28.9 C
Belize City
Friday, March 1, 2024

“Flavors of Abstract Art” exhibition unveiled in Belmopan

Photo: Tom Sharp, abstract artist by Kristen Ku BELMOPAN,...

Belize: “Israel should withdraw entirely from Palestinian Territory”

Photo: H.E. Assad Shoman Nations from across the...

KREM Television to become X TV

by Katie Numi Usher BELIZE CITY, Thurs. Feb....

From the Publisher en Español

From the Publisher (En Espanol)From the Publisher en Español

En la columna del viernes pasado, que pensé que era el último esfuerzo de mi parte para provocar que leyeran sobre la Guerra de Castas, mencioné lo duro que había trabajado en el capítulo inicial de Nelson Reed, para condensar y parafrasear y cosas así. Su primer capítulo trata sobre el mundo ladino en Yucatán en el momento de la explosión de la Guerra de Castas de 1847.

El domingo, sin embargo, estaba jugueteando un poco con el segundo capítulo del Sr. Reed, sobre el mundo Mazehual en 1847. Es un capítulo más corto y menciona un incidente en Quisteil en 1761. Hay razones por las que a los beliceños no nos enseñaron sobre la Guerra de Castas en la escuela, y Quisteil es uno de ellos, creo.

Lo que sigue en cursiva es una cita directa del segundo capítulo del libro de Nelson Reed:

Para una gran mayoría de los Mazehual, ligados por familia o costumbres a la tierra, el hombre blanco se convirtió en una presencia más regular en los años posteriores a la independencia. Tenía el poder de interrogar al Mazehual a voluntad o hacerlo arrodillarse para besarle la mano; podía exigir que lo transportaran por kilómetros en la colche o insistir en que su equipaje fuera transportado como mochila. Además, los Mazehual vieron su maíz sagrado pisoteado y destrozado por ganado sin cercos, y les robaron sus mismas tierras. Y no tenían ningún recurso cuando sus mujeres eran explotadas sexualmente.

El subproducto de esta explotación, el niño mestizo, tuvo que pagar un precio particular. Al heredar hasta cierto punto el mundo de su padre, el niño podría ser despreciado en ese mundo debido a los genes de la madre. Un hombre así era Bonifacio Novelo, de ojos azules y “más claro que la generalidad de los nativos”. Al crecer pobre en el barrio de San Juan de Valladolid, no tuvo más remedio que ponerse del lado de los mayas. Escribió en lengua maya, no sólo a los líderes nativos, sino también en la única carta conocida que dirigió a un oficial blanco. Había más como él: Felipe Ayala, Pedro Encalada, José María Barrera y otros. ¿Debían ser considerados blancos o indios? Las circunstancias decidirían.

El Mazehual no siempre había sido dócil ante tal trato. Había luchado contra el invasor original y luego en una serie de revueltas sangrientas hasta que se vio incapaz de hacer más. El levantamiento más reciente se produjo en 1761 en Quisteil. Un comerciante fue asesinado durante una fiesta y el sacerdote local había huido a Sotuta con el grito de rebelión. El grupo de veinte hombres enviado para arrestar a los asesinos cayó en una emboscada y perdió a la mitad de ellos, incluido su comandante, y lo que probablemente comenzó como un motín de borrachos se convirtió en algo más. Comprometido por este acto, Jacinto, el batab de Quisteil, fortificó su aldea y reunió mil quinientos hombres de su propia aldea y de las vecinas. Luego cambió su nombre a Can Ek, en honor al gobernante pagano de la nación itzá en el Petén que había sido conquistado sólo sesenta y cuatro años antes. Los itzá, que vivían aislados en las selvas de Guatemala, habían evitado la dominación española durante casi dos siglos y durante ese tiempo habían proporcionado refugio a los fugitivos de Yucatán. Los libros de CHILAM BALAM habían profetizado que un rey de los itzá regresaría un día y arrojaría a los extranjeros al mar.

Al nombre de Can Ek, Jacinto añadió el título de rey; fue coronado en Quisteil, usando insignias de los santos de la iglesia de allí, y se ofreció a sí mismo como cumplimiento de la profecía. Su reinado fue corto. Dos mil dzulob bien armados convergieron en Quisteil en una semana, tomaron el lugar por asalto y masacraron a quinientos Mazehual. Can Ek escapó ese día pero fue capturado poco después y fue marchado hasta Mérida con los demás prisioneros. La venganza fue brutal. Fue arrastrado y descuartizado frente a la catedral, sus fragmentos ensangrentados quemados y las cenizas esparcidas al viento. Otros ocho fueron garroteados, doscientos recibieron doscientos azotes y les cortaron una oreja para señalarlos como rebeldes (si sobrevivían a los azotes). Éste fue el fin de Jacinto Can Ek y su reino, pero no el fin de la memoria; la historia pasó a la tercera generación y fue bien recordada en 1847.

Check out our other content

Bladen 12 trial continues

Man charged for Corozalito murder

Jamie Usher and BHS lawyer-up!

Belize off the EU’s blacklist!

Check out other tags:

International