74 F
Belize City
Thursday, October 21, 2021
Home Editorial (En Espanol) Los mayas de Toledo consideraron los contratos de explotación forestal como un...

Los mayas de Toledo consideraron los contratos de explotación forestal como un retorno a 1492

Poco después de que Belize obtuviera su independencia, los líderes mayas en la zona rural de Toledo se alarmaron por los contratos que se habían otorgado a compañías extranjeras, sobre todo a Atlantic Industries de Malasia, para extraer troncos en casi 500,000 acres de la Reserva Forestal del Río Columbia y otras áreas en el distrito. Juliet Litterer, en un estudio de 1997 para ICE titulado “Conflicto maderero en Belize”, dijo que el gobierno de Belize, para obtener divisas, vendió los derechos para explotar el bosque a 0,60 dólares el acre.

Los contratistas llegaron con excavadoras gigantes, motosierras, tractores y monstruosos camiones con tracción en las ruedas, y cuando los aldeanos fueron al bosque a cazar y pescar, a recolectar plantas medicinales para curar sus enfermedades y a cortar paja y madera para construir sus casas, vieron los preciados árboles talados y la flora que las empresas madereras no deseaban, pisoteadas. Vieron que las orillas del río Columbia se derrumbaron donde las grandes máquinas violaron el área de reserva de 66 pies, y arroyos y riachuelos fueron desviados o bloqueados por escombros.

Los líderes mayas vieron el futuro, y lo que vieron se parecía mucho a 1492. Como conocían la historia, sabían que después de que los madereros hubieran saqueado el bosque, la tierra se dividiría en grandes extensiones y se distribuiría a los recién llegados, recién llegados que impedirían que sus hijos accedieran a la abundancia de la que sus antepasados obtuvieron su sustento.

En 1492 los españoles, un pueblo tecnológicamente avanzado que buscaba incrementar sus riquezas materiales, desembarcaron en este continente llamado América. En este mundo cíclico, la gente construía sobre lo que otras personas habían hecho antes, y en 1492 los españoles estaban en la cima tecnológicamente.

Mirando un mapa del llamado Viejo Mundo, en su centro se encuentra el Medio Oriente, el área del mundo actual que es más volátil, al menos desde que los británicos tallaron un pedazo de Palestina y se lo dieron a los judíos desplazados después de la Segunda Guerra Mundial. En la periferia se encuentran Rusia y los territorios cercanos, y Oceanía y el sur de África. Rodeada por el norte de África, Europa y Asia, el área era un crisol de conocimientos, en las áreas de ciencia, filosofía y sistemas económicos.

Probablemente los pueblos más avanzados de los primeros milenios fueron los moros del norte de África, y en el 711, cuando invadieron España, que ocuparon durante 800 años, sin duda estaban muy por delante de los europeos en las ciencias y muchas otras áreas. Alrededor de 1440, un hombre de Alemania llamado Johannes Gutenberg inventó la imprenta, dando a los europeos la capacidad de producir libros en masa que contenían el conocimiento que habían adquirido en tierras lejanas, libros que usaban para educar y cultivar a sus estudiantes y su élite. Desde allí tomaron el liderazgo.

En realidad, no fue un europeo quien inventó la imprenta. Heather Whipps, en la historia “Cómo Gutenburg cambió el mundo”, que se puede encontrar en el sitio web, livescience.com, dice que el honor de inventar la imprenta es para los chinos, que desde alrededor del año 600 d.C. tenían “una técnica de impresión usando bloques de madera con varias palabras para presionar o frotar textos en papel”. Whipps dijo que los chinos desarrollaron fuentes móviles unos cientos de años después, pero su invento no tuvo éxito porque “con más de 10,000 caracteres comunes en su idioma, el proceso era engorroso…”
Cuando los españoles llegaron al llamado Nuevo Mundo, tenían el conocimiento de Asia, Oriente Medio, África del Norte y Europa. Probablemente, las personas de este lado del mundo que habían alcanzado el nivel más alto de avance tecnológico (alturas asombrosas en las áreas de astronomía, agricultura y arquitectura) eran los mayas, pero eso fue antes de la invasión de 1492.

En el norte, los indios de las llanuras, en su mayoría nómadas, vivían en una tierra donde abundaba la caza silvestre y las frutas y nueces, y sin necesidad de domesticar la tierra, desarrollaron un sistema económico que aseguraba el menor daño a su medio ambiente. Hicieron algo de agricultura, pero la mayor parte de su inversión fue en su cultura, su religión y las leyes para vivir juntos y con la naturaleza.

En el área que ahora conocemos como México, los aztecas desarrollaron sofisticados sistemas agrícolas con drenaje e irrigación, y establecieron pueblos y ciudades, algunos con miles de personas. Los aztecas construyeron edificios espectaculares, tenían un calendario y una religión. En América del Sur, los Incas tenían un vasto imperio. Construyeron carreteras y puentes, canales de riego para sus campos y vías de agua para canalizar el agua a sus ciudades; tenían una sociedad disciplinada y tenían un calendario y una religión.
Los pueblos de las Américas eran civilizados, organizados y tecnológicamente suficientes, pero no eran rival para los recién llegados. Fueron superados militarmente, en ciencias y en ambición/codicia por la riqueza material.

Los recién llegados en 1492 saquearon los recursos de los mayas, pero eso no es una sorpresa, porque eran invasores, no invitados. Después de convertirnos en un país independiente en 1981, nuestros líderes abrieron las puertas a los inversores, pero muchos de ellos no vinieron a asociarse con nosotros. Vinieron a explotar nuestros bosques, sin cuidados y sin replantar lo que habían extraído. Llegaron con dinero en efectivo para tomar el control de propiedades primas en la costa, los cayos y el campo, y vinieron a hacerse cargo de los negocios de la nación.

Si los mayas no hubieran tomado una posición, los cimientos de su cultura y economía se habrían destruido. Su éxito es una inspiración para otros beliceños de la base que recibieron la Independencia con esperanza y ahora se encuentran al borde del precipicio financieramente. En las áreas urbanas, la mayoría de los beliceños de la base viven al día, y en el campo no están mejor.

Los pequeños agricultores del norte y del medio sur —los pequeños productores de caña de azúcar y los pequeños productores de cítricos— son ahora peones, con los ricos habiéndose apoderado de gran parte de sus tierras. En las zonas rurales de Belize, el oeste y el sur profundo, los hijos de los pequeños productores de granos hacen fila para trabajar con el gobierno, porque las fincas de sus antepasados han sido vendidas o retomadas por el bosque.

En un momento en que somos un pueblo desesperado por historias con finales alentadores, tal vez especialmente debido a los estragos de la pandemia Covid-19, existe esta historia de triunfo. Si los líderes de los mayas beliceños en Toledo no hubieran resistido, sus hijos habrían perdido sus derechos sobre casi todas las tierras que rodean sus pueblos. Los conservaron, y la victoria de los mayas en Toledo da esperanza a otros beliceños de la base, esperanzas de que ellos también puedan asegurarse de que 1981 no fue como 1492.

- Advertisment -

Most Popular

Colin Powell: Former US secretary of state dies of Covid complications

The former top military officer died on Monday morning, his family said. He was fully vaccinated. Powell became the first African-American secretary of state in...

Belmopan Bandits issues press release

BELMOPAN, Sun. Oct. 17, 2021-- The Belmopan Bandits Sports Football Club would like to clarify its position with respect to its non-participation in the...

Football strife; Bandits not happy with FFB

BELIZE CITY, Mon. Oct. 18, 2021-- Once again, it appears there is strife in the football family in Belize. (See Bandits press release elsewhere...

Special Sitting of the House of Representatives

BELMOPAN, Fri. Oct. 15, 2021-- A communique issued on the Government of Belize Press Office website notifies the public that there will be a...