26.1 C
Belize City
Monday, December 5, 2022

Guats bex after submission of Honduras’ claim to the ICJ

by Marco Lopez BELIZE CITY, Thurs. Dec. 1,...

$5 minimum wage by New Year 

BELIZE CITY, Thurs. Dec. 1, 2022 In exactly...

Belize City Council Receives Half Million Grant from Japan

BELIZE CITY, Thurs. Dec. 1, 2022 In a...

Olas de tristeza; pero el amor nos ayudará

Editorial (En Espanol)Olas de tristeza; pero el amor nos ayudará

Domingo, 20 de noviembre de 2022

¿Cuándo terminarán la locura y los desamores? Cada vez que parece haber una pausa en los casos informados de muertes violentas y tragedias imprudentes que conducen a la pérdida de vidas, llega otra ola de malas noticias, angustias y luto por los seres queridos perdidos. Hay tantas noticias de muertes violentas que nuestros ciudadanos que mueren por causas naturales a veces son pasados por alto, especialmente durante el período de restricciones de Covid-19, excepto por familiares y amigos muy cercanos. Las últimas dos semanas han estado especialmente repletas de noticias trágicas de vidas perdidas violentamente, pero las muertes reportadas el mismo día la semana pasada por causas naturales de dos leyendas deportivas han visto a los fanáticos en las redes sociales de toda la Joya y la diáspora compartir el dolor, ya que sus vidas estaban íntimamente conectadas a través de los deportes con la emoción y las alegrías que una vez experimentaron a través de las actuaciones en el campo y el carácter personal de la Chica Dorada del softbol de los 70, Patricia “Pat” Bennett y el “Masterblaster” del fútbol de los 80, Arthur “Goatman” Leslie. En tiempos de tanta angustia y dolor, nuestra gente religiosa busca guía y fortaleza en su fe en el Todopoderoso, pero tal vez sea el amor que compartimos en estos tiempos difíciles, a menudo a través del vehículo de la religión o la espiritualidad, lo que nos ayuda a soportar el dolor y la carga de la pérdida y a reconstruir lentamente nuestra fuerza emocional y entusiasmo por vivir.

A veces podemos sentirnos abrumados y debemos tratar de reprimir nuestros sentimientos para hacer frente a la avalancha de tristeza que nos engulliría. Los noticieros de Radio Krem durante los últimos diez días han sido especialmente trágicos y deprimentes. Según un examen post-mortem, una mesera de Belmopán de 35 años, reportada como desaparecida el 31 de octubre, “fue estrangulada hasta la muerte”; un recluso de 23 años de edad en la Prisión Central supuestamente se quitó la vida en su celda el 10 de noviembre; la madrugada del 14 de noviembre, una mujer de Toledo descubrió el cadáver de un hombre de 26 años “parcialmente dentro de su cocina”; un cabo de policía de 34 años de edad en una investigación de “escena del crimen” en Blackman Eddy fue fatalmente atropellado por un vehículo conducido a “alta velocidad”; un hombre de 30 años en Crooked Tree fue engañado a salir de su casa a las 9:00 p.m. por piedras arrojadas, solo para ser asesinado a tiros; un “triple asesinato en Sandhill” durante la lluvia la noche del jueves 17 de noviembre, que cobró la vida de hombres de 43 años, 20 años y 19 años, “se cree que es un incidente relacionado con las drogas”; y justo anoche, un hombre de negocios en su camino a casa en un carro de golf fue asaltado y muerto a tiros en San Pedro.

Si bien esto ha sido la norma durante décadas, todavía hay momentos en los que nos damos cuenta de que es posible que nos hayamos vuelto insensibles a los informes, hasta que llega más cerca de casa. Y el dolor y la aflicción de la comunidad no es menor cuando fallece alguien de destacado impacto social y logros, ya sea en las artes, los deportes o el activismo comunitario. Las “causas naturales” pueden verse como una bendición para la juventud de hoy, pero la vida está llena de sorpresas, y cuando una estrella, una leyenda del deporte, es arrebatada repentinamente, nos sacude el corazón y el alma, y nos deja a muchos de nosotros con un corazón pesado por días. De hecho, solo en los últimos dos años de Covid-19 y sus secuelas (Covid todavía existe, así que no bajen la guardia demasiado), es bastante sorprendente, la cantidad de atletas de alto nivel de los años 70 y 80 que han fallecido por causas naturales, muchos de ellos incluso menores de sesenta años. La lista es larga, pero cabe destacar la falta de cualquier mancha de crimen violento entre las estrellas atléticas, cuyo compromiso con la disciplina, el trabajo duro, el juego limpio y la dedicación a su oficio debe haber impactado toda su perspectiva de la vida y les impidió tomar el camino suave y fácil pero peligroso en el camino del crimen. Algunos notables del mundo del fútbol que nos dejaron recientemente incluyen al gran Gilroy “Coro” Usher, Larry “Charro” Bennett, Kent “Gigante” Skeete, Juvencio “Bud” August, Wayne “Bom” Jones, Eian “Coco” Henry y Rudolph “Perú” Olivera. Y seguramente hay otros; pero independientemente de sus fallas individuales, todas estas estrellas del juego eran buenos ciudadanos respetuosos de la ley, de quienes nunca se supo que estuvieran involucrados en ningún tipo de violencia o empresa criminal.

El triple homicidio reportado en Sandhill esta semana fue una verdadera sacudida. ¿Cuando termina? ¡Tantas familias en duelo! ¿Qué pasa con nuestros jóvenes? ¿Ya nadie tiene miedo de ir a la cárcel? ¿Es eso lo que es, en lo que se refiere a estos asesinatos?

Ciertamente, la mayoría de los conductores de vehículos, personas que no se consideran al margen de la ley, tienen un miedo terrible a ir a la cárcel. Pero los conductores ebrios que causan la muerte por su comportamiento imprudente suelen terminar pagando una multa. Y aparentemente no es suficiente disuasión. El comisionado Williams insiste en que el tiempo en la cárcel les daría a los conductores ebrios algo en lo que pensar antes de ponerse al volante. Estamos perdiendo demasiadas vidas preciosas innecesariamente debido al descuido o al comportamiento violento.

En todo este clima de pena y dolor, fue un duro golpe cuando recibimos la noticia del repentino fallecimiento del legendario delantero Arthur “Goatman” Leslie; y momentos después recibimos la noticia del fallecimiento de otra leyenda, estrella del softbol y “Chica Dorada” de las épicas ganadoras de la Medalla de Oro de Belize en 1974 en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, Patricia “Pat” Bennett. Ambas leyendas habían estado enfermas durante algún tiempo. Turo había sido operado a corazón abierto en los EE. UU. a principios de 2020, justo antes de que el covid-19 aterrizara en Belize; y Pat había estado luchando contra el cáncer durante algunos años. Estos fueron dos gigantes en sus respectivos deportes. Turo fue uno de los principales delanteros de Belize durante la década de 1980. Pat fue miembro durante mucho tiempo del Equipo Nacional de Softbol de Belize en la década de 1970 y luego tuvo una carrera distinguida como educadora y sindicalista. Ya se ha escrito mucho, y seguramente se escribirá mucho más sobre estos dos destacados atletas beliceños, uno femenino y otro masculino, quienes durante sus años deportivos ejemplificaron lo mejor de los deportes beliceños y son ejemplos dignos de emular para los jóvenes atletas.

Mientras los beliceños lloran a nuestros seres queridos perdidos y enfrentan la pérdida de ejemplos estelares de ciudadanos buenos, productivos y respetuosos de la ley, tal vez valga la pena enfatizar la importancia de establecer una estructura organizada para reconocer y promover las personalidades de nuestros más destacados atletas, para que sus buenos ejemplos de ciudadanía y logros deportivos puedan impactar e inspirar a los muchos jóvenes que están surgiendo, muchos de los cuales de otro modo ni siquiera sabrían que tales personas existieron. Las historias están destinadas a entretener y también a enseñar lecciones y valores, e inspirar. Y un Salón de la Fama es un recurso sancionado oficialmente para documentar y consagrar para la posteridad los logros de los mejores entre nosotros. No “esperamos hasta que el hombre muera” para decirle a Goatman o Pat que eran “buenos”. Se lo hemos dicho muchas veces y de muchas maneras. Pero un Salón de la Fama es el resultado de un consenso bien investigado, un depósito al que pueden acceder fácilmente estudiantes y profesores por igual, especialmente cuando se sube en Internet. Hemos esperado demasiado.

Algunos softbolistas de Belize, incluida Pat, han sido reconocidos en un Salón de la Fama del Softbol internacional; pero necesitamos nuestro propio Salón Nacional de la Fama del Softbol de Belize. Y ya es hora de que parte del dinero de la FIFA se dedique a establecer finalmente el Salón de la Fama del Fútbol Nacional de Belize. Turo sabía que estaría allí; a menudo se lo decíamos. Pero el dolor de su pérdida se aliviará un poco para sus familiares inmediatos con ese conocimiento, al igual que para otras estrellas fallecidas, así como para aquellos que aún están con nosotros, quienes sin duda están destinados a ser consagrados junto con Turo cada cuando sea que el Salón Nacional de Fútbol de Belize de la Fama sea establecido.

Nuestro más sentido pésame, fuerza y amor a todos los familiares y amigos de nuestros hermanos y hermanas que recientemente nos han precedido al seno del Todopoderoso. ¡Descansen en paz, todos! El amor nos ayudará.

Check out our other content

World AIDS Day

BCCI voted in favor of Waterloo

No plans for seismic testing YET, says PM

Teen charged for friend’s death in RTA

Check out other tags:

International