74 F
Belize City
Friday, July 3, 2020
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher en Español

From the Publisher en Español

No sabía demasiado sobre los musulmanes, excepto por lo que había leído en LA AUTOBIOGRAFÍA DE MALCOLM X, pero siendo joven y arrogante, fui rápido en acusar a los musulmanes de no ser lo suficientemente violentos como para cambiar las condiciones de opresión en Amerikkka.

Shabazz, paciente entonces como siempre, trató de explicarme el programa del Honorable Elijah Muhammad.

– pág. 5, LA MULTITUD LLAMADA UBAD, por Evan X Hyde, Modern Printers, 1970

No circulo mucho, pero cuando lo hago en la antigua capital, tengo la impresión de que el resultado del referéndum sobre la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en mayo pasado fue un acontecimiento deprimente para la mayoría de los beliceños adultos. Quizás solo estoy juzgando por mi propia decepción al ver la soberanía territorial de nuestro país, que consideramos sellada y sacrosanta el 21 de septiembre de 1981, quedando sujeta al juicio de un panel de juristas internacionales, siendo esta una decisión tomada por la mayoría de adultos beliceños empadronados, en una encuesta libre y justa, pero altamente influenciada por fuentes superfluas y externas.

En los últimos tiempos, de hecho, con la incertidumbre de liderazgo y las disputas en el gobernante Partido Demócrata Unido (United Democratic Party, UDP) durante las últimas tres semanas y media, y luego el aumento en la marcha y la manifestación pública la semana pasada por los sindicatos y el opositor Partido Unido del Pueblo (PUP) en manifestaciones separadas con algunos días de diferencia, siento que hay cierta inestabilidad sociopolítica a mi alrededor.

Ahora, es seguro que nuestra situación económica en Belize es incierta, marginal. Los aplastantes impuestos al combustible que la administración UDP ha podido imponer y extraer de nuestros ciudadanos y el sector privado han sido el foco de mi atención personal durante mucho, mucho tiempo. No soy economista, por lo que puede ser que haya áreas que son más críticas que estos impuestos a los combustibles, pero, en cualquier caso, la economía de Belize no está en auge en los lugares donde residen las personas de la base. Hay sufrimiento aquí.

Recuerdo que cuando Honduras Británica (Belize) alcanzó el estado de autogobierno como colonia británica a principios de 1964, era un adolescente de dieciséis años que estaba a punto de ingresar a la Sexta Forma del Colegio San Juan. El gobernante PUP, y su carismático y controvertido líder, el Honorable George Price, eran muy populares en la base de la pirámide social, aunque hubo una feroz oposición del Partido de la Independencia Nacional (National Independence Party, NIP) dirigida por el Honorable Philip Goldson, un héroe nacional certificado, que se concentró en una postura anti-guatemalteca.

A pesar de la dicotomía política en las calles de la Ciudad de Belize en 1964, realmente creo que, en retrospectiva, como pueblo, los beliceños éramos muy optimistas en ese momento en lo que respecta al futuro. A nuestro alrededor, en la región y en el Tercer Mundo, muchas antiguas colonias estaban logrando la independencia política, y en los Estados Unidos el movimiento negro de derechos civiles, que contaba con el Dr. Martin Luther King, estaba progresando cada vez más.

En 1964 en Belize, no entendí el concepto de supremacía blanca como empecé a comprenderlo mientras asistía a la universidad en los Estados Unidos entre 1965 y 1968. Recuerden, en 1964 Belize era mayoritariamente negro en etnia, y nuestros gobernantes coloniales británicos sabían cómo comportarse de una manera discreta e inadvertidos. Nosotros, los beliceños de color, no experimentamos una sensación amarga diaria de ser oprimidos por los ingleses aquí. La situación en Alabama, Mississippi, Georgia, Florida y los diversos estados confederados (en el sur) de los Estados Unidos fue diferente para los afroamericanos. Eran una clara minoría, y eran brutalmente oprimidos, lo habían sido desde los días de la esclavitud.

En la universidad de New Hampshire básicamente me mantuve fuera de la lucha por los derechos civiles. Pero en el invierno de 1967, hubo un incidente en nuestro campus universitario que me obligó a apoyar al pequeño grupo de estudiantes afroamericanos en nuestro campus de la Ivy League. Estos estudiantes arriesgaron su futuro académico para manifestarse contra el gobernador segregacionista de Alabama, George Corley Wallace, cuando visitó nuestro campus para hablar.

Después de este incidente, comencé a alienarme del mundo supremacista blanco que me rodeaba, y fue durante este tiempo que Guy Mhone, mi amigo africano de Malawi, me prestó su copia de La Autobiografía de Malcolm X, como se le contó a Alex Haley. Entendí muchas cosas después de leer la historia de Malcolm, como se le contó al escritor Alex Haley, el mismo hombre que luego viajó a África Occidental y rastreó las raíces tribales de sus antepasados ??esclavos, y publicó Roots. (Malcolm fue asesinado en febrero de 1965, antes de que se publicara su autobiografía. Se convirtió en un best seller).

Malcolm había sido asesinado unos meses antes de que yo comenzara la escuela en Estados Unidos, en septiembre del ’65. El hecho fue que cuando salió de prisión, donde se había convertido en discípulo del Honorable Elijah Muhammad, en 1952, Malcolm en los siguientes doce años se convirtió en el Ministro más sensacional e internacionalmente reconocido de la Nación del Islam, debido a su absoluta brillantez y elocuencia.

Mi hijo Mose me contó sobre un reciente documental de Netflix que reinvestiga la historia del asesinato de Malcolm. Unos días antes de eso, había leído yo una nota en la edición de The New York Times del domingo 9 de febrero de 2020, titulada “La presión aumenta para reinvestigar el asesinato de Malcolm X en 1965”. Todavía no he visto el documental de Netflix, pero, según tengo entendido, los aspectos más importantes de ese documental son el hecho de que el FBI (Buró Federal de Investigación) de J. Edgar Hoover se había infiltrado en el liderazgo de la Nación del Islam del Honorable Elijah Muhammad, el hecho de que dos de los tres hombres que fueron a prisión por el asesinato de Malcolm eran inocentes, y el hecho de que el hombre que descargó el fatal disparo de escopeta nunca fue arrestado y vivió sus días en Newark, Nueva Jersey, hasta su muerte en 2018.

Estoy tratando de hacer una larga historia corta. Las generaciones más jóvenes de beliceños no parecen saber nada sobre la Nación del Islam, el Honorable Elijah Muhammad y Malcolm X. Conocerán un poco sobre Muhammad Ali, el campeón mundial de peso pesado que visitó Belize cuando era joven en julio de 1965, pero nuestros jóvenes beliceños no entienden el lugar de Belize en esta región, nuestra relación con América negra, y lo que nos depara el futuro.

Estados Unidos eligió un presidente en 2008, Barack Obama, cuyo padre era africano de Kenia (la madre de Barack era estadounidense de raza blanca), y Barack cumplió dos mandatos en el cargo. Sin embargo, Barack ha sido seguido por un presidente, Donald Trump, cuyo apoyo de la base proviene de los mismos estados confederados que mencioné anteriormente: Alabama, Mississippi, Georgia, Florida, etc. Trump representa una respuesta negativa de la supremacía blanca después de los años Obama. Esto es peligroso para los afroamericanos.

Observé y escuché al ministro Louis Farrakhan durante tres horas y media el domingo 23 de febrero. Estaba dando el discurso anual del Día del Salvador de la Nación del Islam en Detroit, Michigan. Fue una increíble actuación física y oratoria de un hombre de unos 80 años.

Si usted es un beliceño que es un estudiante universitario, le será difícil apreciar el sistema de creencias de la Nación del Islam, una organización que fue revivida por el Ministro Farrakhan después de que el hijo/sucesor del Honorable Elijah Muhammad, Warith Dean Muhammad, llevó a la Nación al Islam ortodoxo después de la muerte de Elijah en 1975. Pero hay cosas que los cristianos creen, como el concepto del Dios de la Trinidad, que los musulmanes no aceptan, y consideran descabellado. Como religión, la Nación del Islam puede ser exagerada en algunas de sus enseñanzas, pero como organización, la Nación del Islam es probablemente la organización negra más relevante sobre el terreno en los Estados Unidos de América.

Nosotros los beliceños nunca hemos abrazado realmente nuestra ascendencia africana. Debido a nuestra ignorancia del yo, hemos rechazado a nuestro propio tipo. Durante más de medio siglo, he sostenido que necesitamos conocernos a nosotros mismos. Lo que creía en aquel entonces, todavía lo creo ahora. Tenemos que ser lo que realmente somos. Hasta ese día, cuando nos conozcamos y aceptemos a nosotros mismos y semejantes nuestra situación aquí seguirá siendo desesperada física y psicológicamente. Peor que eso, nuestra situación puede empeorar.

¡Poder al pueblo!

- Advertisment -

Most Popular

Illegal Honduran is COVID-19 case #24

BELIZE CITY, Fri. June 26, 2020-- The Director of Health Services (DHS), Dr. Marvin Manzanero, reported today, Friday, that another positive case of COVID-19...

Human trafficking in Belize remains at Tier Two

BELIZE CITY, Mon. June 29, 2020-- As of June, Belize remains a Tier Two country on the U.S. State Department’s Annual Trafficking in Persons...

Doug Singh and Aaron Humes

Ah, I knew one day I’d get to this interview that led to the fall of a UDP favorite. Of course I know that...

State of Emergency, curfew ends June 30

BELIZE CITY, Mon. June 29, 2020-- Appearing on the government’s webcast Ask the Experts this afternoon, Attorney General Michael Peyrefitte said that as of...