74 F
Belize City
Saturday, May 8, 2021
Home Editorial (En Espanol) Los sindicatos quieren reformas; el Gobierno necesita $ 80 millones

Los sindicatos quieren reformas; el Gobierno necesita $ 80 millones

Muy rápidamente después de que su partido ganara las elecciones generales en Belize, el 7 de febrero de 2008, Dean Barrow, nuestro nuevo primer ministro en ese momento, decidió que su gobierno no tenía la capacidad para dirigir una verdadera democracia, después de haber prometido al pueblo de este país que si votáramos por ellos, buena gobernanza, verdadera democracia, es lo que obtendríamos.

El manifiesto “Imaginen las posibilidades” del UDP 2008-2013 decía, casi en su primer párrafo, que “nuestras crisis económicas y sociales actuales no se deben a ninguna falta de recursos humanos o naturales, sino a una gobernanza deplorablemente corrupta e incompetente”. El gobierno al que el UDP criticaba (PUP) había introducido más reformas de gobernanza que cualquier otro anterior, pero los tratos financieros de ese gobierno habían llevado a un levantamiento que no se había visto desde que se presentó el Preámbulo de Acuerdo al pueblo beliceño en 1981. El UDP elaboró una agenda de 13 puntos para cumplir con esta buena gobernanza esencial, y entre sus promesas estaban una Ley de Enriquecimiento Injusto, la reforma del Senado (el decimotercer senador), la renovación de la Ley de Libertad de Información, leyes para regular el financiamiento de campañas y leyes para prevenir conflictos de interés, nepotismo y amiguismo.

Dirigir una democracia es verdaderamente una tarea de gigantes, porque, a diferencia de una dictadura, donde la principal preocupación de los líderes es mantener contento al ejército, los líderes de una democracia deben responder a las necesidades de todos los miembros de la sociedad.

Al llegar al poder en 2008, el UDP salió disparando de los bloques; tan temprano como en agosto, el partido fue a la Cámara de Representantes y presentó una serie de proyectos de ley para cumplir algunas de sus promesas de mejorar la gobernanza. En esa reunión de la Cámara, cuando se presentaron los proyectos de ley, hablando sobre aquel para mejorar el Senado, el primer ministro Barrow le dijo a la nación que su partido “entregando voluntariamente el control del Senado, el control de la cámara alta por parte de la administración” era “la esencia de una reforma del Senado realmente efectiva”. (citas extraídas de una transcripción de 7News).

Desafortunadamente, muy poco después de su día señalado en la Cámara, el partido demostró que no tenía el estómago para dirigir una verdadera democracia. El gobierno del UDP tardaría 9 años en cumplir con el decimotercer senador, y esa promesa solo se cumplió después de que el gobierno se vio sometido a una presión considerable por parte del BNTU. El UDP controló al gobierno durante cerca de trece años, y muchas promesas en su agenda de 13 puntos para la reforma de la gobernanza no se cumplieron, una de las más notables con la que incumplió fue la introducción de leyes de financiamiento de campañas. Las leyes de financiamiento de campañas son esenciales, porque en las tierras donde no existen tales leyes, los líderes políticos que son débiles o inescrupulosos son fácilmente comprados. Cuando los líderes políticos están en deuda con los donantes, el gobierno para el pueblo se convierte en una ocurrencia tardía. Después del gobierno UDP que fue funcionalmente una dictadura, el pueblo abandonó al partido en una de las peores derrotas de nuestra historia electoral y devolvió las riendas del gobierno al PUP, el partido que había sido expulsado en 2008 por corrupción e incompetencia. El PUP, en su manifiesto Plan Belize 2020-2025, condenó al UDP por sus fracasos y prometió “devolver el principio y la probidad a la vida pública”. El PUP dijo que “la confianza en el gobierno está en su punto más bajo… Los beliceños no están preparados para tolerar esto,” y para ayudarnos a recuperar la confianza en nuestro gobierno, el partido prometió, entre otras cosas, fijar fechas fijas para las elecciones, registrar todos los partidos políticos, introducir leyes de financiamiento de campañas, reducir la discreción ministerial, reconstituir el Comité de Cuentas Públicas (PAC en inglés), acelerar la implementación de la CNUCC e introducir legislación para proteger a los denunciantes y testigos involucrados en casos de corrupción.
Es temprano en el nuevo gobierno, y nuestros nuevos líderes han avanzado en la implementación de algunas de las promesas de buen gobierno que hicieron, pero el pueblo beliceño es naturalmente escéptico, porque les han fallado tantas veces antes. En tiempos normales, el PUP tendría cinco años para mostrar su sinceridad sobre todas sus promesas de buen gobierno, pero, como el partido menciona en su manifiesto, “la confianza en el gobierno está en su punto más bajo”, y también por las tensiones provocadas por la pandemia, los beliceños ya no son tan pacientes como solían ser.

La pandemia ha golpeado nuestra economía con extrema dureza, y el FMI advirtió que nuestro gobierno debe actuar con urgencia para controlar el gasto y aumentar la recaudación de ingresos, y en ese sentido ha pedido al gobierno que reduzca a 3.000 de sus empleados y aumente el impuesto general sobre las ventas a 19 %. Abordando gastos, el nuevo gobierno ha optado por recortar los sueldos de la mayoría de sus empleados, medida que notó en la Cámara de Representantes el viernes pasado, en la lectura del presupuesto de este año fiscal.

Dado que el negocio de los sindicatos es proteger los salarios y beneficios de sus afiliados, y buscarles mejores condiciones laborales, ellos, a pesar de saber que la situación financiera del país nunca ha sido peor, naturalmente se resisten a la insistencia del gobierno en una reducción de sus salarios. La mayoría de los beliceños fuera del sector público ha sufrido un golpe financiero masivo por la pandemia, y aunque algunos cuestionan la posición de los sindicatos de que el gobierno busque en otra parte la financiación que necesita para evitar la ruina financiera, todos están de acuerdo con las demandas de los sindicatos de reforma de la gobernanza.

Un comunicado reciente del Sindicato de Oficiales Públicos (PSU en inglés) dice, “el gobierno puede proceder con su unilateral recorte salarial, pero no nos moverán hasta que nos escuchen…” El PSU dijo que lo que necesitamos para salir de la crisis financiera no es un recorte de 80 millones de dólares en los salarios de los empleados del gobierno, sino “mejor gobernanza”.

El primer ministro John Briceño ha señalado que su gobierno ya ha avanzado en la implementación de una serie de reformas que el partido prometió en su manifiesto, pero los sindicatos están aprovechando el momento para obligarlos a acelerar el paso.

Mientras estos dos gigantes pelean, el resto de nosotros estamos al margen mirando nerviosos. Hoy, el PSU está en “ralentización”, y el BNTU y [email protected] [email protected] han indicado que también harán huelga. El gobierno tiene espacio para dar cuando se trata de reformas. Aún no ha cumplido todas sus promesas electorales, pero en lo que respecta a proteger el valor de nuestro dólar, evitar la ruina financiera, ha dicho que el recorte necesario de 80 millones de dólares en el gasto o viene de la dura solución del FMI o de su solución menos dura de cosecha propia.

El enfrentamiento continúa. Los sindicatos insisten en reformas de gobernanza; el gobierno dice que necesita $ 80 millones.

- Advertisment -

Most Popular

Sports training to resume

BELMOPAN, Mon. May 3, 2021-- Last month, athletes took to social media to vent their outrage at the Government of Belize’s decision to allow...

Cricket Corner – Games resume

BELIZE CITY , Wed. May 5, 2021-- To all you lovers of cricket, players and fans, after a year ’ s break from our...

FFB announces National Beach Soccer Selection

BELIZE CITY, Thurs. May 6, 2021-- On Monday of this week, the Football Federation of Belize (FFB) announced that it had commenced preparation for...

COVID-19 affecting more young people

WASHINGTON DC, USA, Wed. May 5, 2021-- COVID-19 was initially seen as a virus that primarily afflicted older members of the population. Recent studies...