74 F
Belize City
Wednesday, June 3, 2020
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher En Español

From the Publisher En Español

Digamos que usted es un individuo, familia o grupo empresarial beliceño extremadamente rico, y luego esta catástrofe del coronavirus golpea, boom, el fondo cae completamente del generador de dinero en el sector turístico, y la economía de Belize entra en modo de pánico.

Casi la mitad de la población de Belize ya estaba en la categoría de sufridores en pobreza, y ahora montones de trabajadores remunerados van a la guillotina, por así decirlo.

Para llegar a ser extremadamente rico, en primera instancia, habría tenido que cultivar una mentalidad de cierto tipo, es decir, habría tenido que ser un capitalista serio y colocar su cuenta bancaria y activos comerciales por encima de todas las demás consideraciones, consideraciones como el bienestar de los otros seres humanos en su comunidad/sociedad.

Hagamos una historia larga corta o más corta. Los extremadamente ricos en Belize, comenzando a fines de marzo de este año, habrían comenzado a descubrir cómo proteger su riqueza a futuro del aumento de las hordas de personas desesperadamente hambrientas. Con ese fin, los ricos habrían mirado a los líderes políticos que tienen en su nómina, y estos líderes políticos, a su vez, mirarían a las llamadas fuerzas de seguridad.

Presumiblemente, Jesús el Cristo habría comenzado a compartir la comida, pero a pesar de que los capitalistas siempre están invocando su nombre, sociedades como Belize, en lo que respecta a sus finanzas, economía y negocios, no se tratan de Jesús el Cristo y sus cinco panes y dos peces. El sistema capitalista beliceño, como todos los demás clásicos, es perro come perro. Hablando en serio.

Cuando comenzó la crisis de Covid-19, comencé a pensar en muchos beliceños que conozco que han estado viviendo de comida en comida, cuando esas comidas están ahí, durante el tiempo que los he conocido. ¿Cómo sobreviven esos beliceños cuando se ven obligados a permanecer dentro de las paredes de lo que sea que consideran como su casa, y no hay nada creciendo dentro de esas casas que pueda describirse como alimento?

Hablé con una de mis fuentes clave durante los últimos dos días, y su explicación fue que la gente en la Zona Sur, por ejemplo, ha estado sobreviviendo de las remesas de los beliceños en los Estados Unidos, que tienen sus propios problemas, créanme. La explicación sonó razonable, y una razón por la que sonó razonable fue porque no tengo otra explicación sobre cómo las personas han estado sobreviviendo, porque realmente no puedo creer que el programa de “despensa” de bienestar del gobierno pudiera haber sido lo suficientemente completo como para alimentar a todos los necesitados.

De vuelta a la diáspora. Hace cincuenta años, en Belize teníamos una buena idea de cómo era la diáspora beliceña. Tenía su sede en la ciudad de Nueva York, dirigida por el finado Compton Fairweather, y las luminarias de la diáspora eran de familias beliceñas de clase media y eran hostiles al gobernante Partido Unido del Pueblo (PUP), que era dirigido por el Muy Honorable George C. Price.

La cuestión es que, hace cincuenta años, había una nación beliceña, o al menos una nación beliceña a la vista, específicamente en lo que respecta a los constructores de nación descendientes mayoritarios de la población esclava africana liberada en 1838 por los británicos. Lo que tenemos hoy, donde se encuentran las 8,867 millas cuadradas de Belize en el hemisferio occidental, es una conciencia diferente con respecto a los descendientes de la población esclava de Belize: la mayoría ha emigrado a los Estados Unidos, ya sea legal o ilegalmente; el hombre del saco, el original PUP ha sido destituido de su cargo en tres ocasiones diferentes; y un grupo muy poderoso de migrantes comerciales e industriales: menonitas, chinos, indios e incluso algunos estadounidenses, han conducido pilotes permanentes en el suelo de La Joya.

Ahora, con respecto a la diáspora actual, no hablo como ningún tipo de autoridad. Les he dicho en ocasiones anteriores que considero al Dr. Jerome Straughan, con sede en Los Ángeles, el principal experto en migración beliceña a los Estados Unidos. En 2020, lo que sí creo es que Los Ángeles ha reemplazado a Nueva York como el centro de la cultura, el activismo y la conciencia beliceña; un par de generaciones de beliceños mayores se han mudado de Nueva York a Florida para escapar del frío; y no hay conciencia política monolítica en la diáspora, como lo representó el Comité de Libertad de Honduras Británica en los años sesenta y setenta.

Nuevamente, creo que es importante asegurar que nuestros lectores entiendan que la diáspora no es tan criolla o negra como se percibía en los días del Comité de Libertad. La diáspora beliceña es fuertemente mestiza, decididamente multicultural. Y ni siquiera hemos mencionado la realidad garífuna todavía.

Deben estar sucediendo muchas cosas en el mundo de Facebook y las redes sociales en lo que respecta a Belize, lo cual es relevante y emocionante. Allá afuera, en algún lugar, hay mucha información y conocimiento que no conozco. Si mi fuente es correcta, que la diáspora ha salvado a los beliceños, al menos temporalmente, en los últimos dos meses, entonces hay muchas de nuestras familias que se comunican con entusiasmo e intensidad en el ciberespacio entre Belize y Estados Unidos.

La cuestión es que no hay garantía de que la diáspora pueda salvar a Belize indefinidamente. En algún momento, estos tiempos difíciles de coronavirus pueden ejercer tanta presión sobre nuestras fuerzas de seguridad que los beliceños muy ricos que comenzamos discutiendo en este ensayo, podrían ser bien aconsejados a que les aumenten sus salarios.

¡Poder al pueblo!

- Advertisment -

Most Popular

Belize in the eye of the storm; let’s stay there

BELIZE CITY, Mon. June 1, 2020-- With the latest easing of restrictions in the State of Emergency, athletes and sports fans may be getting...

Nimrod Tillett charged for brutal murder of Yo Creek caretaker

ORANGE WALK TOWN, Fri. May 29, 2020-- An  investigation into the brutal death of Abner Novelo, 30, a farm caretaker of Yo Creek, Orange...

Tacos, gyms and boledo are back!

BELIZE CITY, Sat. May 30, 2020-- The national lockdown resulting from the COVID-19 pandemic that brought Belize’s economy to a standstill has been eased...

Police killing of unarmed black man ignites fiery protests in US cities

BELIZE CITY, Mon. June 1, 2020-- The death of an unarmed African-American man at the hands of a white police officer has triggered a...