28.9 C
Belize City
Saturday, June 22, 2024

World Blood Donor Day 2024

Photo: Person donating blood by Charles Gladden BELIZE CITY,...

Dr. Luz Longsworth is UB’s new Vice Chairperson

by Charles Gladden BELIZE CITY, Mon. June 17,...

The rise of global temperatures is affecting Belize

Photo: Ramon Frutos giving a lecture at...

From the Publisher en Español

From the Publisher (En Espanol)From the Publisher en Español

Sé más sobre los británicos que el beliceño promedio, no solo porque estudié historia británica (y europea) en los niveles ordinario y avanzado en la década de 1960, sino porque tuve que leer varias obras de Shakespeare en un par de cursos en Dartmouth. Además, leí varias de las novelas de Charles Dickens, y se puede argumentar que fue el novelista más grande de Gran Bretaña.

Durante la época de Julio César, que creo que fue antes del nacimiento de Cristo, la isla de Gran Bretaña estaba gobernada por los romanos, que habían cruzado el Canal de la Mancha desde Francia (Galia).

Hace aproximadamente mil años, algunas tribus bárbaras (los anglos, los sajones y los normandos) descendieron del norte y comenzaron a luchar entre sí por el poder en la isla, y luego surgieron los reyes ingleses que cruzarían el Canal (veintiséis millas de ancho) para hacer la guerra con los franceses, y viceversa.

Disfruté las obras de Shakespeare que trataban sobre las luchas de poder y los distintos reyes, especialmente la historia de Enrique V, que era el rey favorito de Inglaterra, creo. Una lectura muy interesante consiste en obras de teatro tituladas Enrique IV, Partes I y II, que cuentan la historia del joven Enrique V, cuando estaba disfrutando su vida. Cuando murió su padre, el nuevo Enrique V renunció a sus salvajes amigos y se dedicó al serio asunto del gobierno nacional. “Una vez más a la brecha, queridos amigos, una vez más…”

Un par de cientos de años después de Enrique V, llegó Enrique VIII, sucediendo a su padre, Enrique VII, después de la Guerra de las Rosas y el establecimiento de la línea Tudor con su victoria en la Batalla del Campo Bosworth en 1485.

Enrique VIII se separó de la Iglesia Católica Romana y se declaró a sí mismo cabeza de la Iglesia Anglicana alrededor de 1534 más o menos. Lo hizo porque quería divorciarse de su esposa/reina española, Catalina de Aragón, porque ella no podía darle un hijo. El Papa prohibió el divorcio.

Hubo un serio conflicto religioso en Inglaterra y Escocia entre católicos y protestantes. El hijo de Enrique, Eduardo VI, era enfermizo y fue sucedido (después de María I) por la legendaria Isabel I, la llamada Reina Virgen, que gobernó de 1558 a 1603 y patrocinó a los piratas y traficantes de esclavos, como Francis Drake y John Hawkins, quienes trajeron a Inglaterra el éxito de la guerra en alta mar, enriquecieron la isla y empujó a España al segundo lugar en el Atlántico.

Recuerden, en 1594, el Papa había dividido el Nuevo Mundo entre España y Portugal. Inglaterra se abrió camino en la mezcla.

Después de Isabel I, comenzó una especie de confusión con la llegada al poder de los reyes católicos de la línea Estuardo, y luego, a mediados del siglo XVII, los puritanos, encabezados por Oliver Cromwell, decapitaron al rey católico Carlos I. Los católicos más tarde volvieron al poder y masacraron a los puritanos.

Tratar de cubrir más de un milenio no es una forma de acercarles la historia a ustedes. Con motivo de la coronación de Carlos III este fin de semana, mi propósito al escribir esta columna es sugerirles que probablemente Carlos I no sea totalmente blanco. Tampoco su madre, Isabel I. Si hubieran estudiado detenidamente el cabello de la difunta reina Isabel, se habrían dado cuenta de que no era del todo liso.

Desde que los europeos invadieron África hace quinientos años, la raza se convirtió en un tema muy importante. Esto no era así antes en el planeta. Los africanos eran reyes y reinas ricos en todo el continente.

Escribo esta columna para que vean una foto de Carlota Sofía, reina de Inglaterra, consorte de Jorge III, tatarabuela de Jorge VI. Esto la convertiría en la tatarabuela de Isabel I y la tatarabuela del nuevo rey, Carlos III.

Pueden decir que esto es algo trivial, pero han visto algunos de los problemas que han tenido el Príncipe Harry y su esposa medio negra. Entonces, aunque parezca trivial, esto de la raza y el color puede ser amargamente serio.

Para la imagen de Carlota Sofía, damos gracias al gran trabajo del difunto J. A. Rogers, titulado SEXO Y RAZA.

Nada en esta columna cambiará el planeta. Pero no verán tal revelación en ningún otro lugar de Belize. Ahora pueden usar su computadora para confirmar y completar la investigación. Entonces pueden decirme si miento.

¡Poder al pueblo!

Check out our other content

Check out other tags:

International