74 F
Belize City
Monday, December 6, 2021
Home Editorial (En Espanol) Mandato de “buena gobernanza”

Mandato de “buena gobernanza”

Este es un momento sin precedentes en la vida joven de nuestra nación beliceña, que enfrenta una crisis económica de proporciones gigantescas, y no hay una salida fácil. Si el enfrentamiento actual entre los Sindicatos Conjuntos y el gobierno del PUP liderado por el primer ministro Johnny Briceño no se resuelve antes de que pase mucho tiempo, las cosas podrían empeorar más de lo necesario, mucho peor.

En su discurso sobre el presupuesto el viernes 9 de abril, el primero de su nueva administración, el P.M. Briceño no les dijo mucho más a los sindicatos y al pueblo beliceño de lo que ellos no sabían ya sobre el estado de nuestra economía. Simplemente explicó más detalles explícitos. El ex P.M. Dean Barrow del UDP había pintado el triste panorama mucho antes de las elecciones generales del 11 de noviembre de 2020, lamentando públicamente la crisis y los desafíos financieros que enfrentaría su sucesor.

Pero la situación actual de la nación en lo que respecta a las negociaciones en curso entre los Sindicatos Conjuntos y el equipo negociador del gobierno de Briceño, tiene mucho que ver con dónde estábamos la noche del 7 de febrero de 2008. Esa noche, luego de meses de agitación sindical, manifestaciones y disturbios civiles contra tratos gubernamentales que se percibían como corruptos con las finanzas y los activos de la nación (DFC, Seguridad Social, UHS, BTL, etc., etc.), el recién elegido Primer Ministro del UDP, Dean Barrow, hizo una promesa pública de que el flagelo de la corrupción se abordaría de manera decisiva por su nuevo gobierno.

Los beliceños son un pueblo inteligente, pero tendemos a perdonar; así que, como observó un exlíder del PUP, los escándalos políticos y las malas acciones tienden a desaparecer de la conciencia de los votantes beliceños, “como una pequeña brisa”.

Hay muchos dichos que se aplican a nuestra situación actual, en particular, “una vez mordido, dos veces tímido” y “si me engañas una vez, la culpa es tuya; Si me engañas dos veces, la culpa es mía.”

En términos de desamor y decepción, los votantes beliceños han sido heridos más de dos veces a lo largo de los años, por los dos partidos principales. Nuestra Constitución permite una mayoría de tres cuartos en la Cámara de Representantes, lo que debería representar un mandato abrumador de apoyo del electorado, que es suficiente para cambiar la Constitución misma, en la que se basa nuestro sistema de gobierno, y en una serie de ocasiones, los votantes beliceños han dado tal mandato a un nuevo partido en el gobierno. Aún así, la tasa de pobreza se ha disparado, la tasa de criminalidad se dispara, nuestros activos nacionales siguen cayendo en manos extranjeras y la carga de la deuda sigue aumentando cada vez más, mientras que las acusaciones de corrupción, de un partido a otro, siguen estando a la orden del día. Todo se ha reducido a unos pocos individuos “forrados en plata” que ingresaron a la política con medios modestos, y una nación que lleva una carga de deuda que es casi aterradora.

Desde la perspectiva del hombre promedio, el sindicalista, el votante beliceño que enfrenta costos crecientes de combustible y artículos básicos en los estantes de los supermercados, la analogía que mejor se adapta a nuestra conciencia colectiva es que “todos los días llevamos un balde al pozo, un día se le caerá el fondo”. Y ciertamente el fondo se le ha caído a la economía de Belize. Como P.M. Briceño declaró claramente: “Estamos en bancarrota”. El gobierno solo puede pagar su enorme factura salarial pidiendo prestado un millón de dólares al día, una situación que no puede continuar.

Pero el fondo puede haber caído de más que la economía de Belize, y cuanto más rápido el nuevo gobierno PUP capte esta realidad, mayores serán las posibilidades de que todo esto termine mejor en lugar de peor para Belize. Se ha caído el fondo del balde de fe que los miembros de los sindicatos han tenido en los gobiernos electos para actuar con decisión y conciencia sobre el tema que más les ha molestado cada vez que han dado un mandato tan masivo: ¡LA CORRUPCIÓN! Su incesante grito y clamor ha sido por “BUEN GOBIERNO”.

Nunca volverá a ser lo mismo. La percepción de un “mandato masivo” del pueblo beliceño en las elecciones generales y luego municipales, no es real. Como ha sucedido en varias ocasiones pasadas, cuando los beliceños en masa han ido a las urnas con tanta venganza, se ha tratado de votar “FUERA” a un partido del gobierno, en lugar de votar “DENTRO” al nuevo partido.

Los miembros de los sindicatos, muchos de los cuales sin duda votaron “azul” para sacar fuera al “rojo” descaradamente corrupto, no están enamorados de ningún partido político.

El equipo de PM Briceño ha hecho algunas concesiones significativas en las negociaciones con los sindicatos, pero todavía no han llegado donde deben. Todavía tiene un mandato y un período de cinco años si puede mantener a raya este caldero hirviente de frustración y sentido de traición entre los miembros de los sindicatos.

Al expresar su propia frustración por los sindicatos intransigentes en una entrevista con los medios después de su discurso sobre el presupuesto, Briceño comentó que incluso si sus ministros aceptaran un recorte salarial del 100%, los sindicatos seguirían negándose a aceptar el recorte del 10% que sus asesores habían recomendado como necesario. Quizás haya encontrado una pista.

Los sindicatos se encuentran actualmente en una posición en la que, con su empleador proponiendo un recorte salarial, tienen el derecho legal de entrar en una posición de conflicto laboral. En repetidas ocasiones han estado a la vanguardia de iniciativas que han resultado en gobiernos con victorias aplastantes, con promesas de erradicar la corrupción; y han sido decepcionados repetidamente. Con las finanzas de la nación y el gobierno en su punto más vulnerable, es posible que vean esta como la mejor oportunidad para “forzar” la mano del gobierno a tomar finalmente medidas significativas contra la corrupción y hacia el buen gobierno.

En cuanto a invitar adentro a la CNUCC, tanto los gobiernos del UDP como del PUP se han burlado de la idea como de alguna manera afectando nuestra soberanía. Pero los agentes de la CNUCC solo estarían involucrados en la investigación y el enjuiciamiento junto con nuestros propios oficiales de policía. ¿Por qué los gobiernos UDP y PUP parecen tan asustados de la CNUCC? ¿Es porque sus héroes caídos en desgracia, Ralph Fonseca del PUP y Gapi Vega del UDP, todavía son grandes jugadores detrás de la escena en sus respectivos partidos?

Oramos por el progreso de las negociaciones en curso, porque nadie quiere que nuestra ya desesperada situación económica empeore con huelgas y manifestaciones, y una aplicación policial aún más estricta de las regulaciones del estado de emergencia.

La “buena gobernanza” es una causa justa por la que los sindicatos deben luchar en nombre de Belize, y con una oferta del P.M. Briceño para implementar prontamente la CNUCC, podrían ser movidos a aceptar voluntariamente la amarga medicina de los recortes salariales y la congelación salarial. Sin la oferta del P.M., la culpa de las repercusiones de huelgas por parte de los sindicatos podría recaer directamente en los pies del gobierno del PUP.

Oremos, beliceños, para que nuestros líderes hagan lo correcto.

- Advertisment -

Most Popular

Omicron variant not yet in Belize

BELIZE CITY, Wed. Dec. 1, 2021 -- At this time, the Ministry of Health and Wellness is increasing its COVID-19 surveillance efforts following the...

6 remanded for Hidden Valley drug plane landing

BELIZE CITY, Wed. Dec. 1, 2021 -- Yesterday, six men were arraigned in the San Ignacio Magistrates Court two days after being detained following...

1/2 ton cocaine from narco plane found

BELIZE CITY, Wed. Dec. 1, 2021 -- After combing through the forests in Mountain Pine Ridge in search of the cargo of the Cessna...

Did Mrs. Narda overreact?

If all of the beef Mr. Sanker has with Mrs. Narda is on a piece of canvas and a logo on a cap, then...