74 F
Belize City
Wednesday, February 24, 2021
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher en Español

From the Publisher en Español

Cuando comenzó la “charla negra” en la Ciudad de Belize a fines de 1968, continuando a principios de 1969, los apologistas de la supremacía blanca en Belize pronto respondieron con la acusación de que nosotros, los habladores negros, estábamos importando un problema de los Estados Unidos, que en Belize había absolutamente no había tal problema de raza.

Creo que fue en 1863, en medio de la Guerra Civil de los Estados Unidos, que duró de 1861 a 1865, cuando el presidente estadounidense Abraham Lincoln liberó (la palabra era “emancipación”) a los esclavos afrodescendientes de Estados Unidos.

Los británicos habían liberado a los esclavos afrodescendientes de Honduras Británica en 1838. Los afrodescendientes eran la abrumadora mayoría de la población en el asentamiento de Belize, pero la libertad en 1838 no era tan significativa, porque la mayoría de los ex esclavos tenían que buscar empleo  con los mismos colonos/contratistas de caoba que los habían “poseído”, y los términos de ese empleo fueron dictados por los colonos/contratistas de caoba.  (No todos los propietarios de esclavos de Honduras Británica eran blancos: algunos eran “de color”).

Inmediatamente después de la Guerra Civil estadounidense, los afroamericanos disfrutaron de un mínimo de poder político en los estados del sur o confederados que habían luchado contra los estados abolicionistas del norte para preservar la esclavitud.  Pero esa situación del poder político afroamericano cambió rápidamente, ya que los blancos del Norte victorioso y el Sur derrotado comenzaron a hacer tratos que privaron de sus derechos a los afroamericanos del Sur, los esclavos que habían sido liberados en 1863.

No soy un experto en la historia de la posguerra civil en Estados Unidos.  Pero tengo que considerar y discutir la situación en el sur de Estados Unidos porque parece que la emancipación de las personas de ascendencia africana en Estados Unidos significó que los beliceños de ascendencia africana comenzaron a llegar al sur de Estados Unidos, principalmente a través del puerto de Nueva Orleans en Luisiana.  Unos pocos beliceños de piel clara descubrieron que podían “pasar por blancos”, lo que les abrió oportunidades económicas y de empleo en Nueva Orleans y sus alrededores.

Una vez más, no soy ningún experto en el movimiento de beliceños afrodescendientes hacia Estados Unidos después de la Guerra Civil.  El experto en eso es el Dr. Jerome Straughan, que vive en Los Ángeles, y cuya investigación de tesis doctoral nunca ha tenido el tipo de exposición en Belize que se merece.

Dentro del asentamiento de Belize, que se convirtió en colonia británica en 1862, los beliceños de piel más clara que tenían alguna ascendencia africana siempre lo habían pasado mejor.  La filosofía de “elevar su color” había estado incrustada en la psicología del asentamiento desde los días de la esclavitud, porque en el asentamiento los hombres blancos que engendraban hijos con esclavas africanas aquí en muchos casos habían mimado a su descendencia “mulata”.  No había mujeres blancas en el asentamiento de Belize disponibles para que los hombres blancos pudieran aparearse.  Lo mismo sucedió en la Costa Mosquitia en Nicaragua, de donde una cantidad de colonos se vieron obligados a mudarse en la década de 1780 y venir a Belize.  Entre los colonos que se mudaron de la “Costa” a la “Bahía” estaban mi tatara tatarabuela por parte de mi padre, Adney Broaster, que era hija de un colono blanco en la costa, John Broaster, y una esclava africana propiedad de John  Broaster – Eve Broaster.  A su fallecimiento en Nicaragua, John Broaster había cedido la propiedad de Eve Broaster a su hija, Adney.

Hasta donde yo sé, no había mulatos que hicieran el viaje de aproximadamente diez semanas desde África Occidental a las Américas encadenados en el fondo de barcos negreros.  Aquellos que sobrevivieron a ese horrible viaje, orinándose, defecando y vomitando unos sobre otros durante el viaje a través del Océano Atlántico, eran todos de “pura” ascendencia africana.  Los europeos habían venido a buscarlos para trabajar en sus plantaciones, minas y bosques del “Nuevo Mundo” porque la tasa de bajas entre sus trabajadores esclavos indígenas era demasiado alta, y un sacerdote llamado Bartolomé de Las Casas, en primera instancia,  había levantado una alarma entre los católicos españoles y portugueses.  Esta es una larga historia y no es a donde voy.

Adonde voy es aquí y ahora, ya que los beliceños han luchado y siguen luchando para sobrevivir a la terrible angustia económica de la pandemia de COVID-19 desde marzo del año pasado.  Realmente no sé cómo está sobreviviendo nuestra gente, porque sé que nuestra gente ya estaba sufriendo antes de que el virus incluso asomara su horrible cabeza.

Cuando comencé a volverme “consciente de la negritud” en los Estados Unidos en 1966, 1967, solía pensar en el viaje del Océano Atlántico desde África a América encadenado en el fondo del barco negrero, y me preguntaba si yo personalmente habría sobrevivido ese  viaje.  Sí, tuve antepasados africanos que sobrevivieron al viaje, pero ¿mis antepasados europeos pudieron haber sobrevivido al horror?  Esta es una pregunta que creo que los llamados mulatos de Belize deberían hacerse.

Hay algunos mulatos aquí en Belize que disfrutan de grandes privilegios y riquezas, y se debe principalmente a que el sistema en el asentamiento de Belize ha favorecido a los de piel más clara durante siglos.  Hay mucha gente aquí que no quiere hablar sobre el tema de “color”, pero desde que yo personalmente me volví negro consciente, me he mantenido así.

La pandemia de coronavirus ha puesto de manifiesto el hecho de que hay muchas personas de ascendencia indígena que viven vidas extremadamente difíciles a lo largo de nuestras áreas fronterizas.  Está claro que estos beliceños han estado sufriendo mucho desde marzo del año pasado y han sufrido muchas bajas por el virus.

Este es un momento muy, muy serio en Belize.  Las masas de nuestro pueblo beliceño están sufriendo mucho, repito.  Estamos al borde de un desastre humano.  Si esta situación empeora, los ricos descubrirán que los pobres son más.  The poor are more. Esto significará que las fuerzas de seguridad tendrán que empezar a disparar.  Algunos podrían decir que ya han comenzado, es decir, a disparar.

- Advertisment -

Most Popular

Protected area sold for $2,000

BELIZE CITY, Mon. Feb. 22, 2021-- On Monday, residents of the West Landivar community called on their area representative, Hon. Kareem Musa, to address...

Contractor General’s home invaded and cars stolen 

CAYO DISTRICT, Sun. Feb. 21, 2021-- On Sunday morning, four masked men invaded the San Ignacio home of the Contractor General, Omar Mitchell, in...

BTB under investigation for misuse of pension funds

BELIZE CITY, Fri. Feb. 19, 2021-- The trustees for the pension scheme at the Belize Tourism Board are currently under investigation for the possible...

COVID-19 Update

BELIZE CITY, Mon. Feb. 22, 2021-- The world is approaching the one-year mark since the declaration of the COVID-19 pandemic. That announcement, which sent...