74 F
Belize City
Friday, October 30, 2020
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher en Español

From the Publisher en Español

Hoy escribo esta columna por diferentes motivos, pero el principal es para dar mis respetos a la vida y obra musical del compositor/cantante/intérprete “Mister Program” (bautizado “Gilbert Alamilla”), quien fue asesinado la semana pasada en un acto que suena a lo que los periodistas locales a menudo describen como “violencia sin sentido”.

Nunca conocí a Mister Program, que tenía la mitad de mi edad cuando lo mataron, pero pensé que alguna de su música era fantástica y lo vi como un talento serio y preciado.

Por cierto, quiero mencionar rápidamente que nosotros los beliceños estamos muy contentos de ver a Gerald “Lord” Rhaburn componiendo e interpretando música todavía. Gerald tiene más de ochenta años y es simplemente legendario. Lord Rhaburn será recordado mucho después de que estos políticos corruptos del PUDP sean olvidados.

No existe una comunidad artística como tal en la ciudad de Belize, el centro poblacional de nuestra nación, y una de las razones de esto, supongo, es nuestra pobreza de la base.

Antes de COVID-19, siempre había existido una comunidad artística identificable e influyente en la ciudad de Nueva York, que es el centro financiero de la superpotencia estadounidense. La ciudad de Nueva York puede haber sido la ciudad más rica del mundo antes del virus, por lo que siempre hubo un excedente de riqueza disponible para apoyar a todos los músicos, bailarines, pintores, escultores, actores, escritores y otros artistas que entretienen a Wall Street y a toda la gente rica de la Gran Manzana.

Dangriga se ha descrito desde hace algunas décadas como la “capital cultural” de Belize, y Dangriga es una historia notable. El municipio es bastante pobre en lo que respecta al dinero, pero es increíblemente rico en lo que respecta a la música, la danza, la pintura y otras expresiones culturales.

La vida es a menudo un proceso misterioso y confuso. Los artistas son personas que son una minoría en todas las culturas y civilizaciones, y que son incomprendidos y, a menudo, considerados extraños o raros, especialmente en comunidades y sociedades pobres donde los ciudadanos tienen que estar completamente enfocados en ganarse la vida para poder mantenerse a sí mismos y a sus hijos alojados y nutridos.

En sociedades occidentales como la nuestra, nos referimos a una cultura de “nueve a cinco”, en la que los ciudadanos trabajan los cinco días de la semana desde las ocho o nueve de la mañana hasta las cinco o seis de la tarde, descansan los sábados y alaban religiosamente los domingos. Esto a veces se conoce como el estilo de vida “burgués”. No es un estilo de vida que fomente la creatividad.

Es por eso que he elogiado mucho al Dr. Colville Young, quien produjo importantes obras artísticas en música y escritura mientras enseñaba fielmente en los niveles de secundaria y universidad en Belize. Personalmente, no sé cómo lo hizo.

Cuando volví a casa de una universidad estadounidense a fines de junio de 1968, tenía 21 años y el movimiento del poder negro y las protestas contra la Guerra de Vietnam en los Estados Unidos me habían radicalizado. No tenía ninguna intención de aceptar un trabajo regular. Me tomaba en serio lo de mi escritura, de la misma manera que Mister Program tomaba en serio su música.

Un artista que pone su arte por encima de todas las demás consideraciones suele describirse como “bohemio”, en vez de “burgués”. ¡Qué extraña puede ser la vida! Hay algunos artistas que murieron como indigentes hace siglos cuyas pinturas se venden hoy por cientos de millones de dólares.

Sí, me había radicalizado en Estados Unidos, pero deberían saber que Estados Unidos y el mundo entero se habían radicalizado en 1968, principalmente por la guerra de Vietnam, supongo. Pero, no me había vuelto tan bohemia como tal vez pensaba, porque cuando mi pareja quedó embarazada mi restante conciencia burguesa entró en acción y decidí que tenía que conseguir un trabajo.

Había una vacante en el Colegio Técnico de Belize para algún tipo de profesor en ese momento. El puesto requería una maestría, mientras que yo solo tenía una licenciatura, pero apliqué de todos modos. Realmente no había nada más sucediendo. En retrospectiva, me alegro de haberlo hecho, porque tuve la oportunidad de conocer la estructura de poder educativa de Belize, cara a cara. Había unas quince o diecisiete personas en la sala donde me entrevistaron. Creo que Darrell Diaz del Departamento de Educación estuvo allí, probablemente la Srta. Kingston y la Srta. Williams del personal del Colegio de Magisterio. El Padre Leo Weber estuvo allí, en representación del Colegio de San Juan, y el diácono (aún no obispo) Eldon A. Sylvestre representó al sistema escolar anglicano. Había monjas que representaban a la Academia de Santa Catalina y monjas que representaban a la escuela secundaria Pallotti. Eso es lo que creo recordar. Esto fue hace mucho tiempo. (Creo que Madame Gwendolyn Lizarraga era la Ministra de Educación, pero no recuerdo haberla visto en la habitación. Como dije, fue hace mucho tiempo).

Eran los días (1968) cuando todavía éramos una colonia británica autónoma. No sé cómo funcionan las cosas bajo la independencia política en la educación de Belize, pero el punto que quiero señalar es que en 1968 había un grupo identificable de personas, que representaban principalmente a las iglesias cristianas, que decidían qué deberían leer los niños beliceños de lo que no debían leer. No estaba calificado para el trabajo para el que había solicitado, y era un radical, por lo que no había forma de que pudiera conseguir un trabajo así en el Colegio de Magisterio (que se fusionó en la Universidad de Belize en 2000).

Supongo que algunos de los grandes políticos se reunieron después de ese episodio y me ofrecieron un trabajo como profesor de letras en el Colegio Técnico de Belize, dado que el profesor titular de letras en el Colegio Técnico, Joey Belisle, se iba a estudiar al extranjero.
Entré en el concurso de poesía del Día Nacional de septiembre en 1968, y no gané (ni el primer, ni el segundo ni el tercer lugar). Creo que en ese momento sospeché que la vida en Belize no iba a ser un camino de rosas para mí con este negocio de la escritura.

Tengo que resumir una larga historia. Después de perder mi trabajo en el Colegio Técnico controlado por el gobierno en mayo/junio de 1969, no trabajé en “el sistema” durante dos años hasta que el Colegio Wesley me contrató para el año escolar 1971/72. Pero al final de ese año escolar, estaba seguro de que enseñar en la escuela secundaria no era mi vocación. Regresé a las calles y comencé a escribir en serio. Diría que me caí de bruces. El nuevo Partido Demócrata Unido (United Democratic Party, UDP) y yo caímos en desacuerdo. También diría que el gobernante Partido Unido del Pueblo (PUP) me “rescató” entre 1975 y 1977, que es más o menos como terminé, en 1981, publicando el principal periódico de Belize.

Ni yo ni mi hermano menor, Colin, que ha producido un mayor volumen de escritura creativa que yo, nunca hemos sido incluidos en las listas de lectura de ninguna de las escuelas de nuestro país natal. Si no fuera por ustedes, los compradores de nuestro periódico, probablemente ya estaría muerto.

Hubo un famoso escritor ruso llamado Aleksandr Solzhenitsyn (ganó el Premio Nobel de Literatura en 1970) que fue golpeado, torturado y encarcelado en el “Archipiélago Gulag” durante la era comunista estalinista. Solzhenitsyn dijo una vez, sin duda refiriéndose a sí mismo: “Un gran escritor es como un segundo gobierno”.

Los escritores crean problemas a políticos y gobernantes, porque los escritores quieren comentar abiertamente sobre políticas, programas y cosas por el estilo de las que son responsables los gobernantes, electos o no electos. A veces, los músicos sufren las mismas brutalidades que sufren los escritores en sociedades totalitarias. Asi es el mundo.

 La realidad del mundo artístico es que los artistas no pueden evitarlo. Están persiguiendo una verdad que solo ellos entienden. Son los banqueros quienes gobiernan el mundo, eso es cierto, pero esta cosa llamada “genes” es un asunto en sí mismo. Hubo un caso clásico de la naturaleza incontrolable de los genes en El Padrino Parte III.

Los capos de la mafia como Michael Corleone están tan dedicados a la acumulación de dinero, por cualquier medio necesario (en el caso de los capos) como los banqueros. Pero en la película de Ford Coppola, el único hijo de Michael Corleone decide que quiere convertirse en cantante de ópera. Bueno, su padre tiene suficiente dinero para mantenerlo, pero ¿qué pasa con todos los demás aspirantes a cantantes e intérpretes que no tienen un padre capo de la mafia que los saque de apuros si y cuando?

Ahora se habla de que Mister Program fue asesinado debido a una deuda de $ 70. Un talento especial beliceño perdió la vida en su mejor momento creativo. Descansa en paz, hermano joven.

- Advertisment -

Most Popular

…And then there were 5

BELIZE CITY, Mon. Oct. 26, 2020-- Of the 28 prisoners who escaped from the Belize Central Prison on October 12, five escapees remain on...

NOC recommends curfew for general elections night

BELMOPAN, Mon. Oct. 26, 2020-- Late this evening, the National Oversight Committee (NOC), in a press release, said that it had met this morning and...

6-year-old dies from COVID-19

BELIZE CITY, Mon. Oct. 26, 2020-- Over the weekend, the Office of the Director of Health Services announced the first pediatric death associated with...

Over 100 persons charged for attending restricted events over weekend  

BELIZE CITY, Mon. Oct. 26, 2020-- Police are reporting that over 100 persons were arrested and charged over this past weekend for attending restricted...