27.2 C
Belize City
Sunday, May 15, 2022

Livestock producers “elated” at waived cattle import duty

Mexico’s decision to waive the 15% tariff...

CWU and PBL hold “meaningful talks”

The parties were granted 6 weeks to...

Belize City centenarian Leonora Patnett dies at 108

By Khaila Gentle BELIZE CITY, Mon. May 9,...

¿Mal momento, directores ejecutivos?

Editorial (En Espanol)¿Mal momento, directores ejecutivos?

Lun. 17 de enero de 2022
La reciente reorganización del Gabinete, con el foco principal en el asediado Ministerio de Salud y Bienestar, que experimentó gran malestar y agitación a nivel de director ejecutivo durante el mandato del Ministro Michel Chebat, puede conducir a una mejora en la situación en ese ministerio bajo el recién asignado Ministro de Salud Kevin Bernard; pero la situación plantea la pregunta, si todo este asunto de directores ejecutivos debe ser examinado seriamente para determinar si ha brindado las mejoras deseadas en el desempeño y los servicios al público sobre el puesto anterior de Secretario Permanente. Con el beneficio de la retrospectiva y un análisis cuidadoso, el gobierno ahora puede determinar dónde se encuentran las debilidades en su arreglo de directores ejecutivos y qué se puede hacer para corregir esas deficiencias, o si, de hecho, como se sugirió anteriormente, vale la pena volver al sistema anterior de Secretarios Permanentes.

En primer lugar, debe reconocerse que la ausencia de grandes estallidos públicos en otros ministerios gubernamentales no es una indicación de que todos hayan estado funcionando al nivel óptimo de eficiencia. La situación en el MOHW (por sus siglas en inglés) puede haber empeorado debido a problemas de personalidad relacionados con el Ministro Chebat, pero, a diferencia de otros ministerios, el MOHW estaba soportando un tremendo estrés y demandas de servicios debido a la pandemia de Covid-19. Solo cuando una herramienta o maquinaria se prueba en condiciones estresantes, se revelarán las debilidades inherentes. La deducción fácil es que solo fue un caso de un ministro manejando mal a su directora ejecutiva, de modo que hubo fricción y, por lo tanto, los directores ejecutivos entraban y salían del puesto. Pero un verdadero análisis “forense” confirmará si realmente existen algunas deficiencias estructurales en la estructura actual de directores ejecutivos dentro del servicio público que conducen a tales fricciones y trastornos. De hecho, otros ministerios pueden estar tropezando silenciosamente con deficiencias debido al arreglo de directores ejecutivos, pero esto pasa desapercibido porque no ha habido un gran foco de atención y estrés que pueda ser paralelo a lo que enfrenta el MOHW debido a Covid.

Recientemente ha habido quejas del actual Comisionado de Policía sobre la existencia de “policías deshonestos” dentro de las filas de su Departamento de Policía, y su esfuerzo es tratar de eliminarlos. Pero también se ha revelado recientemente que, durante la pasada administración UDP, era la norma, de hecho incluso un requisito aparente, que un aspirante a recluta recibiera una carta de recomendación del entonces ministro de policía. El altamente competitivo proceso de reclutar un escuadrón se vio contaminado por el amiguismo político, y es posible que ahora estemos cosechando la paja de este ejercicio defectuoso. Y nos hace preguntarnos, a la luz del actual problema nacional de delincuencia y corrupción, si prácticas similares se han convertido en la norma en nuestro proceso de gobernabilidad, donde se prioriza el favoritismo político sobre el mérito y la capacidad de desempeño. Con los informes recientes de la Comisión de Investigación sobre la liquidación de vehículos gubernamentales en los últimos meses de la administración UDP, así como el informe final aún por divulgar de la Comisión de Investigación sobre el Departamento de Inmigración durante el mismo mandato UDP, parecería que la corrupción probablemente se ha extendido por todo nuestro sistema de gobierno.

En algunas décadas pasadas, los visitantes beliceños a Chetumal solían contar historias de la práctica de la “mordida” que encontraban al tratar con algunos funcionarios mexicanos en diferentes agencias, es decir, tránsito, inmigración, policía. No todos los funcionarios son corruptos, por supuesto, pero los que lo son pueden dar mala fama a todo su departamento; y últimamente, los beliceños han experimentado situaciones similares en nuestro propio suelo por parte de funcionarios corruptos de Belize.

Según todos los indicios, fue el primer gobierno UDP de 1984 el que vio la necesidad de reclutar directores ejecutivos en los ministerios de gobierno que entonces estaban bajo la dirección del sistema establecido de secretarios permanentes. El razonamiento puede haber parecido justificado en ese momento. Después de todo, desde el autogobierno en 1964, Belize fue gobernado por un gobierno PUP y, naturalmente, todos los jefes de departamento y secretarios permanentes fueron designados bajo una administración PUP. Al ser puestos con “permanencia”, es posible que esos altos individuos en el servicio público hayan sido vistos, o debido a su comportamiento, eran considerados por los nuevos líderes del gobierno UDP como no cooperativos o no mostrando lealtad a sus nuevos jefes políticos. Podría haber algo de verdad en esa alegación, ya que el servicio prolongado y familiaridad tenían que haber tenido un efecto en los miembros del servicio público; pero, del mismo modo, la victoria aplastante del UDP también tuvo que haber sido el resultado de que muchos ex votantes del PUP votaron por el UDP, y algunos de ellos probablemente eran funcionarios públicos. Sin embargo, después de décadas de gobierno PUP, habría que considerar natural que se necesitaría un período de acomodo y ajuste para que los nuevos líderes gozaran de la plena confianza y entusiasmo de los distintos jefes de departamento y secretarios permanentes con los que se encontraron al asumir sus puestos ministeriales. ¿Había algunas verdaderas “manzanas podridas” entre los secretarios permanentes que heredaron del PUP, por que el UDP sintió que tenía que instalar funcionarios ejecutivos junto a ellos para garantizar que se cumpliera con su agenda? ¿O fue el UDP demasiado apresurado en su decisión de emplear directores ejecutivos? El tiempo es un factor significativo en la mayoría de las decisiones importantes, y una visión retrospectiva 20/20 indicaría que un poco más de paciencia podría haber sido mejor para ellos y para el país.

Belize heredó un estilo de gobierno Westminster de nuestros antiguos gobernantes coloniales, y en este sistema, en lo que respecta al servicio público, no debería importar qué partido político forma el gobierno. Según en.wikipedia.org, “Los secretarios permanentes son los jefes ejecutivos no políticos del servicio civil de los departamentos gubernamentales, que generalmente ocupan su cargo durante varios años (por lo tanto, ‘permanentes’) en un ministerio a diferencia de los cambiantes secretarios políticos de estado a quien reportan y asesoran”. Lo que ellos llaman “secretarios políticos de estado” es lo que nosotros llamamos nuestros “ministros de gobierno”. Por lo tanto, un servicio civil que funcione correctamente debe realizar sus tareas de manera profesional, independientemente del partido que forme el gobierno. Y la Comisión de Servicio Público está allí para garantizar que hagan su trabajo profesionalmente.

Bueno, entonces, después de cambiar de lugar con el UDP varias veces, con funcionarios ejecutivos junto a los secretarios permanentes, el PUP finalmente decidió, cuando disfrutó de una abrumadora mayoría en la Cámara en 1998, ir hasta el final y abolir el puesto de secretario permanente en conjunto, mientras se reemplazó al funcionario ejecutivo con un puesto completo de director ejecutivo (CEO por sus siglas en inglés). Y, lamentablemente, ahora sabemos lo que el desenfrenado control político de la maquinaria de servicio público le ha costado a la nación durante las últimas dos décadas.

Así que ahora, a medida que los gobiernos van y vienen, los directores ejecutivos cambian. Y no solo el ejército de trabajadores en los departamentos de servicio público ahora tiene que adaptarse a un nuevo director ejecutivo cada vez que hay un cambio de gobierno, sino que más que eso, el nuevo director ejecutivo también tiene que encontrar un ajuste y entendimiento del personal y la maquinaria de ese ministerio. Además, si bien era un requisito para todos los secretarios permanentes tener un largo historial de capacitación, desempeño y experiencia en el servicio público, no todos los directores ejecutivos, a pesar de sus credenciales en el sector privado, estaban a la altura de la tarea, y la evidencia puede residir en la cantidad de escándalos políticos/financieros que involucran a ministros de gobierno durante la era reciente de los directores ejecutivos.

¿Es el caso de que nosotros, los beliceños, debido al ego y la conveniencia de nuestros políticos, hemos visto a nuestro sistema de gobierno retroceder? ¿Y nuestros líderes gubernamentales ahora están demasiado avergonzados para decir: “Me equivoqué”?

¿Fue todo un grave error traer este puesto de “viene y se va” director ejecutivo para reemplazar al secretario permanente de larga data, que proporcionaba un control y equilibrio contra la indiscreción ministerial?

Tal vez podamos salvar las apariencias y mantener el nombre de director ejecutivo, pero volver a los requisitos de tipo secretario permanente y la permanencia del puesto. Después de todo, cuando habían dicho que “el IVA es un asesino”, solo tuvieron que cambiar su nombre a “IGV”.

¡Respeto al Padre de la Patria! ¡Viva Belize! ¡Poder al pueblo!

Check out our other content

Check out other tags:

International