74 F
Belize City
Friday, January 28, 2022
Home Editorial (En Espanol) From the Publisher en Español

From the Publisher en Español

Cuando mi generación crecía como niños en la década de 1950, este problema de género no era tan grande y complejo como lo es hoy.  Los niños básicamente tratábamos de ser como nuestros padres y otros hombres adultos en nuestras familias y en nuestros vecindarios.

Desde pequeños, los niños opinamos que a las niñas y las mujeres les gustaba hablar más que a los niños y a los hombres.  Debido a la característica de “chismorreo” que atribuíamos a las niñas, creo que los niños jóvenes sentimos una sensación de superioridad sobre las niñas.

Hoy, habiendo vivido más de siete décadas, tengo un mundo de respeto por las mujeres, especialmente en su papel físico como madres: nueve meses de gestación del feto;  la experiencia insoportable y peligrosa de dar a luz a ese niño;  toda la molestia de cuidar a ese niño durante los meses y años en que el niño es indefenso;  y, quizás lo más estresante, cuidar a ese niño durante las noches de insomnio cuando el niño está experimentando algún tipo de dolencia, como suele suceder con los niños de vez en cuando.  (El género es un tema tan conflictivo en estos días, algunos dirán que todo lo anterior es patriarcal. Que así sea).

La Escuela Varonil del Santo Redentor (HRBS en inglés) y la Escuela Femenil del Santo Redentor (HRGS) estaban separadas por un canal que comenzaba detrás del antiguo Hospital de la Ciudad de Belize y corría hacia el sur hasta el arroyo Haulover, donde hoy se encuentra Bottom Dollar.  En nuestra infancia, donde está Bottom Dollar, creo que solía ser un almacén de chicle para la empresa BEC.  Uno cruzaba el canal de HRBS a HRGS por un pequeño puente.

La escuela del Santo Redentor cubría la mayor parte de la cuadra de la zona Norte de la ciudad de Belize, que estaba delimitada por la Calle North Front, Queen, New Road y Hyde’s Lane.  La sección de chicos estaba en el este y las chicas en el oeste.

La propia Catedral del Santo Redentor estaba en la sección del recinto que incluía a Santo Redentor Varonil.  También en la sección de muchachos se encontraban las viviendas del obispo y algunos sacerdotes;  un patio trasero donde jugábamos durante el recreo de la mañana;  y un par de edificios donde carpinteros y otros trabajadores que mantenían los edificios tenían sus máquinas y equipo en la parte sur, y donde se enseñaba artesanía, carpintería, etc. en el norte de los edificios.

El original salón parroquial, que fue destruido por el huracán Hattie en 1961;  la famosa Sala Scout (planta baja del Salón Parroquial);  y una cancha de tenis de concreto se ubicaban en la sección de niñas del complejo.

Recuerdo cuando era niño que “ABC”, “Diez centavos” y “Sub Uno” eran todas clases para niños que estaban en la sección femenil del complejo del Santo Redentor.  No recuerdo nada de “Sub Dos”, pero estoy seguro de que “primer grado” para niños estaba en la sección de niños.  Desde allí hasta “sexto grado”, rara vez veíamos a las chicas.

Todo esto es un poco confuso, supongo, pero estoy tratando de explicar que en esta escuela primaria católica romana, los niños y las niñas estaban en gran parte separados físicamente.  Este no fue el caso en el sistema de escuelas primarias metodistas, donde los niños y las niñas se sentaban en las mismas aulas.  No sé sobre el sistema anglicano.

De todos modos, hubo una instancia en la que la Escuela Varonil del Santo Redentor y la Escuela Femenil terminaron compitiendo entre sí, como finalistas en un concurso anual de preguntas de la escuela primaria que era dirigido por el Departamento de Educación de Honduras Británica.  (Leonardo Mencias, ¿dónde estás ahora?) Los concursos de preguntas fueron transmitidos en vivo por la estación de radio monopolista del gobierno entonces llamada Servicio de Radiodifusión de Honduras Británica (BHBS en inglés).

La final del campeonato entre niños y niñas del Santo Redentor fue a fines de 1958 o principios de 1959. Por supuesto, todavía estábamos en la época colonial, jóvenes sujetos británicos.

Las finales se llevaron a cabo en el estudio de BHBS, que estaba ubicado en el antiguo edificio Paslow.  Probablemente era el primer piso, pero no estoy seguro.  Lo que es seguro es que el estudio era lo suficientemente grande como para que hubiera una audiencia de no participantes.

Y en el caso de la final del campeonato de ese año entre los chicos y chicas del Santo Redentor, las chicas derrotaron a los chicos, 64-62, y las chicas ganaron porque uno de los chicos estudiantes del Santo Redentor en la audiencia habló más de la cuenta.  Una de las niñas claramente no podía responder una pregunta; cada pregunta valía cuatro puntos si se respondía correctamente.  Un niño del Santo Redentor en la audiencia, emocionado de saber la respuesta, susurró esa respuesta al niño a su lado.  La niña frente al micrófono lo escuchó y repitió lo que había dicho.  Los cuatro puntos que ganó, permitieron a las chicas ganar.  Y sucedió porque un niño hablaba demasiado.

Muchos años después, me di cuenta de que el niño no había apreciado el hecho de estar en un estudio de transmisión, donde se amplifica el sonido.  Sé que la experiencia debió haberlo reprimido a fondo, aunque más tarde en su vida se convirtió en un banquero de gran éxito.  El caso es que fue un niño el que habló fuera de turno, no una niña.  Ellas eran las campeonas.

Solo recuerdo a dos de las cuatro chicas triunfantes.  Eran Barbara Alamilla (vivía al otro lado del canal), quien se casó con el finado Winston Miller, y Janet Hewlett, quien se casó con el finado Edgar X Richardson, pero luego se divorció de él.

Nosotros los muchachos perdedores, y fue una derrota dolorosa, créanme, éramos yo, el finado Dr. Neil Garbutt, Errol Cattouse y el gran Carlson Gough.

En una columna como esta, intento entretener a los lectores.  Me gustaría que me informaran quiénes fueron las otras dos chicas ganadoras.  Hice un esfuerzo por ponerme en contacto con la Auditora General que se jubila, la muy estimada Sra. Dorothy Bradley, porque creo que su madre pudo haber sido una de las cuatro chicas ganadoras.

Algo como el concurso de preguntas de la escuela primaria era gran cosa para mi generación, porque no había muchas formas en que pudiéramos entretenernos como niños en esos días.  Espero que esta columna les haya entretenido a los lectores de la era moderna.  Tienen muchas, muchas formas de entretenerse en 2021, jóvenes de Belize.  En mi época, hacíamos lo mejor de lo que teníamos.  Saben que fue una amarga derrota para nosotros, los muchachos del Santo Redentor.  Amarga.  Así es la vida, dicen.

- Advertisment -

Most Popular

Mexico violence: Third journalist killed this year

TIJUANA, Mexico, Mon. Jan 24, 2022 (BBC news)-- Lourdes Maldonado López, who had decades of experience, was attacked in her car as she arrived...

Calls for the LOO’s resignation are mounting

BELIZE CITY, Mon. Jan. 24, 2022-- In the face of the recent allegations made against Leader of the Opposition, Hon. Patrick Faber, The People’s...

Canoe Association holds first race for 2022

BELIZE CITY, Sat. Jan. 22, 2022-- Today, the Belize Canoe Association (BCA) held its very first race for the year 2022, and it was...

Faber steps down

BELIZE CITY, Mon. Jan. 24, 2022-- This afternoon Patrick Faber released a video message announcing his resignation as the UDP party leader and Leader...