30.6 C
Belize City
Wednesday, June 29, 2022

Shyne reps Belize at 2022 BET Awards

In a special tribute to his former...

Kathleen “Mams” Maud Meheia, JP

BELIZE CITY, Mon. June 20, 2022     Funeral...

From Publisher Espanol

From the Publisher (En Espanol)From Publisher Espanol

  Este 29 de mayo se cumplió el quincuagésimo aniversario de un gran levantamiento en las calles de la Ciudad de Belize.  Fue una marcha del Día de la Liberación Africana organizada por la Asociación Negra Unida para el Desarrollo (UBAD por sus siglas en inglés), que se convirtió en una especie de motín en las calles Albert y Regent cuando la oscuridad descendió sobre la antigua capital, y luego se convirtió, hasta cierto punto, en una insurgencia aparentemente organizado en el lugar.

   A lo largo de las décadas, he escrito varias veces sobre este(s) incidente(s), pero no creo que nadie más lo haya hecho.  Es hora de que otras personas comenten, o hagan periodismo de investigación;  de lo contrario, el 29 de mayo de 1972 terminará como el 22/23 de julio de 1919: un fenómeno notable barrido debajo de la alfombra académica por personas poderosas con agendas racistas, y luego quizás revivido varias décadas después por investigadores del extranjero.

   Lo que sea, una de las cosas que quiero discutir hoy es la Prohibición y el contrabando.  Cuando los Estados Unidos prohibió la fabricación y el consumo de alcohol en 1919, los académicos se refieren a esto como Prohibición.  (La prohibición duró hasta 1933.)

   Cuando EE. UU. prohibió el alcohol, este no fue el caso en Canadá, que se encuentra en la frontera norte de EE. UU., y otras posesiones británicas en la región.  Así que aquellos negociantes gánsteres que querían hacer negocios con el alcohol en Estados Unidos tenían que establecer contactos con fuentes en lugares como Canadá y Honduras Británica.

   Mi padre, que cumplirá 99 años dentro de unos días si Dios quiere, me dijo que mi abuelo, James Bartlett Hyde, solía transportar alcohol (whisky y ron) desde Belize a lo largo de la costa del golfo de México hasta un área de Luisiana llamada  Westwego.  Creo que Westwego está cerca de Nueva Orleans, que creo que es la ciudad más grande de Luisiana.  Supongo que la gente de Nueva Orleans viajaría en automóvil a Westwego para recoger el producto ilegal, después de lo cual los beliceños podían regresar a casa.

   Mi abuelo era empleado por un hombre de negocios llamado Bob Turton (Robert Sydney Turton), que patrocinaba los viajes a Westwego, pero había otros beliceños prominentes que poseían poderosos barcos que estaban en el negocio del contrabando.

   Mi abuelo por parte de mi padre era de piel muy clara.  Los miembros de la familia dicen que él les dijo que conoció a personas de Belize en Nueva Orleans que creía que preferían que él fingiese no conocerlos.

   Cuando era más joven, lamentaba el hecho de que gran parte de nuestra historia aquí no esté escrita.  Pero ahora entiendo que ricas fundaciones y universidades en los Estados Unidos financian a escritores e investigadores para estudiar temas como estos en los Estados Unidos, y por eso existe un registro escrito de tantas cosas en los Estados Unidos, mientras que en Belize ninguno de nuestros jóvenes sabe nada sobre Hankin Barrow o Slim Terror Cadle.  Sólo digo.

   Se ha hablado mucho en las últimas semanas sobre la raza y el origen étnico en Belize.  Esto se debe a un programa de amnistía propuesto que hará que los beliceños negros sean aún más una minoría en La Joya.  No he dicho nada públicamente sobre esto, una de las razones es que he dicho mucho durante las últimas cinco décadas.

   En mis mejores días, el apoyo adulto que me permitió sobrevivir era solo alrededor del cuatro por ciento de nuestra población.  Hoy soy un anciano, y la sociedad y la cultura de Belize han cambiado tanto que me he convertido en un espectador, créanme.  Tal vez ahora soy incluso un dinosaurio.  Hay cámaras, teléfonos y dispositivos electrónicos/comunicaciones a nuestro alrededor.  Todo se ha acelerado, espectacularmente.

    Se dice que si no conoces tu historia, estás condenado a repetirla.  Para mí, ese fue el caso del 29 de mayo de 1972, 53 años después del 22/23 de julio de 1919. Nuestras generaciones más jóvenes de beliceños, al igual que la nuestra, se han visto privadas de toda la historia reciente de sus antepasados.

   Lo que no entendíamos completamente en los días de UBAD era cuán importante era la violencia y la amenaza de violencia en nuestra vida diaria.  Honduras Británica parecía ser un pacífico enclave británico rodeado por todos lados por violentas repúblicas latinas.  Cuando los británicos nos arrojaron a la deriva en 1981, todo lo que sabíamos hacer era “dejárselo a Dios”.  Por eso he insistido en el valor del ensayo de Peter Ashdown al que me referí hace unas semanas.  Los beliceños habíamos estado viviendo una mentira colonial.  No estábamos preparados para coexistir en el entorno violento al que nos empujaba la independencia política.  Nuestra sociedad procedió a implosionar.

   Sin faltar el respeto a la religión, tanto en el caso de España como en el de Inglaterra, nos impusieron la religión después de habernos sometido a su violencia y mantenido la amenaza de ella.  Por eso Peter Stallard colgó a Nora Parham.  Tenía que mantenernos asustados.  Pero hoy, los beliceños celebraremos el platino.  Esa es la esencia de la confusión.  En serio.

Check out our other content

Check out other tags:

International