74 F
Belize City
Wednesday, November 25, 2020
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher en Español

From the Publisher en Español

“Pero la primera persona con la que me encuentro es su madre, y racista está escrito en todo su rostro.
“Después de 20 meses en los Estados Unidos, hombre, no me toma tiempo entenderlo. Y en cierto modo me sentía apenado por esa mujer. Podías ver que ella me tenía un poco de miedo. Pero ella también me odiaba. No exteriormente. Pero pude verla pensando: ‘Él es uno de ESOS. Esos de poder negro sobre los que hemos estado leyendo y que vemos en la televisión. ¿Por qué no se mantienen lejos de nosotros? ¿Qué está haciendo Steve con él?

Nunca diría que es una mala mujer. En Lacrosse probablemente era una buena mujer. Pero el racismo en Estados Unidos es omnipresente e institucional. Es un modo de vida. Desde que nacen, a los blancos se les enseña sobre nosotros. Y todo es malo”.
 
• Pág. 47, North Amerikkkan Blues, por Evan X Hyde, Benex Press, 1971.

Mientras estudiaba en el Colegio Dartmouth en New Hampshire entre 1965 y 1968, visité la pequeña ciudad de Lacrosse, Wisconsin, para unas vacaciones de primavera. Fue un viaje de 1500 millas en automóvil desde New Hampshire a Wisconsin durante las vacaciones de primavera de 1967. El clima invernal era malo, peligroso. Negociamos un viaje desde Dartmouth hasta Chicago, si mal no recuerdo, no estoy seguro. Desde allí, o tal vez en algún lugar de Michigan, hicimos autoestop el resto del camino.

Viajaba con mi entonces mejor amigo, un hombre blanco grande que jugaba fútbol americano llamado Steve Cline, y pasamos por Chicago y Detroit en el camino de regreso, donde visité al finado Dr. Neil Garbutt, que estudiaba en Wayne State en Detroit en ese momento.

En Lacrosse, la ciudad natal de Cline, que tiene una universidad católica llamada Viterbo, donde muchos estudiantes beliceños han estudiado desde la década de 1960, me quedé en su casa y escribí sobre la experiencia en 1971 en Blues.

Cuando escribí Blues en 1971, era muy hostil para con los estadounidenses blancos y con el mundo blanco en general. Tenía 23, 24 años y había sido juzgado en la Corte Suprema de Belize dos veces (por diferentes cargos) entre julio de 1970 y enero de 1971. Mi matrimonio se había derrumbado y había perdido el contacto con dos de mis hijos. Se podría decir que era un resentido.

Fui rudo con Cline, y escribí cosas en Blues que alienaron, y supongo que realmente enfurecieron, a los tipos blancos con quienes había sido “hermanos” en la fraternidad Zeta Psi. (Recuerdo a los tipos de Zete como Jim Smith, Weems Westfeldt, George Moore, Roger Morin y Richard Glogau como buenos amigos). Pero recuerdo haber telefoneado a Ellis Regenbogen a la ciudad de Nueva York a principios de 1979, y él fue realmente muy hostil hacia mí.

Bueno, hace unos 8 o 10 años, mi “hermano menor” de Zete, Chris Yule, visitó San Pedro, Cayo Ambergris de vacaciones y me llamó. Se suponía que debía visitar la ciudad de Belize desde la isla, pero mi impresión fue que Cline le había contado cosas malas sobre mí. Que así sea.

De todos modos, el propósito principal de esta columna es darles a los beliceños una idea de Wisconsin, un estado relativamente pequeño del Medio Oeste donde un policía blanco le disparó a un hombre negro llamado Jacob Blake en la espalda siete veces frente a sus tres hijos hace unos días. El caso, comprensiblemente, causó indignación entre los afroamericanos y resultó en una huelga de los jugadores de la NBA el miércoles por la noche en medio de los playoffs actuales de la NBA.

Wisconsin es un “pequeño estado del medio oeste” en comparación con los estados gigantes del suroeste como Texas y California. La gran mayoría de los habitantes de Wisconsin son descendientes de inmigrantes alemanes y escandinavos. Tienen muy poco contacto con los afroamericanos y prefieren mantenerlo así. Son básicamente ignorantes sobre nosotros. El finado Ronald Zinkle, C. de. J., el primer decano de la expandida preparatoria del Colegio San Juan en 1964, era de Eau Claire, Wisconsin, y tuvo problemas para relacionarse con nosotros, los estudiantes negros beliceños durante mi tiempo en la preparatoria entre 1964 y 1965.

Se habla en los medios estadounidenses de que los vigilantes blancos, incluido un adolescente armado, son responsables de la muerte de dos estadounidenses negros posterior a las protestas de Jacob Blake en Kenosha, que está a solo cuarenta millas de la capital del estado de Wisconsin, Milwaukee, donde el equipo de la NBA, los Milwaukee Bucks participa en los actuales playoffs de la NBA. Mi sensación es que los jugadores de los Bucks iniciaron la huelga.

Yo, me puedo imaginar cómo los ex Zetes como John Kronenberg, un hermano mayor de Wisconsin, y Steve Cline, van a reaccionar ante la huelga de los Bucks y otros jugadores de la NBA, que en su mayoría son negros. Van a decir que los jugadores son ingratos, porque la NBA les dio la oportunidad de ganar mucho dinero, dinero que no hubieran podido ganar en ningún otro lugar de la economía estadounidense.

Los blancos como Kronenberg y Cline de Wisconsin no tienen ni idea de lo que es ser negro en la ex república esclavista de los Estados Unidos. Viven en un capullo alemán/escandinavo en Wisconsin, y ahora los recientes tiroteos acaban de poner el problema en Wisconsin en el centro del escenario de un Estados Unidos que ya se encuentra bajo un severo estrés por la pandemia de COVID-19 y la batalla presidencial entre Donald Trump y Joe Biden.

Creo que mi punto más importante en esta columna es que hay ciudades, condados y estados en los Estados Unidos que son completamente diferentes de lugares como Nueva York y Los Ángeles, donde se crean la mayoría de los programas de televisión que ven los beliceños. Este es otro lado de Estados Unidos, como en Kenosha, Wisconsin, donde existe el potencial de la guerra racial que a veces parece estar incitando Donald Trump.

En Belize, hemos estado afirmando durante generaciones que no tenemos ningún tipo de problema racial aquí. Bueno, hubo la insurrección de ex militares de 1919 y luego, en 1972, el levantamiento de UBAD. Hoy, en 2020, el 90 por ciento de los reclusos de la prisión central de Belize son negros. Y Belize se ha convertido en un estado-nación donde los extranjeros caucásicos con mucho dinero pueden hacer que los nativos desesperados hagamos casi cualquier cosa que quieran que hagamos, sin importar cuán degradante sea.

De modo que ahora, a veces me parece que fue bajo la presión de los inversionistas estadounidenses blancos (por no mencionar a nuestros oligarcas locales y arrogantes) a fines de junio que el gobierno de Belize “abrió” a Belize, que había estado haciendo un excelente trabajo de controlar la pandemia de coronavirus, y el resultado de esa apertura ha sido una especie de caos de virus en La Joya. Sólo digo.

- Advertisment -

Most Popular

Home invasion in Burrell Boom; 6 suspects caught

BURRELL BOOM, Sun. Nov. 22, 2020-- On Friday, November 20, at around 7:00 p.m., the Burrell Boom home of Garry Samuels, 53, was invaded...

High-powered rifles stolen from San Jose Succotz Police Sub-station

SAN JOSE SUCCOTZ, Sun. Nov. 22, 2020-- Police are investigating a burglary at the San Jose Succotz Police Sub-Station that occurred sometime between 1:00...

Belize murder rate to decrease amid COVID-19 pandemic

BELIZE CITY, Mon. Nov. 23, 2020-- For the first time in seven years, Belize is projected to record a decrease in the yearly number...

GOB vehicles sold for $200!

BELIZE CITY, Mon. Nov. 23, 2020-- It is not uncommon for administrative mischief to occur within government departments in the final months leading up...