28.3 C
Belize City
Thursday, July 18, 2024

YWCA elects new Board of Directors

by Charles Gladden BELIZE CITY, Wed. July 10,...

BCC and Peak Outsourcing sign MOU

by Charles Gladden BELIZE CITY, Wed. July 10,...

Belize’s National Assembly welcomes new Acting Clerk

by Kristen Ku BELIZE CITY, Tues. July 2,...

From the Publisher en Español

From the Publisher (En Espanol)From the Publisher en Español

Nunca estudié historia estadounidense, así que no fue hasta ayer, queridos, que un académico de televisión desconocido me explicó por cable el hecho de que la guerra de 1812 entre Gran Bretaña y los Estados Unidos fue un intento de los británicos de recolonizar a los estadounidenses, que habían ganado una guerra revolucionaria en 1776 para permitir su independencia de dichos británicos.

Por cierto, Gran Bretaña misma fue una vez una colonia gobernada por los romanos, gente como Julio César que viajó hacia el norte a través de Europa desde Italia y cruzó el Canal de la Mancha. Creo que esto habría sido alrededor de la época de Cristo. Sabemos con seguridad que Judea, el lugar de nacimiento de Cristo, estaba gobernada por los romanos en el momento de su nacimiento hace dos mil años.

Nueve años después de ganar la guerra de 1812, los estadounidenses declararon la Doctrina Monroe, que esencialmente decía que en el futuro no permitirían que ninguna potencia europea se estableciera en el hemisferio occidental, que estaban declarando suyo.

Ahora bien, España, que había sido la superpotencia en el hemisferio occidental después de que Colón, un italiano financiado por España, “descubriera” el Nuevo Mundo en 1492, había estado experimentando todo tipo de problemas a principios del siglo XIX, porque Napoleón Bonaparte de Francia había conquistado a los españoles (y la mayor parte de Europa) y colocado a uno de sus hermanos en el trono español. Entonces, aquí es donde el sacerdote mexicano Hidalgo entra en escena en 1810, porque lideró una lucha para liberar a México del dominio español.

En Centroamérica, todas las repúblicas que hoy conocemos, como la antagónica Guatemala, también iniciaron una lucha para liberarse de España, mientras que en la zona norte de Sudamérica, Simón Bolívar buscaba hacer lo mismo con lo que hoy conocemos como Bolivia, Colombia, Venezuela, Perú, etcétera.

Los centroamericanos y México declararon su independencia de España en 1823, y unos años más tarde los centroamericanos comenzaron a luchar entre ellos; las fuerzas conservadoras estaban dirigidas por Guatemala y Rafael Carrera, y las liberales por Honduras/Salvador y Francisco Morazán.

Gran Bretaña liberó a sus esclavos africanos en Belize en 1838, y Carrera y los guatemaltecos ganaron la guerra en Centroamérica alrededor de 1839, 1840. Guatemala se convirtió en el aliado más importante de Estados Unidos en Centroamérica. Los estadounidenses expulsaron a los británicos de Nicaragua y Honduras (las Islas de la Bahía), pero les permitieron permanecer en Honduras Británica. Estos avances tuvieron lugar a través de los tratados Clayton-Bulwer y Dallas-Clarendon entre 1850 y 1856, y luego, en 1859, los estadounidenses negociaron un tratado fronterizo entre la Guatemala de Carrera y los británicos en Belize.

A finales de la década de 1930, los guatemaltecos, bajo el presidente Jorge Ubico, rechazaron el tratado que sus predecesores habían firmado con los británicos, que estaban a punto de entrar en guerra con la Alemania nazi de Adolf Hitler en 1939.

Los estadounidenses no se convirtieron en aliados de Gran Bretaña en esa “Segunda Guerra Mundial” hasta diciembre de 1941, cuando los japoneses, aliados alemanes, atacaron la base naval estadounidense en Pearl Harbor.

Después de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), cuando nació mi generación, Guatemala comenzó a volverse más agresiva, de vez en cuando, con su reclamo sobre Honduras Británica (Belize). Los estadounidenses guardaron bastante silencio en lo que respecta a los intercambios entre los guatemaltecos y británicos, hasta 1962, cuando organizaron una conferencia en Puerto Rico para que los británicos y guatemaltecos discutieran el tema de Belize.

En 1966, los estadounidenses designaron a un abogado, Bethuel Webster, para mediar en la disputa. Publicó oficialmente sus “Diecisiete propuestas” en 1968, en un momento en que se suponía que Belize, al que los británicos concedieron el autogobierno en 1964, avanzaría rápidamente hacia la independencia política. Los guatemaltecos estaban atrapados en una sangrienta guerra civil en 1968. Los beliceños rechazaron inmediata y violentamente las Diecisiete Propuestas.

Hoy, Guatemala y Belize están a punto de iniciar un arbitraje para resolver el reclamo/diferencia fronteriza a través de la Corte Internacional de Justicia (CIJ). La disputa se ha complicado desde 1991 por la creencia de que existen enormes cantidades de minerales valiosos, incluido el petróleo, en el mar donde se encuentran las aguas de Guatemala y Belize. Esto no incluye los depósitos de minerales y petróleo en la masa terrestre de Toledo, el distrito más sureño de Belize, que pueden haber sido descubiertos décadas antes de la Ley de Áreas Marítimas de 1991.

Como niños y jóvenes creciendo en Belize en las décadas de 1950 y 1960, no sabíamos nada sobre estos minerales y este petróleo. Nuestra mentalidad, entonces, era básicamente similar a la de otras posesiones británicas en el Caribe. Nadie los reclamó ni amenazó con invadirlos. En Belize, los británicos nos estaban protegiendo hasta los años 1970. Pero nosotros, los beliceños, queríamos independencia política, porque habíamos sido en gran medida explotados y abusados ??por los británicos.

Ahora nos enfrentamos a la CIJ. Ésta fue una propuesta impulsada por naciones que se referían a sí mismas como “amigas de Belize”. Sin embargo, no puedo evitar la sensación de que aquellos de nosotros, los beliceños que hemos abandonado nuestro país para ir a Estados Unidos, podemos estar en una mejor situación que el resto de nosotros, aquellos de nosotros que no tenemos idea de lo que la CIJ tiene bajo la manga. Belize no está en un buen lugar. Hay demasiadas incertidumbres a nuestro alrededor.

Check out our other content

Check out other tags:

International