74 F
Belize City
Saturday, October 16, 2021
Home From the Publisher (En Espanol) From the Publisher en Español

From the Publisher en Español

Michael Ashcroft llegó por primera vez a Honduras Británica (Belize) cuando era un niño inglés de siete años a fines de 1953, año en que fue coronada la reina Isabel II.

Su padre era un funcionario británico al que se le asignó el puesto de auditor principal en H.B., la única posesión británica en el continente centroamericano. Los Ashcroft pasaron tres años aquí antes de partir para otra misión.

La familia Ashcroft vivía en el exclusivo vecindario de Memorial Park, ahora más comúnmente conocido como el área de Marine Parade. Estaba a sólo un tiro de piedra de la Academia de Santa Catalina y el convento de las Hermanas de la Misericordia que dirigen la Academia Santa Catalina y el Consulado de los Estados Unidos. Estas dos instituciones estaban una al lado de la otra, las Hermanas de la Misericordia al noreste del Consulado.

La Academia Santa Catalina, una escuela secundaria para niñas/señoritas, tenía una sección de escuela primaria que se llamaba oficialmente Escuela Primaria de Santa Catalina, creo, pero nosotros en el resto de las escuelas católicas de la Ciudad de Belize conocíamos la escuela como “Convento. “ Michael Anthony Ashcroft atendió a la escuela en el “Convento” durante sus tres años aquí.

El “Convento” era una escuela primaria exclusiva y elitista, y no conozco a ninguna persona de piel oscura que haya asistido a esa escuela. El compañero de clase de la Escuela Primaria de Belize que se puso en contacto con Michael Ashcroft algunos años más tarde fue un tal John Waight, que estaba un año por delante de mí cuando asistí al Colegio San Juan (SJC en inglés) entre 1959 y 1963.

John Waight era el hijo mayor del Sr. James Waight y su esposa, Lydia Price Waight, que era hermana del Muy Honorable George Cadle Price, el político más poderoso de Belize cuando su sobrino, John Waight, y yo asistíamos a S.J.C.

El padre de John Waight era el jefe de departamento de Tierras y Medición. John tenía una hermana mayor llamada Ellen, una hermana menor llamada Irene y dos hermanos menores, James y Joe.

No recuerdo a John Waight practicando ningún tipo de deporte mientras estaba en S.J.C., y no recuerdo al “Convento” participando en ninguna de las competencias de la escuela primaria de mi infancia, como fútbol y los programas de concursos de radio. Esta no era solo una institución elitista: era aislacionista.

Esto es lo que Michael Ashcroft escribió en su autobiografía, DIRTY POLITICS, DIRTY TIMES, publicada en 2006. “Los fines de semana los pasamos viajando en barco a los cayos norteños, explorando la selva tropical cerca de la disputada frontera de Belize con Guatemala o haciendo snorkel en las 185 millas de arrecife de coral que se extiende de norte a sur a unas seis millas del continente”.

No hay absolutamente nada en la autobiografía de Michael Ashcroft, que describe sus tres años viviendo en Honduras Británica cuando era niño, de 1953 a 1956, que indica que alguna vez recorrió la Zona Sur de la Ciudad de Belize, que era el centro de la vida en la ciudad capital de esos días, o tenía amigos de la base de la Zona Sur.

Ashcroft describe a Barry Bowen como un “viejo amigo de la escuela”, pero no está claro si estaban en la misma clase. La casa de la familia Bowen en ese entonces estaba en Southern Foreshore en su esquina con la Calle King. Entonces, estrictamente hablando, uno puede describir al finado Barry como un conocido del Sr. Ashcroft en la Zona Sur.

La familia de John Waight vivía en la Calle Regent, creo, pero Southern Foreshore y la Calle Regent Street, aunque estaban ubicadas en la Zona Sur, eran barrios exclusivos.

A fines de abril de 1954, hubo una tensa elección nacional y casi explosiva en Honduras Británica en la que la coalición anticolonial del Partido Unido del Pueblo/Sindicato General de Trabajadores (PUP/GWU) luchó por el poder político contra el probritánico Partido Nacional (NP en inglés). Fue la primera elección en Honduras Británica en la que hubo sufragio universal de adultos. El PUP/GWU de la base ganó a lo grande. No se menciona esa elección en la autobiografía de Lord Ashcroft. Él estaba viviendo en un mundo diferente, verán.

Sí, él era solo un niño, pero yo también en 1954. Viviendo en la esquina de las calles Regent West y West Canal, recuerdo que el PUP/GWU celebró esa victoria marchando sobre el Puente Bolton. Recuerdo a la finada Lizan Gray ondeando una bandera estadounidense: las barras y estrellas.

En la autobiografía del Lord no se mencionaba a Ludwig Lightburn, el baloncesto en el antiguo Salón Parroquial del Santo Redentor, el fútbol en el Parque Edwards, la regata del muelle de Baron Bliss, los troncos de caoba encadenados en Haulover Creek o las fiestas navideñas.

Michael Anthony Ashcroft, que es un año mayor que yo, vivía en un Belize diferente al mío. Mi punto es que el Belize que él sigue repitiendo que amaba y ama tanto, no es el Belize que conocían nuestras generaciones nativas.

A lo largo de mi vida, he visto a algunos beliceños de la Zona Sur avanzar económicamente desde la pobreza. Esto es, en algunos casos, el resultado del éxito en la política electoral. La profesión legal también ha sido una puerta de entrada al éxito financiero para algunos beliceños de la Zona Sur. Nacidos y criados en la Zona Sur, una vez que estos beliceños logran el éxito, se mudan de la Zona Sur a la Zona Norte y a los “suburbios”, y comienzan a vivir vidas de elitismo y aislacionismo. Pero tienen un recuerdo residual de la Zona Sur en le Ciudad de Belize de las décadas de 1950 y 1960, que fue el centro de la vida beliceña.

Michael Ashcroft nunca tuvo una experiencia en la Zona Sur. Su video de aventura con Michael Finnegan hace unos años en el área de Mesopotamia fue pura “broma”. Para Lord Ashcroft, los beliceños de la base son entidades sin rostro para que él experimente con ellos y los explote.

Ahora recuerden esto, que vivimos en un mundo donde reina el capitalismo. El capitalismo enfatiza la competencia y la energía adquisitiva. Este es el mundo donde Lord Michael se ha destacado, y ahora es el caso que las masas de nosotros los beliceños nos hemos convertido en sus víctimas comerciales y legales.

Me gustaría que Lord Ashcroft dejara de decirnos cuánto nos ama, porque no experimentó a Belize cuando era niño. No hay nada de pecaminoso en que el Lord se comporte de manera depredadora en sus negocios con nosotros, los beliceños. El capitalismo es un juego duro y cruel. Los ganadores son personas que saben cómo salirse con la suya, por así decirlo, así que es apropiado felicitar a Lord Michael.

Pero ha llegado el momento de que los beliceños aprendamos a protegernos. Si no, el perro comerá nuestra cena. Algunos dirán que ya se han comido nuestra cena. Y el comensal canino líder ha sido el que nos ama tanto. Sería casi divertido si no fuera una realidad tan amarga.

- Advertisment -

Most Popular

US to open border with Canada, Mexico starting in early November

The United States will lift restrictions at its land borders with Canada and Mexico for fully vaccinated foreign nationals in early November, ending historic...

PM speaks on Belize’s economy

BELIZE CITY, Thurs. Oct. 14, 2021-- While being interviewed by local reporters yesterday, the Prime Minister, Hon. John Briceño, noted that the country is...

Khalydia Velasquez, Belize International Day of the Girl – “We Belong”

Concacaf.com, Mon. Oct. 11, 2021-- Khalydia Velasquez might be the youngest Belizean player to score internationally in 2018 at IMG Academy but you would...

No bola rolling, but ballers still passing

BELIZE CITY, Mon. Oct. 11, 2021-- There is no football playing in Belize for over a year now due to Covid-19, and the football...