74 F
Belize City
Saturday, October 16, 2021
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher en Español

From the Publisher en Español

Hay una creciente tensión en La Joya, en la que figural el gobierno recientemente elegido del Partido Unido del Pueblo (PUP) enfrentándose a los sindicatos de trabajadores de Belize porque las finanzas del gobierno están en un estado desesperado.

Hay una ironía histórica aquí en que cuando el PUP ganó por primera vez las elecciones nacionales en la Honduras Británica colonial en 1954 y 1957, fue como el PUP/GWU en inglés (Sindicato General de Trabajadores).

El PUP se liberó del GWU a tiempo para las elecciones generales de 1961, las primeras bajo una nueva constitución ministerial, pero en general se considera que el apoyo de los sindicatos fue fundamental en la sorpresiva victoria del PUP en las elecciones generales de 1979, la elección que esencialmente catapultó a Belize a la independencia política en 1981.
Es difícil precisar cuándo las elecciones aquí comenzaron a ser decididas por los financistas de campañas o la oligarquía. En cierto momento, los dos principales partidos políticos quedaron comprometidos con grandes cantidades de dinero, que utilizaron para hacer campaña y seducir a la mayoría de los votantes. O eso parece.

Yo diría que los financistas de campaña fueron muy influyentes en la aplastante victoria del PUP contra el gobierno en funciones, el Partido Demócrata Unido (UDP en inglés) en las elecciones generales de 1998. Pero, la razón por la que fue aplastante fue porque las masas del pueblo beliceño, que creo que podemos describir como de clase trabajadora, se habían vuelto hostiles a la administración del UDP del Dr. Manuel Esquivel.

Si decimos que el PUP “compró” por primera vez unas elecciones generales en 1998, ¿cuándo fue que el UDP “compró” por primera vez unas elecciones generales? No creo que podamos decir 2008, porque hubo una ira masiva dirigida contra el PUP en funciones desde la base sindical.

Quizás podamos decir que el UDP “compró” las elecciones generales de 2015 con dinero de PetroCaribe. Pero no podemos hablar definitivamente. Todo lo que sabemos hoy, en abril de 2021, es que ya no se pueden ganar las elecciones generales sin mucho dinero. Este no fue el caso, sugiero, en los años cincuenta, sesenta, setenta o quizás incluso en los ochenta.

Las masas del pueblo beliceño apoyaron al PUP en las elecciones generales de noviembre de 2020 y en las elecciones municipales nacionales de marzo de 2021. Pero ahora los sindicatos de trabajadores están enojados con el nuevo gobierno por tomar medidas para recortar sus salarios, y los sindicatos están básicamente señalando con el dedo a la gente con mucho dinero detrás de los políticos y haciendo preguntas serias. Belize parece estar en crisis.

En la segunda parte de esta columna, quiero emitir algunas citas de un artículo del finado Peter Ashdown titulado THE PROBLEM OF CREOLE HISTORIOGRAPHY. Ashdown, un historiador británico que parece haber sido un ideólogo de izquierda, es un académico que desearía que todavía estuviera vivo, y desearía haberlo conocido, a pesar de que criticó mi 1969 KNOCKING OUR OWN TING como “poco convincente”.

Las citas son de las páginas de la Segunda Edición de READINGS IN BELIZEAN HISTORY, publicado en 1987 por BELIZEAN STUDIES deL Colegio San Juan y editado por Lita Hunter Krohn.

A continuación se presentan tres citas del artículo de Ashdown, con los números de página provenientes de las READINGS IN BELIZEAN HISTORY antes mencionadas.

“La inherente falta de lógica en tener dos versiones de la historia propia en Belize es un problema aún sin resolver. Si los gobernadores coloniales (por muy bien intencionados que sean), los comerciantes explotadores y los aristócratas criollos siguen siendo los héroes beliceños, entonces la clase explotada y sus portavoces, Fred Gahne, Samuel Haynes, Tony Soberanis y Luke Kemp – deben seguir siendo los villanos de la pieza. Estos señores no encajarán todos en la misma cama. Tal es el problema de la historiografía criolla y cuanto antes se resuelva, cuanto antes podrán los estudiantes beliceños del futuro afrontar una visión coherente de la realidad de su pasado”. (pág.147)

  “… desde 1954 la estructura de poder ha cambiado y también las actitudes gobernantes. Parte de ese cambio de actitud debería haber sido el reemplazo de los ‘héroes’ coloniales (Cran, Slack, Matthews y una variedad de comerciantes) por los de la clase trabajadora de Belize. Esto es necesario, ya que los precursores de Price, Pollard, Goldson y Richardson fueron hombres que se opusieron a la clase dirigente en su apogeo. Nunca tuvieron una oportunidad de éxito, pero lucharon. Es deber de los poderes educativos reconocer en la muerte las contribuciones que estos tempranos ‘’agitadores’’ —Haynes, Lahoodie, Soberanis, Adderley y Kemp— hicieron a la causa nacionalista, especialmente porque en su propia vida fueron vilipendiados casi universalmente y, a menudo, encarcelados. No vivieron para compartir los frutos de los cambios por los que lucharon y lo mínimo que podemos hacer es reconocer su contribución en una historia nacionalista”. (pág.148)

“El registro muestra bastante claramente que Belize ingresó al siglo XX subdesarrollado NO porque la Oficina Colonial y el Gobierno Colonial fueran indolentes o indiferentes, sino porque sus planes de desarrollo fueron saboteados por los miembros no oficiales del Consejo Legislativo. Esos señores, por su mayoría, retuvieron el poder del dinero y el derecho a derogar la legislación inaceptable para ellos y, ya fueran expatriados o criollos, se opusieron sistemáticamente a cualquier aumento de impuestos para complementar los ingresos generales para la ejecución de obras públicas o servicios sociales. Defendieron acérrimamente la ley laboral arcaica y represiva hasta que se vieron obligados a derogarla en 1943. El gasto público en carreteras, educación, salud pública y vivienda se mantuvo nominal y estático hasta que un desastre natural rompió la mayoría no oficial en 1932. Esa mayoría en su vida (1892-1932) incluía a muchos hombres todavía muy considerados como Padres de la Ciudad, algunos cuyos nombres aún se conservan en la nomenclatura de las calles de la ciudad, así como losas de granito en el cementerio Lord’s Ridge. En mi opinión, Benjamin Fairweather, James Cran, S.G. Woods, Carlos Melhado, el reverendo Robert Cleghorn, Sydney Cuthbert, Benjamin Stuart y varios otros (incluidos los miembros del consejo legislativo de las décadas de 1930 y 1940) no deben ser vistos como los ‘representantes del pueblo’ (que afirmaban ser) defendiendo la causa de las masas contra el gobierno arbitrario de la Calle Downing, pero más bien vistos como una continuación de la oligarquía elitista egoísta que fue el poder político en Belize desde sus inicios como un asentamiento hasta que se convirtió propiamente en una Colonia de la Corona en 1932.” (pág. 151)

- Advertisment -

Most Popular

US to open border with Canada, Mexico starting in early November

The United States will lift restrictions at its land borders with Canada and Mexico for fully vaccinated foreign nationals in early November, ending historic...

PM speaks on Belize’s economy

BELIZE CITY, Thurs. Oct. 14, 2021-- While being interviewed by local reporters yesterday, the Prime Minister, Hon. John Briceño, noted that the country is...

Khalydia Velasquez, Belize International Day of the Girl – “We Belong”

Concacaf.com, Mon. Oct. 11, 2021-- Khalydia Velasquez might be the youngest Belizean player to score internationally in 2018 at IMG Academy but you would...

No bola rolling, but ballers still passing

BELIZE CITY, Mon. Oct. 11, 2021-- There is no football playing in Belize for over a year now due to Covid-19, and the football...