28 C
Belize City
Thursday, January 26, 2023

St. Catherine Academy at 140

by Kory Leslie (Freelance Writer) BELIZE CITY, Fri....

Opposition and third parties call out GoB on 2023’s bloody start

BELMOPAN, Thurs. Jan. 19, 2023  Still recovering from...

Year in Review Part 2 – 2022

Photo: LA-based photographer and artist Menyelek Marin...

From the Publisher en Español

From the Publisher (En Espanol)From the Publisher en Español

Comencé la universidad en Dartmouth en septiembre de 1965. Tenía 18 años. Dartmouth se encuentra en Hanover, New Hampshire, un pequeño pueblo de unas seis o siete mil personas en el frío y montañoso noreste de los Estados Unidos. Dartmouth es conocida como una escuela de esquí.

Había una familia negra en Hanover: el padre trabajaba en la oficina de correos local.

El finado Stokely Carmichael (más tarde Kwame Toure), en ese momento un activista carismático y elocuente de una organización llamada Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC por sus siglas en inglés), comenzó a hablar sobre el poder negro en la primavera de 1966 en Mississippi, que es probablemente el estado más racista y peligroso de Estados Unidos.

(Por cierto, el Muy Honorable George Price estudió en un seminario católico romano negro segregado en Mississippi a fines de la década de 1930. Más tarde pasó aproximadamente un año en otro seminario católico en la Ciudad de Guatemala).

El eslogan de “poder negro” electrificó a la juventud negra en Estados Unidos. Dartmouth, una universidad de la Ivy League con unos 3.000 estudiantes matriculados y exclusivamente masculinos en ese momento, amplió el porcentaje de afroamericanos de primer año en la clase admitida en 1967.

Un estudiante de la clase de 1970 era un hombre joven llamado Don Dayson, quien se convirtió en médico trabajando en Harlem, donde conoció a beliceños que vivían en Nueva York, se puso en contacto conmigo y mantuvimos correspondencia durante un tiempo.

Otro hermano de esa clase era Dandre DeSandies, que vivía en el dormitorio (Cohen) junto al mío (Bissell), y con quien me hice muy amigo. Hace un par de décadas, Dandre, quien se había convertido en profesor en una universidad de California, visitó Belize mientras estaba a cargo de algunos estudiantes. Nos conocimos y hablamos un poco.

Creo que Wally Ford también fue miembro de esa clase de 1970. Me puse en contacto con él recientemente a través de un beliceño, Astor Foreman, que vive al lado de Wally en Nueva York. Wally es profesor en el Colegio Medgar Evers, y en 1969 fue la persona de mayor ayuda en el establecimiento de este periódico, solicitando una donación de un profesor de chino en Dartmouth llamado Mirsky. Wally ocupa un lugar especial en los 53 años de historia de nuestro periódico.

Al renovar el contacto con Wally, comencé a ponerme en contacto con otros compañeros de clase de Dartmouth como Bob Bennett y Dennis Young (no el de Belize). Estos hermanos habían oído varias cosas sobre mí a lo largo de las décadas.

Mientras tanto, Dartmouth se había convertido en mixto alrededor de 1977 o 1978, y una de mis nietas, Kamisha, se graduó de Dartmouth y luego tomó cursos a nivel de licenciatura en Harvard. Ella es la hija mayor de Cordel.

Hablando con Don Dayson recientemente por correo electrónico, dijo que en ese entonces había escuchado que me había postulado para primer ministro. Traté de explicar que había querido ser escritor y fui arrastrado a la política partidista de Belize. Pero, esta es una historia larga, compleja y tal vez incluso sutil.

Los políticos y los escritores son dos criaturas diferentes. Un político le dice a la gente lo que quiere oír; los escritores le dicen a la gente lo que necesita saber.

Debido a todo el drama involucrado en mi temprana vida adulta, creo que a veces pude aconsejar a Cordel sobre algunas cosas que un aspirante a político debería evitar, y así sucesivamente.

Desde que Cordel se convirtió en Viceprimer Ministro de Belize hace dos años, nos hemos reunido tal vez dos o tres veces, hemos tenido unas tres o cuatro conversaciones. Él está, por supuesto, muy ocupado. No interfiero en su política.

Sin embargo, la naturaleza de los negocios de los medios en los que estoy involucrado es tal que se discute mucha política, y parte de esa discusión es crítica con el Gabinete en el que trabaja Cordel y, a veces, incluso con el propio Cordel, si he de juzgar por los comentarios que me hizo recientemente uno de mis hermanos menores. Por lo tanto, me encuentro en un dilema de vez en cuando. Pero, todo lo que puedo hacer es tratar de adaptarme a estas nuevas realidades milenarias.

Estaba enseñando en el Colegio Técnico de Belize a fines de 1968 cuando comenzó todo el discurso y la acción, protagonizada por Assad Shoman y Said Musa, que condujo a una manifestación callejera contra una película de propaganda estadounidense sobre la Guerra de Vietnam a principios de 1969. Este discurso y la acción, en cierto modo, provocó el activismo consciente negro en Belize que condujo al establecimiento de la Asociación Negra Unida para el Desarrollo (UBAD por sus siglas en inglés) en febrero de 1969.

No hace falta decir que muchas cosas han cambiado en Belize desde entonces. Pero, pensando en ello, tal vez algunos del partido gobernante pensaron que quería ser primer ministro cuando me acusaron de conspiración sediciosa en 1970. Diría que mi juicio en la Corte Suprema en julio de 1970 fue responsable de cambios importantes en mi vida.

En conclusión, diría que todo lo que hice fue lo que tenía que hacer cuando tenía que hacerlo. Hubo buenos momentos, y hubo momentos que no fueron tan buenos, pero siempre fue emocionante. No podría pedir nada más.

Bendiciones sobre ustedes.

Check out our other content

St. Catherine Academy at 140

Year in Review Part 2 – 2022

Two RTA’s, two lives lost

Man hangs himself in detention cell

Elevator failure caused woman’s death

Ras Ben’s alleged killers walk free

Check out other tags:

International