74 F
Belize City
Monday, December 6, 2021
Home Editorial (En Espanol) La disparidad de riqueza y la “falta de justicia” plagan a nuestro...

La disparidad de riqueza y la “falta de justicia” plagan a nuestro país

Si no fuera por los maravillosos dones naturales que Dios el Padre otorgó a Belize, muchos beliceños se despertarían preguntándose qué bien podría resultar del día, porque nuestro país no ha sido amable con ellos durante tanto tiempo. Esta tragedia – en la que la gente apenas avanza, debería preocupar a todas las personas que ocupan o han tenido una posición de liderazgo en este país, y a todas las personas que han obtenido una gran parte de los recursos de nuestro país.

Las Naciones Unidas, en una definición expansiva de la pobreza en 2018, dijo que “implica más que la falta de ingresos y recursos productivos para garantizar medios de vida sostenibles.  Sus manifestaciones incluyen el hambre y la desnutrición, el acceso limitado a la educación y otros servicios básicos, la discriminación y exclusión social, así como la falta de participación en la toma de decisiones”.

En lo que respecta a la pobreza cuando tiene que ver con el hambre y la desnutrición, antes del Covid-19 muchos de nuestros ciudadanos vivían en un estado de privación y, desde la epidemia, miles más no solo no saben de dónde vendrán sus próximas comidas, sino  que sus estómagos están actualmente vacíos.

Christiana Lano, en el documento “Contexto económico de la pobreza en Belize”, que fue preparado para el “Proyecto Borgen” en 2017, dijo que “de las casi 360.000 personas en Belize, el 43 por ciento vive por debajo de la línea nacional de pobreza… el 16 por ciento enfrenta pobreza extrema”, y que para remediar esta terrible situación nuestro país tiene que “acelerar el crecimiento del ingreso nacional y mejorar la creciente disparidad de riqueza”.

El Proyecto Borgen, una organización de los Estados Unidos de América (EE. UU.) que predica que “los líderes de la nación más poderosa del mundo (EE. UU.) debería hacer más para abordar la pobreza mundial”, no es el único que señala que la enorme brecha de ingresos en nuestro país es un asunto muy serio que está carcomiendo el tejido de nuestra nación.

Tomando de la información del World Factbook de la CIA, el sitio web internationalliving.com dijo que Belize tiene el tercer ingreso per cápita más alto de América Central, pero “la cifra de ingresos promedio enmascara una enorme disparidad de ingresos entre ricos y pobres”.

Recientemente, especialmente en las últimas dos décadas, hemos visto cómo la violencia, los asesinatos atroces, se han convertido en el flagelo número uno en nuestro país.  Algunos señalan a la pobreza como la principal causa de la violencia en el país, pero eso se desmiente por el hecho de que antes de la independencia teníamos pobreza, pero éramos un país pacífico, tan pacífico que uno de nuestros poetas más célebres, Samuel Haynes,  nos inmortalizó como un “paraíso de paz”.

¿Qué pasó con Belize?  Una de las mayores diferencias entre el Belize actual y el Belize de antaño tiene que ver con la distribución de la riqueza.  Antes del autogobierno y la independencia éramos pobres, excluyendo a los colonizadores que vivían separados de nosotros, pero después de que nuestros políticos locales obtuvieron el control de los activos del país, surgió una clase codiciosa. Con la ayuda de la corrupción, el tráfico de información privilegiada y el patrocinio político, esta clase ha ido aumentando a pasos agigantados.

Es importante que la gente del exterior reconozca la tremenda disparidad de riqueza en nuestro país y comente sobre ello, porque la vergüenza es una herramienta poderosa.  Cuarenta años después de la independencia, nuestros líderes no pueden estar orgullosos.  Han creado un país con una distribución desigual de la riqueza, un país donde solo unos pocos están ganando.

Vivir en un país con una distribución tan pobre de la riqueza es difícil si uno no pertenece a la élite.  La ansiedad de los padres, tanto jóvenes como mayores, debe ser enorme cuando se ven a sí mismos y a su descendencia tan desfavorecidos, y a los demás y a sus hijos tan privilegiados.

La disparidad de riqueza entre nosotros genera ira y desesperanza; está a la raíz de nuestra caída de un paraíso tranquilo a uno de los estados más asesinos del mundo.  Muchos de nosotros hacemos todo lo posible por ignorarlo, tratamos de fingir que no existe, pero el hecho es que ser pobre en un país rico roe el corazón de cada persona desfavorecida, y nuestra cosecha es la violencia que vemos en nuestra sociedad.

La semana pasada fue una de las peores que hemos visto.  ¿Qué fue… siete asesinatos en nuestro país en menos de una semana?  Siete asesinatos en una población tan pequeña como la nuestra debería convertirnos en los titulares de las noticias de todo el mundo, por la peor razón.  Tantos países en el mundo son verdaderos paraísos de tranquilidad, pero el pequeño Belize con sólo 400.000 habitantes, hemos registrado más de 140 homicidios en un solo año más de una vez.

Pero la enorme disparidad de riqueza no es nuestro único fracaso.  Una gran falla radica en nuestro sistema de justicia, que funciona mal en casos de asesinato (y corrupción en la vida pública).  Antes de la independencia teníamos un sistema de justicia que funcionaba, aunque no a la perfección.  Después de la independencia somos un desastre.

Cuando el peso del homicidio se vuelve excesivo, como sucedió el fin de semana pasado, los beliceños claman a gritos por la pena de muerte, pero eso es como dar palos de ciego, porque no solo esa pena no se ha impuesto en Belize desde 1985, sino que una condena por este crimen es raro en nuestros tribunales.

El sistema de justicia es poroso: menos del diez por ciento de los casos de asesinato se resuelven. Nuestra policía sabe que cuando acuden a los tribunales, la persona que identificaron como culpable será absuelta, y esto ha hecho que su moral se hunda tanto que han tomado la costumbre de mantener a los sospechosos de asesinato en prisión preventiva durante períodos prolongados. Los abogados condenan esta práctica, en voz alta, y critican nuestro lamentable índice de condenas, no tan ruidosamente.

A pesar de tanta desesperación en nuestro país, nuestra gente todavía se aferra a la creencia de que este período oscuro dará paso a un nuevo amanecer, una era en la que los beliceños que han recibido un trato injusto en el aspecto económico verán tiempos mejores, una nueva era cuando la justicia prevalezca en toda la tierra. Nuestro nuevo gobierno ha prometido que al final de su mandato de cinco años todos ganaremos. Para que eso suceda, no solo tendrá que crear puestos de trabajo, sino que también tendrá que crear un nuevo Belize, un país donde la brecha entre ricos y pobres se reduzca en gran medida, y la gente crea que quienes cometen asesinatos (y actos de corrupción en la vida pública) serán enjuiciados por los tribunales.

- Advertisment -

Most Popular

Omicron variant not yet in Belize

BELIZE CITY, Wed. Dec. 1, 2021 -- At this time, the Ministry of Health and Wellness is increasing its COVID-19 surveillance efforts following the...

6 remanded for Hidden Valley drug plane landing

BELIZE CITY, Wed. Dec. 1, 2021 -- Yesterday, six men were arraigned in the San Ignacio Magistrates Court two days after being detained following...

1/2 ton cocaine from narco plane found

BELIZE CITY, Wed. Dec. 1, 2021 -- After combing through the forests in Mountain Pine Ridge in search of the cargo of the Cessna...

Did Mrs. Narda overreact?

If all of the beef Mr. Sanker has with Mrs. Narda is on a piece of canvas and a logo on a cap, then...