28.9 C
Belize City
Friday, March 1, 2024

“Flavors of Abstract Art” exhibition unveiled in Belmopan

Photo: Tom Sharp, abstract artist by Kristen Ku BELMOPAN,...

Belize: “Israel should withdraw entirely from Palestinian Territory”

Photo: H.E. Assad Shoman Nations from across the...

KREM Television to become X TV

by Katie Numi Usher BELIZE CITY, Thurs. Feb....

Navidad para los niños

Editorial (En Espanol)Navidad para los niños

“Él es el niño pequeño que Santa Claus olvidó; y Dios sabe que no quería mucho…” – Nat King Cole

Lunes, 18 de diciembre de 2023

Es otra vez esa época especial del año, “cuando el mundo se enamora”, y los saludos están por todas partes, deseando a amigos y familiares una “Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo”; y lo hermoso es que probablemente todos lo decimos en serio. Hay un espíritu contagioso en el aire, sin duda asistido por la embriagadora cascada de melodías navideñas que inundan las ondas de radio y televisión y donde quiera que uno vaya.

Todavía hay mucho amor en Belize y mucho que agradecer a medida que este año llega a su fin. Mirando hacia atrás, donde estábamos hace sólo unos pocos años, cuando Covid tenía a la nación y al mundo bajo control, en verdad, hemos recorrido un largo camino. Y hay amplias causas y justificaciones para una celebración. Una celebración de la vida y de nuestras condiciones de vida, que podrían ser mucho mejores, pero sólo una mirada al mundo que nos rodea y a la terrible tribulación que se descarga sobre las personas en circunstancias extremas, y debemos darnos cuenta de que nosotros estamos tan mal después de todo.

Para demasiados de nosotros, hay un recordatorio de los seres queridos perdidos, que alguna vez compartieron esta época especial del año con nosotros; y los recuerdos agitan nuestros corazones y mentes con un ataque de tristeza que sólo los saludos y el abrazo de los seres queridos pueden ayudar a aliviar y estimular el reavivamiento del sentimiento de agradecimiento y gracia por la esperanza que brota del nuevo don de la vida y el amor encarnado en el cuento de Navidad.

Esta es la temporada de dar y compartir, de ayudar a quienes podemos, porque es la felicidad de los demás lo que realza todas nuestras vidas con un sentimiento de gracia y satisfacción, sabiendo que hicimos lo que pudimos para ayudar. Sólo pensar en un niño pequeño que está completamente desamparado en Navidad (como en “el niño que Santa Claus olvidó”) debería ser suficiente para ablandar el corazón incluso del grinch más malvado en esta época del año.

Aparte de la comercialización, los desfiles, los espectáculos y las bonitas luces nocturnas son parte de la temporada y los adornos que ayudan a encender nuestros corazones con el sentimiento de esta temporada especial de amor y generosidad. Hay grupos y organizaciones en todo el país que organizan sus propias pequeñas fiestas navideñas y obsequios para niños necesitados para ayudar a garantizar que todos los niños del país disfruten del placer de una deliciosa comida y bebida como parte de la celebración. El Gobierno ha asignado fondos especiales para su “alegría navideña”, y es de esperar que esto signifique que todos los hogares necesitados puedan “ver” su Navidad beliceña con jamón y pavo este año. No es mucho pedir en una nación de tan poca gente. Los ricos y los de ingresos medios tienen su cena de Navidad garantizada; pero son los hogares que luchan cada día y aún no pueden “ver” la Navidad los que necesitan ahora toda nuestra atención y ayuda, para los niños. Cualesquiera que sean los errores cometidos o los contratiempos que puedan haber ocurrido a algunos padres, aquellos de nosotros que podemos debemos aprovechar la oportunidad en este momento para ayudar a llenar esa tetera del Ejército de Salvación y donar a cualquier grupo o individuo al que podamos dirigir nuestra ayuda. Muchas manos aligeran el trabajo; que en su vecindario tenga la tranquilidad de saber que todos están bien esta navidad.

¡Compartamos el amor, Belize! La Navidad es para los niños. Abramos nuestros corazones y acerquémonos a otras personas que están pasando por momentos difíciles. No digan “no” a ninguna oportunidad de donar durante esta temporada navideña y ayuden a que esta se convierta en un recuerdo de los “buenos tiempos” en el futuro para todos los niños de hoy en Belize. Podemos hacerlo; Todos los que tenemos un poquito más podemos unirnos a este esfuerzo para hacer de esta Navidad una feliz Navidad para los niños beliceños en todas partes.

Desafortunadamente, en estos ajetreados tiempos modernos, las comunidades no están tan unidas como en tiempos pasados, y las personas tienden a vivir separadas con poco conocimiento de las condiciones dentro de los hogares, excepto en sus inmediaciones. Quienes tienen toda la información privilegiada sobre las condiciones de vida en las comunidades de cada ciudad, pueblo y aldea, son los políticos. Sus “capitanes de calle” conocen la condición de cada calle y casa donde residen los votantes. Y con suerte, su “alegría navideña” del tesoro nacional se distribuirá equitativamente entre quienes más la necesitan. Entre las alegrías navideñas que distribuyen los principales partidos políticos y el resto de ayuda de ciudadanos individuales a aquellos que pueden haber sido pasados por alto por los “animadores” rojos o azules, esta Navidad se puede alimentar a todas las bocas. Y ese ejercicio debería abrirnos los ojos a lo que debemos hacer, como nación y como individuos, en nuestra resolución de Año Nuevo de tratar de ayudar a mejorar las cosas en el Año Nuevo.

Lamentablemente, hay algunos niños, especialmente en las regiones del mundo devastadas por la guerra, pero también aquí en nuestra pequeña Joya, que pueden contarse entre los que “Santa Claus olvidó” y, desafortunadamente, algunos también pueden ser asesinados antes de Navidad. Los padres de Belize harían bien en alentar a sus hijos, cuando compartan cualquier alimento y refrigerio que puedan en Navidad, a detenerse y rezar por aquellos niños que no tienen nada, ni siquiera a sus padres, o que incluso han perdido la vida por guerras sin sentido y violencia tortuosa cometidas por adultos.

Pero aún queremos que nuestros hijos sean felices; y el ejercicio de la reflexión sobre los menos afortunados es también para recalcar la bendición que todavía tienen con la vida y recordarles que deben estar agradecidos por todo lo que sus padres o mayores amorosos hayan podido brindarles para su Navidad.

¡Que fluya el amor, beliceños y amigos por todas partes! De eso se trata la Navidad en Belize. “Good maanin, Miss Lady [Buenos días señorita]…” y “Brukdown Krismos” y todas las alegres, espirituales y sentimentales canciones navideñas sólo sirven para reavivar y estimular ese sentimiento especial de alegría y amor que se hincha en nuestros corazones cuando intercambiamos saludos unos con otros en esta época del año, mediante tarjetas o llamadas telefónicas o abrazos y apretones de manos dondequiera que nos encontremos.

Pero nuestros pensamientos siempre vuelven a los niños; y especialmente a esa memorable melodía/historia de cuento de hadas del pequeño tamborilero, cuyo regalo al niño Jesús en el pesebre era todo lo que tenía para dar: tocar su pequeño tambor: paa-rop-a- pom-pom. “Toqué lo mejor que pude para él –paa-rop-a-pom-pom-… y luego Él me sonrió…”

¡Que tengan una Feliz y Bendita Navidad, Belize!

Check out our other content

Bladen 12 trial continues

Man charged for Corozalito murder

Jamie Usher and BHS lawyer-up!

Belize off the EU’s blacklist!

Check out other tags:

International