74 F
Belize City
Wednesday, April 14, 2021
Home Editorial (En Espanol) Poniendo a prueba la entereza de nuestra democracia

Poniendo a prueba la entereza de nuestra democracia

No ha sido inusual en las últimas dos décadas de inestabilidad económica mundial, que nuestros gobiernos se enfrenten a grandes crisis cercanas a las elecciones nacionales que a veces ponen a prueba la entereza de nuestra democracia, con manifestaciones callejeras y huelgas, actos de desobediencia civil y amenazas de violencia que provocan la respuesta del estado con fuerza policial en las calles para mantener “la ley y el orden”; pero en cada ocasión, las cosas han vuelto rápidamente a la “normalidad” después de unos días. Sin embargo, nunca ha sido el caso tan temprano en una administración que tal polarización se desarrolle entre el gobierno y los principales sindicatos; y la situación económica de la nación nunca ha sido más desesperada y más necesitada de medidas drásticas correctivas. Por lo tanto, la actual crisis económica inducida por la pandemia está lista para consecuencias políticas de proporciones significativas, y el impacto a largo plazo de cualquier acuerdo que se alcance dependerá de qué tan bien se gestionen y concluyan las negociaciones por parte del liderazgo del gobierno en la persona del Primer Ministro, el Honorable John Briceño. Él y su gobierno se encuentran en una coyuntura importante, con un potencial impacto importante en el curso futuro de nuestra democracia. ¿Cómo manejará esta crisis?

Es un hecho aceptado que nuestra economía se encuentra en un punto de quiebre, exigiendo medidas drásticas con urgencia, y esto ha sido admitido por nuestro ex primer ministro, nuestro actual primer ministro, las dos principales organizaciones del sector empresarial y todos los principales sindicatos. A medida que la economía de Belize entraba en recesión en los últimos años, el impacto fue más obvio en el sector privado, donde muchas empresas cerraron y se perdieron miles de puestos de trabajo, lo que resultó en decenas de anuncios en periódicos para subastas de propiedades y edificios privados. Tampoco hay mucha disputa sobre las principales razones de nuestra actual desesperada situación económica, aunque la pandemia Covid-19 de hace un año causó la caída precipitada de nuestra economía basada en el turismo de un estado ya deprimido, al desastre absoluto que ahora enfrentamos.  Una mejor planificación económica y el fin del amiguismo y la corrupción del gobierno, han sido durante mucho tiempo el grito del electorado. El hecho indiscutible del asunto es que, con la relación deuda/PIB de nuestra nación alrededor del 130%, no hay muchas opciones para nuevos préstamos internacionales, y el único prestamista potencial que llama a nuestra puerta, el Fondo Monetario Internacional (FMI), está prescribiendo algunas soluciones draconianas como condición para prestarnos más dinero. Y su receta habitual está dirigida a la gran lista de empleados del gobierno: recortes salariales, congelación de incrementos salariales y despidos a gran escala de empleados. Es una receta que la mayoría de los expertos consideraron el llamado fin del mundo para el entonces gobierno UDP en las elecciones generales de 1998.

Se supone que la democracia tiene que ver con la voluntad del pueblo; y el pueblo beliceño dejó muy en claro su voluntad el 11 de noviembre de 2020, que estaban completamente hartos de la corrupción, dando la patada al mismo gobierno UDP que habían enviado en un triunfo aplastante a Belmopán en 2008 con la promesa de limpiar la corrupción del PUP, y ahora transfiriendo ese mismo mandato a los aplastantes ganadores del PUP en las urnas para limpiar la corrupción UDP dejada atrás.

Sin embargo, siendo la política de partidos lo que es, sobre propaganda y ganar elecciones, el PUP puede haberse extralimitado en sus grandiosas promesas de campaña en 2020; en retrospectiva, probablemente no fue necesario. Aparentemente, los votantes beliceños ya se habían comprometido a sacar a los “delincuentes” UDP. Así que ahora que el polvo se ha asentado, y con el PUP pareciendo estar demorando algunas de sus promesas de campaña, y dando como excusa la pandemia y que el gobierno está en bancarrota, el ahora opositor UDP ya está viendo sus oportunidades de ganar puntos políticos. ¿Podría ser que, apenas cuatro meses después de su administración, el nuevo gobierno PUP podría encontrarse cavando un agujero político del que no puede salir a tiempo para las elecciones generales de 2025? O peor aún, ¿podrían ser presionados para convocar elecciones anticipadas? No es probable. Si Briceño y el PUP pueden sobrevivir a las turbulentas aguas de las negociaciones que se avecinan con los sindicatos, y también encaminar nuestra economía hacia la salud y la estabilidad, probablemente serán recompensados por los votantes en las próximas elecciones generales. La gran pregunta es, sin embargo, ¿de qué manera el PUP superará las negociaciones con los sindicatos? ¿Se volverán amargos y vengativos los sindicatos? ¿Serán suficientes los remedios acordados para salvar y resucitar nuestra paralizada economía? ¿Serán fieles al lema de la campaña del PUP: “Todos ganamos”?

Independientemente de lo que decidan, por mucho que el gobierno esté dispuesto a inclinarse para satisfacer las demandas de los sindicatos, tal vez debería guiarse por un nuevo mantra derivado del suyo, a saber, que “todos comemos”. Y, siguiendo la sugerencia de un destacado economista local, probablemente sería prudente considerar cuánto del salario de un individuo equivale a “un salario digno” basado en el costo de una “canasta de productos semanal requerida para una familia de cinco”. Cualquier empleado que gane por debajo de ese nivel no debe ser considerado para recortes; como dice el refrán, sería como “cortarse la nariz para fastidiarle la cara”. Luego, comiencen desde arriba, eliminando todas las ganancias de “lujo”: es decir, todas las ganancias más allá del salario base que los ciudadanos ordinarios y trabajadores tienen que presupuestar para pagar todos sus gastos de subsistencia. (Esto será temporal, por supuesto, hasta que nuestra economía se recupere). Después de predicar así con un ejemplo doloroso, y solo después de que se cumplan las recomendaciones de ahorro de costos de los sindicatos y las demandas de “fomento de la confianza” para el fin de la corrupción asfixiante, se pueden considerar de manera realista los recortes porcentuales salariales y la congelación salarial.

Por supuesto, debido al poder constitucional de tipo “monárquico” que disfruta nuestro primer ministro, el Sr. Briceño puede escuchar a todos y luego hacer lo que le plazca: “embestir”, como diría un ex portavoz del UDP, y dejar que las astillas caigan donde puedan, utilizando la policía y otro estado de emergencia si es necesario para mantener a raya a los “agitadores”. Después de todo, siempre existe la excusa de la pandemia existente. Y luego, el PUP podría soportar las hondas y flechas de la crítica durante los próximos tres años; y depender de la naturaleza perdonadora de los beliceños que sople a su favor para el 2025.

Pero todavía existe el riesgo, por pequeño que sea, de que tal enfoque pueda enfurecer y energizar tanto a los sindicatos, que las chispas puedan inflamar a la ciudadanía en general, provocando disturbios en las calles, a pesar de un estado de emergencia. ¿Y quién sabe a dónde podría llevar eso?

Estos no son los mejores tiempos para estar en el gobierno. Pero el PUP pidió el trabajo. Y el hombre en el aprieto es su líder, nuestro primer ministro, el Honorable John Briceño. Los líderes vienen en muchas formas y estilos diferentes. A veces, la fuerza de un líder está en su humildad; pero en tiempos de gran crisis, se debe tomar una decisión antes de que sea demasiado tarde. Cómo el Honorable Briceño maneja la situación en los próximos días puede afectar la calidad misma de nuestra democracia en el futuro, dependiendo de las concesiones hechas y las medidas de mejora de la gobernabilidad que se tomen. Pero ciertamente, debe haber un ajuste serio en las finanzas del gobierno. Si consigue que los beliceños “crean en el proceso”, lo apoyarán. Cualquiera que sea el camino que tome nuestro gobierno, el camino será difícil; y aún quedará en manos de los beliceños que tienen, hacer todo lo posible para asegurarse de que “todos coman”.
¡Ajústense, Belize!

- Advertisment -

Most Popular

Accused rapists get bail

BELIZE CITY, Mon. Apr. 12, 2021-- On Friday, April 9, Justice Herbert Lord granted bail to two men accused of the rape of a...

COVID-19 update 

BELIZE CITY, Mon. Apr. 12, 2021-- The Ministry of Health and Wellness (MOHW) is investigating the first death believed to be related to the...

You’ll have to go left, PM

Well, John B, over these next five years you will be the father of a nation that even prior to Covid-19 was in desperate...

BNTU awaiting membership mandate

BELIZE CITY, Thurs. Apr. 8, 2021-- At this time, the membership of the Belize National Teachers Union (BNTU) has not come to a final...