28 C
Belize City
Thursday, January 26, 2023

St. Catherine Academy at 140

by Kory Leslie (Freelance Writer) BELIZE CITY, Fri....

Opposition and third parties call out GoB on 2023’s bloody start

BELMOPAN, Thurs. Jan. 19, 2023  Still recovering from...

Year in Review Part 2 – 2022

Photo: LA-based photographer and artist Menyelek Marin...

¿Hacia dónde, Port
of Belize?

Editorial (En Espanol)¿Hacia dónde, Portof Belize?

Los beliceños a lo largo y ancho del país hablaron en voz alta sobre la privatización en 2008, y la declaración que hicieron fue que no les gustaba. El gobierno del PUP de 1998 a 2003 había privatizado todo lo que estaba a su alcance, con las telecomunicaciones del país (BTL), la generación y distribución de electricidad (BEL), la recolección y distribución de agua potable (BWSL) y el puerto principal (PBL), estando entre los activos principales que se vendieron. En 2008, después de un segundo gobierno del PUP, la gente ya había visto suficiente privatización y votó masivamente para sacar fuera al partido. El PUP, que había llegado al poder en 1998 con una aplastante victoria de 26-3, fue expulsado del gobierno en 2008, 25-6.

La privatización fue desastrosa. Para Belize fue la definición de neocolonialismo. Los ricos inversionistas extranjeros se tragaron los activos nacionales; las arcas del gobierno recibieron una inyección de efectivo, parte para invertir y parte con la que jugaran los ministros del gobierno. La privatización de BWSL terminó con la recompra de la empresa por parte del gobierno PUP de 2003-2008; y durante sus tres períodos en el cargo, de 2008 a 2020, los gobiernos UDP pudieron recomprar BTL, a un costo tremendo, y, junto con la Junta de Seguridad Social, adquirió acciones mayoritarias en BEL. Para 2020, solo PBL permanecía bajo control privado. El gobierno (PUP) había vendido la empresa a un empresario local y había terminado en una administración judicial controlada por partes extranjeras.

Desde que fue vendido por el gobierno, PBL ha sido descuidado en gran medida. Hace un par de años, el síndico, Waterloo Investment Holdings Ltd., anunció una propuesta audaz, una inversión de $400 millones que incluiría la mejora de las instalaciones críticas de almacenamiento a granel en PBL, con la condición de que obtuviera la aprobación para una terminal de cruceros en el puerto. Pero hubo serios problemas ambientales y sociales asociados con el proyecto de Waterloo. La propuesta implicaba el vertido de 7,5 millones de metros cúbicos de material dragado entre el Atolón Turneffe y Cayo Inglés, y fue rechazada por el Comité Nacional de Evaluación Ambiental (NEAC por sus siglas en inglés).

La semana pasada, una segunda propuesta presentada por Waterloo, ésta con planes para arrojar la enorme cantidad de despojos dragados en tierra y cerca de la costa, tampoco cumplió con los estándares de NEAC. El rechazo fue unánime. La organización empresarial BCCI informó más tarde al público que no estaba presente cuando se reunió la entidad y que, de haberlo estado, habría votado a favor. La membresía de NEAC está compuesta por una serie de grupos de interés, con representación de ministerios gubernamentales, ONGs ambientales y la BCCI. Para la BCCI, es fundamental que se mejoren las instalaciones de PBL, por lo que, tal vez comprensiblemente, estaban preparados para pasar por alto algunas preocupaciones graves con las que otros miembros del cuerpo no están preparados para tomar atajos.

Todos están de acuerdo en que con sus muchas posibilidades para el pueblo beliceño en general y para sus trabajadores, el Puerto necesita ser mejorado, que su estructura y maquinaria no pueden dejarse desmoronar/oxidar. Nosotros, los hijos de esclavos, refugiados y los propietarios originales de esta tierra, hemos sufrido mientras el desarrollo del Puerto se ha visto obstaculizado bajo la administración judicial. Entonces, la pregunta ahora es, ¿hacia dónde para PBL? ¿Será más descuido de Waterloo, será sociedad con los trabajadores del Puerto en un proyecto más realista, o será nacionalización?

La charla de nacionalizar PBL se ha planteado antes. En una carta del 30 de julio de 2020, Lord Ashcroft, presidente de Waterloo, escribió al entonces primer ministro, Dean Barrow, después de una conferencia de prensa del Gobierno de Belize en la que se dijo que se había abordado la posible nacionalización de PBL. En la carta, que The Reporter reproduce en su página de redes sociales, el presidente de Waterloo recordó al gobierno de Barrow el alto costo de nacionalizar empresas privadas.

En el desagradable recordatorio, Lord Ashcroft declaró que la compensación por BTL fue “más de BZ$580 millones; así como los costos legales asociados con más de 9 años de litigio internacional”. Lord Ashcroft mencionó el litigio en curso sobre el Registro de la Marina Mercante Internacional de Belize (IMMARBE por sus siglas en inglés) y el Registro de Empresas Comerciales Internacionales (IBCR por sus siglas en inglés), empresas por las que desde entonces hemos pagado a su grupo más de US$38,5 millones; y también mencionó la deuda de Universal Health Services, que se había disparado de BZ$20 millones a BZ$90 millones después de 13 años de litigio internacional.

El gobierno de Barrow fue informado que si optaba por no ser prudente, si insistía en el camino de la nacionalización, Waterloo estaría feliz de sentarse con el gobierno y abordar el asunto “de manera justa y equitativa, y teniendo en mente los mejores intereses de la nación.” Ashcroft afirmó que el reclamo, que su grupo estimó en más de 85 millones de dólares estadounidenses, podría resolverse simplemente si las partes aceptan el arbitraje en virtud del Tratado Bilateral de Inversiones entre el Reino Unido y Belize.

No es ningún secreto cómo un gobierno PUP permitió que Lord Ashcroft tomara el control de BTL. En los estatutos originales establecidos por el gobierno UDP de 1984-89 cuando privatizó las telecomunicaciones y creó BTL, el gobierno poseía las acciones de control y ningún individuo o grupo podía poseer más del 25% de la empresa. Sin embargo, justo antes de dejar el cargo en 1993, el gobierno PUP de 1989-1993 declaró, en una carta, que Lord Ashcroft era una “persona autorizada”, y cuando el partido volvió al cargo, 1998-2003, permitió que el grupo de Ashcroft, Carlisle Holdings Ltd., adquiriera el 52% de las acciones de la empresa.

Con respecto a la propiedad de PBL, los beliceños claman porque prevalezca la razón. Aún no se ha explicado completamente cómo la compañía cayó bajo el control de Waterloo. Solo sabemos lo que sucedió en la superficie. El inversionista local a quien se le “regaló” PBL se endeudó con un banco local de propiedad extranjera, y de ahí la empresa pasó a esta administración judicial, bajo cuya administración ha estado desde 2012.

Hay un lugar para la inversión extranjera en Belize, pero debe estar en sintonía con los objetivos del pueblo beliceño. Lord Ashcroft era un accionista minoritario de BTL y allí debería haberse quedado. Si a los inversionistas extranjeros no les gustan las reglas progresistas en esta ex colonia, como la decisión de Esquivel de que el control de BTL permanezca en manos de los beliceños, hay otros países donde deberían llevar su dinero para invertir. La independencia no significa que dejemos de ser “taladores de madera”, sino que también somos dueños o tenemos participaciones importantes en el ingenio. Es de poca utilidad para los beliceños si no tienen acciones en los motores de producción.

Lord Ashcroft es un hombre de negocios, uno muy exitoso, pero su ego podría ser demasiado grande para Belize. No ayudó en nada a Waterloo que, bajo su administración, PBL haya tratado mal a sus trabajadores, particularmente a los estibadores. Igual como los gobiernos anteriores se aseguraron de que los pequeños agricultores de la industria azucarera estuvieran protegidos, que los pequeños agricultores de la industria de los cítricos obtuvieran una participación cuando se disolvió la propiedad extranjera de las fábricas, que los trabajadores de BSI obtuvieron una participación en la empresa, debería haber sido el caso de que los trabajadores de PBL fueran incluidos cuando se privatizó la empresa. Un buen camino para la sindicatura podría ser sentarse en la mesa con los trabajadores, con respeto.

Check out our other content

St. Catherine Academy at 140

Year in Review Part 2 – 2022

Two RTA’s, two lives lost

Man hangs himself in detention cell

Elevator failure caused woman’s death

Ras Ben’s alleged killers walk free

Check out other tags:

International