74 F
Belize City
Saturday, January 22, 2022
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher en Español

From the Publisher en Español

Hace aproximadamente una semana o dos, leí una nota en la versión publicada de Noticias CNN sobre un hombre guatemalteco que ingresó a los Estados Unidos escondiéndose en el tren de aterrizaje de un avión que volaba de Guatemala a los Estados Unidos.

Hace mucho, mucho frío a 30.000 y 40.000 pies de altura en el cielo.  La cosa es que el vuelo duraría sólo dos o tres horas, pero ese guatemalteco debe haber sido un hombre resistente y decidido.

Estoy dispuesto a apostar a que se le dará asilo en Estados Unidos.  No he escuchado nada más sobre el guatemalteco, pero, por lo que sé de América después de pasar tres años allí en los años sesenta, estoy dispuesto a apostar que algún ciudadano de Estados Unidos se compadecerá de su difícil situación y hará un lugar para él, por así decirlo.  Los estadounidenses lo admirarán por su valentía.  Bueno, tal vez no el Donald.

Casi al mismo tiempo que esto sucedió, escribí sobre cuatro jóvenes beliceños que solían cruzar la frontera hacia Honduras y México durante la época colonial en la década de 1940.  Lo que no les dije fue que mis fuentes me habían dicho que hicieron viajes polizones a los Estados Unidos en botes bananeros saliendo de Honduras a los Estados Unidos. No tengo detalles, pero sé que Rogers, Cain y Justice eran muy fuertes, muy físicos.  “Tata Tiddle” Smith era un joven delgado y de piel clara, pero muy atrevido y macho.

De todos modos, pensando en el guatemalteco, Justice y sus amigos, recordé una historia en la que los funcionarios de inmigración de Belize trataron a tres niños haitianos de la manera más brutal e inhumana que cualquiera podría imaginar.

El caso es que el Ministro de Inmigración en noviembre de 2001 era un beliceño negro, y en asuntos como estos la regla es que tal caso habría sido puesto en el escritorio del Ministro para su juicio y decisión.  Pero esta historia nunca fue realmente investigada a ese nivel, y luego la historia murió una muerte que creo que fue una especie de homicidio periodístico.

Los niños haitianos, dos de catorce años y uno de solo doce, se habían escondido en la parte trasera de un barco llamado algo irónicamente GUATEMALA, durante cuatro días sin comida y expuestos a la intemperie en una pequeña repisa justo encima del timón del barco, “aferrándose a la vida”, como dijo Janelle Chanona a los beliceños en una nota del 22 de noviembre de 2001 en el Canal 5.

Cuando recordé la historia a principios de esta semana, le había preguntado a un par de mis asociados al respecto.  Uno no recordaba.  El otro recordaba el esbozo de la historia, pero no tenía detalles.  Fue el ex editor en jefe de nuestro periódico, Russell Vellos, quien hizo la investigación informática y me envió la información.  Estoy muy agradecido con Russ, porque nunca hubiera podido encontrar la historia por mi cuenta.  Fue hace más de veinte años.  Belize era frío y desalmado.

Milton Cherrington, supervisor de seguridad de la Autoridad Portuaria, le dijo a Janelle que los niños habían saltado a bordo de una barcaza de la Compañía BEC que se estaba descargando del barco GUATEMALA.  Pasaron varias horas encerrados en una pequeña alcantarilla de barcazas donde los estibadores los encontraron más tarde.

Cherrington dijo que les dieron comida y ropa a los niños, pero solo los tuvieron durante media hora antes de que llegaran los funcionarios de inmigración de Belize y comenzaran a interrogarlos: David Saint, 12;  Gregory Francois, 14;  y Walner Philippe, 14. ¿Dónde están ahora, Rasta?

Apenas una hora después de que los llevaron al recinto del puerto, los funcionarios de inmigración los subieron a un remolcador y los enviaron de regreso al barco.  Janelle informó que le informaron que tan pronto como el barco fuera descargado y recibiera su carga, el GUATEMALA regresaría al mar en ruta a Haití.

Hay tantas personas en Belize que afirman ser cristianas.  Mi conocimiento del cristianismo me deja con la impresión de que la característica más importante del verdadero cristianismo es la compasión por los demás seres humanos.  Pero un incidente como el que he contado sobre los tres niños haitianos me dice que este Belize no es un país cristiano.
La cuestión de la raza sería otra cosa y tendría que hablar de eso en otro momento.  Ya he dicho esto antes y lo diré de nuevo.  Los beliceños fuimos bendecidos con la oportunidad de viajar a los Estados Unidos por tierra, a diferencia del caso de las islas británicas del Caribe.  Además, durante décadas los funcionarios de inmigración estadounidenses no sabían que había un país centroamericano (Belize) con predominantemente negros que hablaban inglés.  Entonces, una vez que los beliceños llegaban a la frontera, los funcionarios de inmigración estadounidenses pensaban que éramos afroamericanos.

Gente de la clase trabajadora de todo el mundo ha soñado con ir a Estados Unidos.  O, en el caso de Eddie Murphy y Arsenio Hall, “Llegar a América”.  (Sonríe.) Los beliceños tuvimos la oportunidad de llegar a Estados Unidos con relativa facilidad, especialmente después del huracán Hattie en 1961. Así que eso es lo que hicimos.  En cierto sentido, renunciamos a Belize.  Otras personas se han apoderado de él y parece que ahora no hay vuelta atrás.  Este es un Belize diferente al que regresé en 1968. Déjenlo así.

- Advertisment -

Most Popular

PM speaks on Health Ministry shake-up and new Health CEO

BELIZE CITY, Thurs. Jan. 20, 2022-- While being interviewed by reporters yesterday, Prime Minister Hon. John Briceño made public comments on the recent reshuffling...

7.2 million new COVID-19 infections found in the Americas

BELIZE CITY. Wed. Jan. 19, 2022-- There continues to be a rapid increase in the number of COVID-19 cases in the Americas. In the...

LOO on the lam

BELIZE CITY, Thurs. Jan 20, 2022-- The Leader of the Opposition, Hon. Patrick Faber, is once again being accused of domestic assault after his...

Tensions hit boiling point at PBL

BELIZE CITY, Thurs. Jan. 20, 2022-- The Port of Belize (PBL) and unionized waterfront workers of the Christian Workers Union (CWU) are once again...