74 F
Belize City
Thursday, September 16, 2021
Home Editorial (En Espanol) “Pincharse”, o no “pincharse”

“Pincharse”, o no “pincharse”

A medida que la nación beliceña lidia con nuestros actuales desafíos económicos, y con nuestro gobierno avanzando a pasos agigantados en su conversación con el FMI y nuestros acreedores del súper bono, existe un creciente sentimiento de esperanza entre los ciudadanos, incluso cuando nuestras cifras de Covid-19 se mantienen estables en el grupo bajo, y a medida que la llegada programada para julio del primer crucero desde el cierre del año pasado señala el regreso del turismo de cruceros. Aún así, una pregunta aún persiste sobre los hombros de una parte considerable de nuestra población: “pincharse” o no “pincharse”. Con la donación de 100,000 vacunas AstraZeneca la semana pasada de nuestro vecino del norte, México, nuestra nación ahora está preparada para posiblemente lograr la llamada “inmunidad colectiva”, pero eso es solo si un gran número de la población restante no vacunada toma la decisión de obtener su “pinchazo”.

En cualquier democracia, nunca hay unanimidad sobre ningún tema. Y hay muchas cuestiones que no están claramente definidas como correctas o incorrectas; a menudo es una cuestión de perspectiva o interpretación. Con respecto a la cuestión de la vacunación, si bien puede parecer una obviedad para la mayoría de los ciudadanos que ya la han tomado, hay preocupaciones que aún deben ser sopesadas por otros cuya situación especial, condición de salud, edad o recelos innatos puede conducir a su renuencia a vacunarse.

La “ciencia” ha demostrado de manera convincente que los efectos del virus Covid-19 se reducen significativamente después de que uno ha sido vacunado, por lo que el número de personas que necesitan ser hospitalizadas o incluso mueren después de contraer el virus, es mucho menor entre las personas previamente vacunadas versus aquellas que no fueron vacunadas contra Covid-19. Pero incluso la “ciencia” no es absoluta; algunas personas vacunadas todavía pueden “contraer Covid”; algunas pueden sufrir efectos secundarios de la vacuna, y un número minúsculo incluso puede morir; pero se dice que las posibilidades de supervivencia son, de hecho, muchas veces mayores, si uno se vacuna.

Entonces, ¿por qué la renuencia de algunas personas, incluso entre personas educadas o en la industria de la salud, a vacunarse? Una de las primeras cuestiones planteadas es la velocidad con la que se desarrollaron las diversas vacunas actuales de Covid-19, incluidas AstraZeneca, Moderna, Johnson y Johnson, Pfizer y Sinopharm. De hecho, la letalidad y la enorme cantidad de personas que fueron víctimas de la epidemia que comenzó a principios del año pasado habían puesto a toda la comunidad mundial en modo de emergencia, con un gran impulso para acelerar el desarrollo de una vacuna eficaz, que en circunstancias normales podría tomar hasta cinco años antes de obtener la autorización de seguridad de la OMS.

El hecho es que los científicos habían definido el virus actual como SARS CoV-2, lo que indica que, de hecho, hubo primero un “SARS CoV-1”, visto por última vez en 2004, y que muchos de nosotros recordamos simplemente como “SARS” – síndrome respiratorio agudo severo, un susto de salud nacional hace algunos años, que afortunadamente no afectó a Belize ni al mundo de manera importante. (También hubo el susto del Ébola; otro virus mortal que, afortunadamente, fue contenido con éxito en algunas naciones africanas antes de que pudiera convertirse en una pandemia mundial. Los beliceños recordarán el incidente alrededor de 2014 cuando el gobierno le negó entrada a nuestras aguas a un crucero, después de informes sobre un posible caso de Ébola a bordo.) En el caso de Covid, ya que se han realizado muchas investigaciones para el desarrollo de una vacuna para el SARS CoV-1, o simplemente SARS, como se llamaba entonces, parece que ya se habían sentado las bases para el desarrollo de una vacuna para la variante CoV-2 que ahora afecta al mundo.

El período de prueba para las ejecuciones de prueba entre voluntarios humanos aparentemente se aceleró, y por lo tanto, la preocupación legítima de muchos de que las pruebas de seguridad completas no se habían logrado de manera adecuada antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) diera luz verde a las actuales vacunas Covid-19. En ese sentido, con miles de muertes diarias en un solo estado de EE. UU. en el apogeo de la pandemia, la situación exigía consideración con un tipo de análisis de “riesgo-beneficio”, donde el riesgo de algunas reacciones negativas, incluso algunas muertes, entre una gran cantidad de personas vacunadas se comparó con la gran probabilidad de que contiurían las hospitalizaciones y muertes a gran escala entre una población no vacunada. Ciertamente, ha habido algunas personas que han experimentado efectos secundarios de la vacuna y algunas incluso han muerto; pero siempre existe el argumento de que otros problemas de salud pueden haber influido en esos casos.

Aún se está aprendiendo más sobre este virus, y la “ciencia” admite su creciente conocimiento a medida que la investigación continúa con el beneficio de la experiencia de los últimos meses desde que comenzó el proceso de vacunación. Sin embargo, los resultados hasta ahora han sido tan convincentes para los funcionarios de la comunidad médica, comenzando con la OMS y el CDC (Centro para el Control de Enfermedades en los EE. UU.), e incluidas nuestras propias autoridades de salud locales, que el impulso ahora es obtener la mayor cantidad posible de personas vacunadas para que, como nación, podamos llegar a ese punto de nuestra población en el que haya suficiente protección/inmunidad contra el estallido total de la enfermedad para que nuestra economía pueda volver a funcionar a toda máquina, comenzando por el turismo, hasta ahora nuestra mayor fuente de divisas.

¿Es usted uno de los que le temen a la vacuna? Ese es su derecho. Independientemente, y esto también se aplica a todos los que ya hemos sido vacunados, nuestra propia seguridad aún requiere que hagamos aquellas cosas que nos ayudarán a hacernos fuertes y resistentes (hablando de nuestro sistema inmunológico) contra los efectos del Covid-19, si de alguna manera deberíamos estar expuestos a ello. La seguridad primero tiene que ser nuestro lema, vacunados o no, y eso significa adherirse a los protocolos establecidos que la “ciencia” ha demostrado para ayudar en nuestra protección y reducir las posibilidades de propagación del virus – usar una máscara facoa; en público; mantener la “distancia social”, especialmente en un espacio cerrado (siempre es preferible estar al aire libre); lavarse las manos con agua y jabón, o usar desinfectante para manos cuando eso no sea posible; comer sano (incluya verduras y frutas, evitar muchos alimentos procesados; productos frescos del mercado son lo mejor) y tratar de hacer algo de ejercicio con regularidad.

El mundo entero está recibiendo una paliza del Covid-19. Y fue nuestro caso por un tiempo también; más de 300 muertes en nuestra pequeña población de menos de 400.000 es significativo. Pero, afortunadamente, parece que lo hemos conseguido un poco bajo control. Sin embargo, no podemos darnos el lujo de retroceder, ya que nuestra experiencia pasada en San Pedro el año pasado ha demostrado que Covid-19 puede volver a explotar sobre nosotros en cualquier momento.

”Todo hombre (mujer) tiene derecho a decidir su propio destino”. (Bob Marley) No hay garantías; es su elección personal. Pero para cada ciudadano que ve un riesgo mayor en no ser vacunado y decide unirse al creciente número de personas que han recibido el “pinchazo”, tenga en cuenta este hecho: lo que está haciendo al tomar la vacuna es ayudar a que Belize se convierta en una nación más cerca de estar completamente vacunada contra el flagelo del Covid-19; y eso debería fortalecer a Belize. La ciencia nos ha mostrado lo positivo a lo grande de obtener el “pinchazo”; pero si Jah/Allah/Dios considera oportuno que usted sufra cualquier aspecto negativo de ese esfuerzo, su único consuelo es que lo hizo por Belize, y “¡amamos nuestra nación!” (Kenny Gladden)

- Advertisment -

Most Popular

Wife of double-murder suspect granted bail

Belize City, Thurs. Sept. 9, 2021-- Last Thursday, Jovannie O’Brien was arrested and charged in connection with the shooting of Lloyd Myvett, 18, and...

4 homes burnt; arson suspected

Belize City, Fri. Sept. 10, 2021-- On Friday, September 10, just after 6:30 p.m., the local fire department received reports of a huge fire...

Belize listed in US State Department Afghan travel release

BELIZE CITY, Mon. Sept. 13, 2021-- In a joint statement released by the US State Department on August 29, Belize was listed as a...

CITCO awaits bailout from GOB to clear garbage collection arrears 

BELIZE CITY, Mon. Sept. 13, 2021-- An impasse between the Belize Waste Control and the Belize City Council over unpaid arrears to the tune...