22.8 C
Belize City
Monday, May 16, 2022

Livestock producers “elated” at waived cattle import duty

Mexico’s decision to waive the 15% tariff...

CWU and PBL hold “meaningful talks”

The parties were granted 6 weeks to...

Belize City centenarian Leonora Patnett dies at 108

By Khaila Gentle BELIZE CITY, Mon. May 9,...

From the Publisher en Español

From the Publisher (En Espanol)From the Publisher en Español

Cuando se inauguró formalmente la Universidad de Belize (UB) en agosto de 2000, su servidor era el presidente de la junta. La universidad fue/es una fusión de cinco instituciones diferentes: el Colegio Universitario de Belize (UCB por sus siglas en inglés), el Colegio de Maestros de Belize, la Escuela de Enfermería Bliss, el Colegio Técnico de Belize y la Escuela de Agricultura de Belize.

La junta de la UB estaba compuesta por entre 12 y 14 personas que representaban a las cinco instituciones y otros organismos relevantes, como la Universidad de las Indias Occidentales (UWI por sus siglas en inglés), la Cámara de Comercio de Belize, El Colegio San Juan, etc. (Creo que fui reemplazado como presidente de la UB a principios de 2004).

Casi veintidós años después, estoy decepcionado de lo invisible que es la UB en lo que respecta al discurso público de alto nivel sobre temas críticos. Porque fui presidente del consejo de la UB durante esos años a los que me he referido antes, sé por qué la situación es como es, o creo que sé. Los académicos de la UB son reprimidos por el Gobierno de Belize, ya sea UDP o PUP, porque el Gobierno provee la mayor parte de los fondos de la UB, y el flautista, ya sea rojo o azul, lleva la voz cantante.

Me atrevo a sugerir, llegados a este punto, que Sandra Coye y Ya Ya Marin Coleman hacen más trabajo académico de alto nivel, por su cuenta, sin financiación alguna, que todos los académicos y estudiantes de la UB.

En toda la llamada América Latina, las universidades son calderos de debate intelectual y disidencia, y sé que el gobierno de Belize durante mi tiempo como presidente, un gobierno del Partido Unido del Pueblo (PUP), estaba decidido a que UB no debería generar tal agitación activista.

 Me acuerdo de principios de la década de 1980 cuando el Gobierno de Belize, uno PUP, decidió “belizeanizar” el comando de las Fuerzas de Defensa de Belize (BDF por sus siglas en inglés), que se había establecido en 1978. Para aquellos de ustedes lectores más jóvenes, es importante mencionar que durante sus primeros años, el mando de la BDF estuvo en manos de ingleses.

Yo vivía en First Street (King’s Park) a principios de la década de 1980 cuando Charles Good, un capitán de la BDF, si no recuerdo mal, vino a verme. Vivía a pocas cuadras de mí. El Capitán Good estaba en un estado de agitación, porque el gobierno del PUP había decidido reclutar a Tom Greenwood de la sección de la Guardia de Voluntarios de Belize de la BDF y enviarlo a Sandhurst para recibir un entrenamiento especial a fin de que asumiera el mando de la BDF como el primer líder beliceño de nuestro ejército.

Estaba claro para todos que la elección lógica para el mando beliceño en ese momento habría sido el Capitán Good, pero estaba seguro de que los líderes políticos de Belize habían sido advertidos por los británicos para que tuvieran mucho cuidado con cualquier comandante beliceño que fuera demasiado respetado por, y popular entre las bases de la BDF. Esa era mi perspectiva personal. Así que le dije a Charlie que el gobierno del PUP le tenía miedo, por eso estaban saltando Greenwood sobre él.

Entonces, los políticos tienen miedo de los ejércitos y tienen miedo de las universidades. Directo así. Esta es mi tesis.

Como resultado del temor de los políticos beliceños a sus universidades, se “terceriza” investigación muy importante. Es prácticamente ridículo. Un ejemplo clásico fue el del antropólogo jamaiquino, Dr. Herbert Gayle, Ph. D., que fue contratado por Belize para realizar una investigación sobre las pandillas y las vecindades de pandillas de Belize. Sin duda, el Dr. Gayle es algo especial, pero, en igualdad de condiciones, este debería haber sido un trabajo para un beliceño.

Les he dicho antes que sentí que fui mal educado en las escuelas de Belize, a las que asistí de 1952 a 1965. Nunca me enseñaron sobre la Guerra de Castas en Yucatán. Nunca me enseñaron sobre el levantamiento de 1919 en la Ciudad de Belize. Yo resentí profundamente mi mal educación, y por lo tanto me rebelé. Por esta rebelión, he sido severamente disciplinado por la estructura de poder de Belize.

Bueno, ahora, lo mismo se está haciendo, se ha hecho, de nuevo durante el último medio siglo con los estudiantes de Belize. No se ha realizado ninguna investigación sobre un evento que creo que es fundamental para comprender la historia de Belize desde el autogobierno.

Durante un período de aproximadamente dos años, entre 1971 y 1972, había ocurrido algo extraordinario. Entre los jóvenes de la antigua capital/centro poblacional, la Ciudad de Belize, se había producido una fusión entre las líneas políticas partidarias. Mirando hacia atrás ahora, puedo ver que tal fusión fue, casi por definición, bastante frágil, porque la base de la sociopolítica de Belize es un sistema bipartidista, donde el pueblo beliceño está dividido por el emocionalismo de la política de personalidad partidaria.

La razón por la que es importante que se estudie 1971 y 1972 es porque los jóvenes en ese mismo antiguo centro poblacional/capital se han estado matando entre sí durante más de tres décadas, y nadie puede entenderlo realmente, o digámoslo de otra manera, nadie puede ofrecer una solución que se acerque a funcionar.

Si es que algunas personas en algún lugar desean que exista y continúe un proceso suicida/genocida de este tipo, entonces este asunto es tan grande que es asombroso.

He llegado a la conclusión de que cualquier solución a este desastre tiene que venir de la diáspora beliceña, contra viento y marea. Por ahora, repito, los académicos de Belize se han negado a reconocer que algo importante sucedió el 29 de mayo de 1972. Han hecho lo mismo que hicieron sus predecesores coloniales con los eventos del 22 y 23 de julio de 1919. Esos eventos simplemente no sucedieron. Fueron producto de la imaginación de alguien. Hoy, la ignorancia es sangre.

Check out our other content

Check out other tags:

International