguridad Nacional y el Comisionado de Policía siempre usan sus máscaras faciales cuando hacen apariciones públicas, y los felicitamos por dar el ejemplo.

- Advertisment -

Most Popular

Belizean Justin Williams No. 8 in Top 50 of Cycling News’ most influential people in cycling

BELIZE CITY, Mon. July 6, 2020-- Thanks to a phone call to the Krem WUB this morning from another former Cross Country champion, Matthew...

Light & Peace Basketball Summer Camp 2020 under way

BELIZE CITY, Wed. July 1, 2020-- With the lifting of the State of Emergency at the end of June, activity has immediately picked up...

Drug plane, bound for Belize, crashes in Chetumal

CHUNOX, Corozal District, Mon. July 6, 2020-- On Saturday night, a suspected drug plane that was being tracked from South America and appeared to...

29th and 30th cases of COVID-19

BELIZE CITY, Mon. July 6, 2020-- On March 23, 2020, Belize identified its first case of COVID-19, an unidentified woman of San Pedro, and...