27.2 C
Belize City
Monday, May 16, 2022

Livestock producers “elated” at waived cattle import duty

Mexico’s decision to waive the 15% tariff...

CWU and PBL hold “meaningful talks”

The parties were granted 6 weeks to...

Belize City centenarian Leonora Patnett dies at 108

By Khaila Gentle BELIZE CITY, Mon. May 9,...

From the Publisher en Español

From the Publisher (En Espanol)From the Publisher en Español

Hace casi dos décadas, alguien a quien tenía en alta estima (ya fallecido) me dijo, aparentemente de la nada, “No sé por qué los británicos no vienen y recuperan su país”.  (Habló en criollo.) Me quedé desconcertado, porque el orador era un hombre de mundo que normalmente pasaba poco tiempo considerando/discutiendo cosas políticas.

   He pasado mucho tiempo a lo largo de los años asesorando esta declaración, examinándola desde tantos ángulos como pude, y mi conclusión fue que la opinión expresada fue el resultado de la ruptura de la ley y el orden en este país de Belize (anteriormente Honduras Británica), a la que los británicos le habían concedido la independencia política en septiembre de 1981.

   Cuando los británicos concedieron la independencia a Belize, se habían negado a dar a Belize una garantía de defensa militar en lo que respecta al reclamo/la amenaza de larga data al territorio por parte de la república de Guatemala, que es vecina de Belize por el oeste y el sur.

   Y, sin embargo, menos de un año después de la independencia de Belize, en abril de 1982, los británicos entraron en guerra con Argentina por las Islas Malvinas.  Una página de Wikipedia sobre el tema describe el conflicto como una “guerra no declarada de diez semanas”, pero murieron 649 militares argentinos y 255 británicos.  (Tres isleños de las Malvinas murieron durante las hostilidades). Se considera que los británicos fueron los vencedores del conflicto.

   Hubo una fase muy interesante en la guerra cuando la marea parecía haber cambiado a favor de Argentina después de que comenzaron a utilizar el sofisticado misil francés Exocet para hundir barcos británicos.  (Recuerden, los británicos tuvieron que viajar miles de millas desde Inglaterra hasta la zona de guerra en el Atlántico Sur). Al parecer, los británicos lograron convencer a los franceses de que dejaran de vender el Exocet a Argentina, y la ventaja volvió a Gran Bretaña.

   La naturaleza y el momento de la guerra de las Islas Malvinas son muy relevantes para Belize.  En primera instancia, los británicos derramaron sangre por los habitantes de las Islas Malvinas, que son de ascendencia europea.  En segundo lugar, todos los países latinos de América del Sur y Central estaban en apoyo diplomático y moral de Argentina en el asunto de Las Malvinas, conocidas como Falklands en inglés.  En tercer lugar, Estados Unidos, la superpotencia de nuestro planeta, se encontró en un aprieto, porque Gran Bretaña es probablemente su aliado internacional más importante, pero las relaciones estadounidenses con las repúblicas de América del Sur y Central también preocupan mucho a Washington.

   Una de las cosas que he aprendido a lo largo de mi vida en el planeta tierra es que la violencia tiene una importancia enorme, aunque los clérigos, los diplomáticos y los intelectuales de todo el mundo tratan de minimizar el factor de la guerra.

   Tomemos el caso de Belize.  Nuestros antepasados ​​fueron esclavizados y colonizados violentamente por los británicos, pero el sistema educativo y los procesos religiosos aquí estuvieron dominados por la llamada Iglesia Anglicana hasta que la Guerra de Castas en Yucatán en 1847 inició un aumento en el catolicismo romano cuando los refugiados mexicanos de esa guerra se establecieron aquí.  

   Nuestra comprensión de Dios y Jesucristo fue orquestada por las mismas personas que nos habían brutalizado.  Recuerden, la iglesia anglicana (o inglesa) es la única en la cristiandad donde la cabeza del estado es la cabeza de la iglesia.  El estado y la iglesia son lo mismo en Gran Bretaña.  Increíble, pero cierto.

   Los británicos fueron tan poderosos a nivel internacional durante tantos siglos que su imperialismo fue subestimado.  Los británicos no tenían que probarse a sí mismos ni a nadie más.  El sol no se ponía en el imperio británico, como se ha dicho célebremente.  Los británicos dominaban el mundo.

   Mi columna de hoy es una mirada personal a lo impresionado que estaba cuando era niño y joven por el poder creciente de la Iglesia Católica Romana en Honduras Británica.  Los anglicanos, representados en el nivel secundario por el Colegio Varonil San Miguel y el Colegio Femenil Santa Hilda, eran tan relajados que parecían haber sido superados por los católicos.

   El supremo nativo anglicano aquí fue Sir W. H. Courtenay, el abuelo del Senador Eamon Courtenay, el actual Ministro de Relaciones Exteriores de Belize.  El Muy Honorable George Price, un católico romano practicante y ex aspirante al sacerdocio, asumió el liderazgo del Partido Unido del Pueblo (PUP) antibritánico en 1956, y los británicos lo acusaron de sedición en 1958. Fue defendido en la Corte Suprema por el antes mencionado W. H. Courtenay, quien había liderado la oposición probritánica al PUP a principios de la década de 1950 y era considerado el mejor abogado de la colonia en ese momento.

   El Sr. Price fue absuelto.  ¿Quién de nosotros puede decir cuándo los Courtenay y los Price, los anglicanos y los católicos, se convirtieron en uno?  Parecería que esto se había convertido en el caso en 1961 cuando el PUP del Sr. Price ganó los 18 escaños bajo una nueva constitución ministerial otorgada por los británicos.  (Sir Courtenay se convirtió en el primer presidente de la Cámara). Como resultado de esa victoria aplastante del PUP en 1961, Belize pareció convertirse en un estado virtualmente de partido único durante la mayor parte de la década de 1960.  El Honorable  Philip Goldson era como “el niño parado en la cubierta en llamas”.  Él era toda la oposición en Belize.  (Y, sin embargo, el registro muestra que había decidido convertirse en católico romano en la década de 1950).

   Hoy en 2022, la fuerza bancaria y comercial dominante en Belize es un inglés que es muy, muy británico.  En su encarnación militar, llamada BATSUB, los británicos son muy y típicamente discretos en Belize.  Tal vez todavía nos gobiernan, mientras permiten discretamente que nuestra juventud se mate entre sí.

    Hay poco que aprender de cualquier consecuencia o seriedad en las redes sociales de Belize, queridos.  Si usted es un estudiante serio, le recomendaría que comience su estudio de la situación actual en Belize leyendo el increíble ensayo de Peter Ashdown, “El problema de la historiografía criolla”.

   Terminaré volviendo a 1993, cuando la entonces Gobernadora General, Dame Minita Gordon, sorprendentemente nombró a su servidor como su elección para Senador en la administración de 1993-1998 del Partido Demórata Unido (UDP por sus siglas en inglés) bajo el finado Dr. Manuel Esquivel. En ese momento, fui lo suficientemente ingenuo como para creer que Dame Minita estaba bajo el gobierno del Muy Honorable  George Price.  Ahora entiendo que los gobernadores generales son gobernados desde el Palacio de Buckingham.  Los británicos fueron, como siempre, discretos.  Y fríos… 

Check out our other content

Check out other tags:

International