28.9 C
Belize City
Friday, March 1, 2024

“Flavors of Abstract Art” exhibition unveiled in Belmopan

Photo: Tom Sharp, abstract artist by Kristen Ku BELMOPAN,...

Belize: “Israel should withdraw entirely from Palestinian Territory”

Photo: H.E. Assad Shoman Nations from across the...

KREM Television to become X TV

by Katie Numi Usher BELIZE CITY, Thurs. Feb....

Malos alimentos en nuestras mesas

Editorial (En Espanol)Malos alimentos en nuestras mesas

Todo mundo sabe que lo que comemos es importante para la salud de nuestro cuerpo. Si comemos suficientes alimentos saludables y, por supuesto, hacemos ejercicio con regularidad, estamos haciendo lo correcto; y si no comemos bien y no hacemos ejercicio, estamos provocando enfermedades. Todos los alimentos adecuados y el ejercicio no detendrán las enfermedades si vivimos lo suficiente. Es natural que el cuerpo humano se descomponga después de un período y ninguna cantidad de cuidado puede detenerlo. Sobre lo que tenemos mucho control son los años productivos que nos corresponden. Durante este período, la buena alimentación y el ejercicio contribuyen en gran medida a mantenernos saludables.

Más y mejores alimentos en la mesa se traducirían en beliceños más sanos y productivos. Estaríamos más felices. Habría menos criminalidad. La economía crecería. Habría beneficios para todos.

Nuestro entorno es favorable para que estemos al aire libre, por lo que si queremos identificar quién tiene la culpa cuando no sudamos lo suficiente, sólo tenemos que mirar en un espejo. Pero no encontraremos todo el culpable en el espejo si no introducimos suficientes alimentos saludables en nuestro cuerpo.

Como nuestros sistemas económicos son artificiales, a veces no funcionan tan bien. Afortunadamente, hay cosas que podemos hacer para remediar nuestra situación cuando nuestro sistema económico no nos sirve. No podemos quejarnos de los productos básicos. Siempre hemos tenido un suministro abundante de maíz, arroz y frijoles a precios asequibles. Pero una mesa deficiente en verduras, frutas, pescado o carne no es saludable, y es en estos ámbitos donde nuestros gobiernos han fracasado. Viejo modelo de pobreza, nuevo modelo de pobreza, no comíamos suficientes verduras, frutas, pescado y carne antes de la pandemia, y con el mundo agitado debido a las naciones en guerra y el cambio climático, esa parte de nuestras dietas ha empeorado.

En cuanto a los alimentos importados, cuyos precios han aumentado considerablemente en nuestro actual mundo inestable, nuestros gobiernos no pueden hacer mucho más que luchar contra el aumento indebido de precios. De todos modos, la mayoría de estos alimentos importados no son saludables y la oportunidad de reemplazarlos está tocando a la puerta. Si bien nuestros gobiernos tienen las manos atadas en cuanto al precio de los alimentos importados, hay un campo abierto para los alimentos producidos localmente, que son todos saludables si se manejan adecuadamente. Nuestros gobiernos no han estado haciendo un gran trabajo. En ocasiones nuestros gobiernos se han jactado de nuestra producción agrícola. Pero los gráficos bonitos, como los presentados por ASR/BSI a nuestros cañeros, no cuentan toda la historia. El resultado final está en el dinero en los bolsillos de los agricultores cuando se distribuya su parte del 65%, y el resultado final, en lo que respecta a los alimentos, está en la cantidad de proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales en los alimentos no cancerígenos en nuestras mesas.

Una de las leyendas sobre el Padre de la Nación, George Price – ¡Feliz cumpleaños, Padre de la Nación! – fue que en sus frecuentes viajes por el país revisaba las cocinas, para ver qué se estaba cocinando. Debía haberle gustado comer; definitivamente no habría dejado pasar ninguno de nuestros platos locales especiales, pero no podía saborear todas las ollas. El interés primordial del Padre de la Nación era ver cómo se alimentaba su pueblo, porque la comida sana en las ollas de la nación es prioridad, después de la protección de la vida y la integridad física.

Los beliceños solían comer mejor entonces. Siempre estamos obsesionados con coletas y harina blanca, pero en tiempos pasados ese pequeño “vicio alimentario” se complementaba con abundantes productos frescos, saludables y baratos de nuestra tierra y mar.

La responsabilidad del Gobierno de Belize

Como los sistemas económicos están diseñados por humanos, tenemos que buscar explicaciones en nuestros líderes que manejan la maquinaria que entrega los productos cuando no obtenemos los alimentos que necesitamos. El Gobierno de Belize tiene la responsabilidad de intervenir cuando las cosas no van bien, cuando no hay alimentos abundantes, saludables y asequibles en nuestro país.

El gobierno no está cumpliendo con su obligación. No puede haber excusas en un país con abundante tierra cultivable y agua. Cuando la gente no come bien, el gobierno debe examinar de cerca su sistema económico y modificarlo o realizar un cambio total.

El gobierno podría fácilmente garantizar que haya más y mejores alimentos en las mesas de todo el país si comenzara a producir en las mejores tierras de sus estaciones agrícolas en cada distrito. El Gobierno de Belize podría seleccionar algunos cultivos que considerara esenciales y, en su sistema controlado, y con las ventajas que tendría con el control de un mercado mayor, reduciría el costo de producción y distribución. Una vez que los agricultores privados fueran llevados a la bancarrota, no habría más excesos despilfarradores, y eso daría como resultado precios aún más bajos. Por supuesto, el gobierno no quiere llevar a los agricultores a la bancarrota, y no debería hacerlo. Pero el gobierno DEBE garantizar mejores alimentos para las mesas de todo el país.

Logística fallida

Las economías pequeñas como la nuestra experimentan problemas logísticos que los países más grandes no enfrentan. La logística, como explica Will Kenton en Investopedia, es “el proceso general de gestionar cómo se adquieren, almacenan y transportan los recursos hasta su destino final”. Tenemos que ganar y, para ello, necesitamos soluciones innovadoras para abordar y superar nuestros problemas. Estamos haciendo un mal trabajo. Hay demasiado desperdicio en nuestro sistema actual. Hay exceso y escasez, y nuestros costos de transporte son excesivos.

En relación con la superabundancia y la escasez, está la naturaleza estacional de los cultivos. Habrá períodos en los que ciertas frutas no estarán en temporada. Algunas verduras, especialmente aquellas que no son nativas de Belize, no producen bien fuera de los meses más fríos. El gobierno puede introducir incentivos para que sea rentable preservar nuestro superávit.

En relación con los costos de transporte, bajar el precio del combustible definitivamente ayudaría, pero no sería suficiente. El precio de los vehículos (y maquinaria), repuestos, neumáticos, seguros y reparaciones también contribuyen en gran medida al costo del transporte. Esta es un área que necesita muchos más subsidios del gobierno.

Los menonitas tradicionales todavía utilizan caballos para transportar sus productos al mercado y su éxito es incuestionable. Algunos pequeños agricultores tuvieron más éxito cuando transportaron sus productos en botes o en pequeñas embarcaciones por el río. En cuanto a trasladar los alimentos producidos localmente al mercado, no es imposible que en nuestra pequeña economía los antiguos ferrocarriles de baja velocidad sean la mejor solución.

La mejor logística del sector agrícola pertenece al grupo Menonita. Los menonitas en sus estrechas cooperativas tienen la producción de sus cultivos bien organizada para maximizar sus ganancias. Los líderes menonitas saben lo que hace cada agricultor; qué cultivos y en qué cantidad están plantando; cuántos granjeros crían gallinas, ya sea para obtener carne o para obtener huevos; cuántas vacas lecheras están produciendo para su fábrica y qué tan productivas son. El grupo tiene un sistema eficiente para suministrar y reparar equipos, proporcionar fondos baratos a los agricultores y distribuir sus productos. Hay dudas sobre los altos precios de la leche y el queso del grupo, que se producen dentro de su sistema altamente eficiente desde el principio hasta que terminan en los lineales del mercado. Pero como no hay competencia en el país, el grupo sólo necesita fijar el precio de sus productos al precio de los alimentos importados o justo por debajo de ellos.

El sistema capitalista pierde parte de su brillo en una economía pequeña como la nuestra. El gobierno debe poner la mano en el volante dondequiera que estemos cayendo. Nuestra gente no está comiendo bien. Si no ganamos en ningún otro frente económico, debemos ganar en éste. Nuestro pueblo necesita alimentos asequibles y saludables, en abundancia, y el gobierno debe ser muy agresivo en su suministro.

Check out our other content

Bladen 12 trial continues

Man charged for Corozalito murder

Jamie Usher and BHS lawyer-up!

Belize off the EU’s blacklist!

Check out other tags:

International