74 F
Belize City
Monday, December 6, 2021
Home Editorial (En Espanol) La luna de miel se acabó en la “Tierra de los dioses”

La luna de miel se acabó en la “Tierra de los dioses”

Es normal en el ciclo electoral de Belize que los ciudadanos escuchen a los partidos contendientes glorificar la maravillosa democracia que tenemos, y señalar las fallas específicas de nuestra Constitución que están completamente comprometidos a corregir una vez que sean elegidos. Es un juego que los políticos juegan con la gente una y otra vez; y no parece que haya ningún cambio a la vista. Porque, una vez que terminan las elecciones y el partido ganador se asienta por completo en el cargo, parece que las nobles promesas de buen gobierno y consulta con la gente en una democracia participativa vibrante e interactiva pronto se dejan en un segundo plano, a medida que más temas urgentes como el empleo y la lucha contra el crimen y el crecimiento de la economía y, por supuesto, la ahora siempre exigente lucha contra Covid-19, tienen prioridad sobre cualquier cosa que tenga que ver con la consulta, la rendición de cuentas y la transparencia. Esas palabras de moda son para la emoción y el entretenimiento de la campaña, y después de que sopla un poco de brisa, vuelve a la normalidad. Quizás es hora de que el pueblo beliceño se enfrente a la realidad y reconozca el hecho de que, una vez que los políticos asumen la sede del poder, como con el “niño malo”, los ciudadanos deben mantenerlos bajo estricta vigilancia y presión, para garantizar que están “caminando por el camino recto y estrecho” y recuerden hacer las cosas a las que se comprometieron antes de ganar las elecciones.

¿Cuándo fue la última vez que nuestros nuevos líderes hablaron con el pueblo beliceño sobre legislación para erradicar la corrupción? ¿No fue la corrupción el tema más candente en las últimas elecciones generales, junto con su socia cercana, la buena gobernanza? ¿No hicieron huelga los maestros durante once días para que el entonces P.M. Barrow del UDP estuviera de acuerdo en firmar la CNUCC? ¿Y no se incluyó la implementación de la CNUCC como una prioridad para cualquier nuevo gobierno PUP?

Pero cuando la fiebre electoral se apoderó de la nación, todo se trataba del Plan Tru Blu del PUP, con su “todos ganamos” despertando el apetito de los votantes con compromisos para “hacer crecer la economía, mejorar la atención médica, el acceso gratuito a la educación, la tierra para propietarios primerizos”, etc., etc.

Todo muy bien. Y se podría argumentar que el PUP ni siquiera prometió finalizar las negociaciones de los bonos azules con TNC y poner fin al temido súper bono; pero lo hicieron de todos modos. ¡Y las felicitaciones están en orden!

Los beliceños están agradecidos y sumamente felices con el éxito de nuestro nuevo gobierno en ese esfuerzo crítico. Y también han hecho buenos esfuerzos en otras áreas, no siempre con el mismo éxito. El crimen y la atención médica, Covid-19 en particular, siguen siendo dos temas muy molestos, ya que la depresión económica inducida por la pandemia solo ha servido para empeorar la pobreza y los delitos asociados. Es un desafío para cualquier gobierno, y los beliceños lo comprenden y no esperan milagros.

Pero, a medida que pasa el tiempo, un pueblo atrapado con demasiada frecuencia por la distracción de las luchas políticas internas entre el partido en el gobierno y la oposición debe darse cuenta de que, en realidad, lo que más deseaban del nuevo gobierno era que enfrentaran al monstruo de la corrupción y utilizaran el vehículo de la CNUCC para lograr la “buena gobernanza”. El resto debería encajar, porque somos gente talentosa.

Pero, ¿deben los ciudadanos estar satisfechos, después de haber barrido a un grupo corrupto del poder, con simplemente recostarse y permitir que los nuevos salvadores sigan su alegre camino? Tan lleno de energía y celo como lo ha estado el nuevo gobierno PUP en su primer año en el cargo, como la noche sigue al día, si se deja desenfrenado como parece estar ahora, puede haber otro caballo fugitivo para que el pueblo beliceño intente controlar de nuevo. Las señales ya se están mostrando; y con todo su talento y potencial, sigue siendo deber de los ciudadanos patriotas comenzar a exigir responsabilidades a sus líderes.

Aquí hay algunos signos de deslizamiento o áreas de preocupación que los ciudadanos no deben pasar por alto para mantener a raya a esta nueva administración.
Para empezar, ¿alguien recuerda la audaz y clara promesa del entonces opositor PUP en febrero de 2020 de, una vez electo, “exigir al senador Aldo Salazar que publique de inmediato los hallazgos del Comité Selecto del Senado sobre el timo en el Departamento de Inmigración…”?

¿Recuerdan la medida cautelar de octubre de 2020 del Movimiento de Belize por la Paz (BPM en inglés) para lograr que la Corte Suprema pospusiera las últimas elecciones generales hasta que se pudiera realizar un adecuado ejercicio de redistribución de distritos? La Presidenta del Tribunal Supremo en funciones, Michelle Arana, presidió ese caso y permitió que procedieran las elecciones, pero no desestimó el caso, que sigue vivo. Recordemos también el alboroto que siguió a las elecciones cuando el entonces titular de la Comisión de Elecciones y Límites, Estevan Perera, se negó a renunciar a su cargo, al que había sido designado cuatro meses antes de las elecciones por el gobierno UDP; y la insistencia del nuevo gobierno PUP para destituirlo? Bueno, el BPM ha vuelto ahora con su caso en la corte, donde la Presidenta interina les pidió que presentaran sus propuestas preliminares al presidente de la Comisión para obtener una respuesta; pero la respuesta del sucesor del Sr. Perera designado por el PUP ha sido un rechazo del “borrador del orden de consentimiento” del BPM. Por lo tanto, parece que esta administración PUP está contenta con el statu quo de las elecciones. Y lleva a algunas mentes inquisitivas a preguntarse si la renuencia prolongada a confirmar el cargo de Presidenta del Tribunal Supremo tiene algo que ver con este caso. Además, si nos tomamos en serio la buena gobernanza, ¿cómo no estar a favor de respetar nuestra Constitución en lo que respecta a la redistribución de divisiones?

Luego está el asunto del gobernador del Banco Central. En un momento en que Belize necesitaba una imagen mejorada en los círculos bancarios internacionales, parecía un gran logro cuando el nuevo gobierno PUP logró asegurar al consultor jubilado del FMI, el beliceño Gustavo Manuel Vasquez, como nuestro nuevo gobernador del Banco Central el 1 de abril de 2020. Pero en menos que cinco meses estuvo fuera; y el gobierno, con nuestros dólares de los contribuyentes, tuvo que negociar una compensación por su contrato de 4 años en cientos de miles. Muy extraño; y poca explicación ha dado el P.M. como Ministro de Finanzas, el Honorable John Briceno.

Por cierto, el periódico Reporter de la semana pasada presentó artículos de página completa de dos de sus columnistas habituales, uno un ex ministro del UDP y otro un ministro subalterno actual del PUP; y ambos discutieron el negocio del narcotráfico y sus impactos en Belize. Curiosamente, el exministro de Relaciones Exteriores del UDP, Sedi Elrington, escribió en la página 14: “En tiempos económicos difíciles, los políticos dan la bienvenida a la infusión de dinero de la droga en la economía”. Continuó diciendo: “Es función del gobernador del Banco Central garantizar que las operaciones de nuestro sistema bancario sean limpias, transparentes, libres de cualquier mancha de corrupción o lavado de dinero. Un gobernador de nuestro Banco Central que se toma su trabajo demasiado en serio a menudo entra en conflicto con los ministros de finanzas que no sienten la necesidad de ser tan exigentes con el dinero que ingresa a los sectores bancario y comercial. Como consecuencia, los gobernadores de principios rara vez duran mucho en sus puestos”.

Y con respecto al maravilloso trato con TNC que nos ahorró 500 millones de dólares, ¿por qué no está bien que el pueblo de Belize sepa quiénes fueron nuestros negociadores contratados y cuánto se les pagó por sus servicios? Existe un paralelo interesante allí con el manejo por el UDP de las negociaciones para la venta de BTL; y también con ciertos contratos de dicho BTL con familiares del previo y actual primer ministro UDP y PUP.

Una cosa es segura; todos nuestros líderes electos quieren permanecer en el poder durante mucho tiempo. Mientras tanto, es nuestro deber como ciudadanos mantener los ojos bien abiertos y “protegernos en todo momento” de esta tendencia de nuestros líderes electos a convertirse en pequeños dioses. ¡Amandala! ¡Au bun! ¡Amuru nu!

- Advertisment -

Most Popular

Omicron variant not yet in Belize

BELIZE CITY, Wed. Dec. 1, 2021 -- At this time, the Ministry of Health and Wellness is increasing its COVID-19 surveillance efforts following the...

6 remanded for Hidden Valley drug plane landing

BELIZE CITY, Wed. Dec. 1, 2021 -- Yesterday, six men were arraigned in the San Ignacio Magistrates Court two days after being detained following...

1/2 ton cocaine from narco plane found

BELIZE CITY, Wed. Dec. 1, 2021 -- After combing through the forests in Mountain Pine Ridge in search of the cargo of the Cessna...

Did Mrs. Narda overreact?

If all of the beef Mr. Sanker has with Mrs. Narda is on a piece of canvas and a logo on a cap, then...