25 C
Belize City
Wednesday, October 5, 2022

SIB reports 13.5% GDP growth, tripling of rum production

The Statistical Institute of Belize reported that...

Older Persons Week 2022 is observed

by Khaila Gentle BELIZE CITY, Thurs. Sept. 29,...

Preocupaciones sobre el crecimiento de la población y la raza/etnicidad

Editorial (En Espanol)Preocupaciones sobre el crecimiento de la población y la raza/etnicidad

   El Ministerio de Inmigración anunció recientemente que un número sorprendentemente bajo de personas que se encuentran ilegalmente en Belize habían solicitado la regularización de su estatus a través de un programa especial de amnistía que comenzó el mes pasado; sin embargo, cuando se complete el programa, el ministerio espera que entre 40.000 y 60.000 personas, en su mayoría de Centroamérica, hayan aprovechado la oportunidad de salir de las sombras. Después de que se regularicen sus estados, las personas tendrán la oportunidad de solicitar convertirse en ciudadanos de pleno derecho. Si se cumple el número anticipado por el Gobierno de Belize, y todos pasan a la ciudadanía, en un corto período el número de ciudadanos en Belize se habrá expandido en más del 10%.

   El Belize colonial (Honduras Británica) apuntó a una población de 300,000 para 1975, pero en ese año nuestra población era solo de 133,000 personas. Fue más de un cuarto de siglo después, en 2007, cuando nuestra población alcanzó los 300.000 habitantes. Allen D. Bushong, en el libro en línea publicado por la Universidad de Florida, AGRICULTURAL SETTLEMENT IN BRITISH HONDURAS: A GEOGRAPHIC INTERPRETATION OF ITS DEVELOPMENT, dice en 1959 que el Informe Downie, un estudio encargado por el gobierno, proyectó que para que Belize sea viable como un país, su población tendría que aumentar a un ritmo de 14.000 personas al año.

   Bushong dijo que hubo numerosos estudios sobre nuestro “problema de población insuficiente” antes del informe Downie, y todos miraron hacia el Caribe, en particular hacia la densamente poblada Jamaica, en busca de personas para aumentar nuestra población. Según Bushong, entre 1953 y 1957 “el número promedio de llegadas y salidas fue de 149 y 67 por año para una ganancia neta anual promedio de 82”. El umbral para ingresar a Belize podría haber sido demasiado alto. Los inmigrantes tuvieron que dedicarse a la agricultura; hacer un depósito de US$84; tener los fondos para comprar/arrendar una parcela y desarrollarla; construir una casa; tener un certificado policial de carácter; y además las autoridades consideraban “una suma mínima de US$1.400 por persona como prueba” de que no se convertirían en “una carga financiera para el gobierno colonial”.

   Bushong dijo que aproximadamente entre 200 y 300 centroamericanos cruzaban “libremente de un lado a otro” diariamente para trabajar en la industria maderera, pero no había registros oficiales que mostraran si el país experimentó “una ganancia o una pérdida neta por una migración de tan corta distancia”.

   Los informes del censo sugieren que los centroamericanos no encontraron a Belize un lugar especialmente atractivo para vivir durante el período colonial. Nuestro atractivo como hogar para los centroamericanos aumentó cuando Guatemala y El Salvador fueron devastados por guerras civiles, y aquellos que tenían como objetivo llegar a Estados Unidos descubrieron que éramos un buen lugar desde el cual lanzar intentos de entrada a Estados Unidos. Durante las últimas cuatro décadas, miles de inmigrantes han llegado a Belize, en su mayoría de América Central, y eso ha contribuido en gran medida a casi triplicar nuestra población, de 144.000 en 1980 a un estimado de 400.000 en este momento.

  Hay mucho que ganar con una población más grande, y lo más positivo es, por mucho, el aumento de las oportunidades económicas. Con un mercado más grande, los fabricantes de Belize serán más competitivos; el costo de producir bienes será más bajo, las ganancias mayores. Aquellos en el sector de las artes y el entretenimiento también se beneficiarían de un mercado local ampliado para sus productos.

   Hay desventajas para una población más grande, y estas incluyen más presión sobre los recursos ambientales: nuestros bosques, nuestra vida silvestre, nuestra población marina, nuestra calidad del agua; más demanda en las escuelas y hospitales públicos; y el final del mundo relajado que muchos de nosotros apreciamos, el mundo donde todos conocen a todos. Un “costo” del crecimiento impulsado por la inmigración es el cambio en la composición racial, y en Belize el grupo afro ha visto una caída dramática como porcentaje de la población. En 1980, el 39,7% de la población de Belize era criolla/kriol, y en el último censo había descendido al 24,9%; en 1980, el 7% de los beliceños eran garífunas, y eso ha caído al 6,1%.

   El cambio en la composición racial de Belize, de afro a mestizo/maya, es inevitable; sólo la tasa de ese cambio es controlable. Somos un país con fuertes raíces caribeñas, pero estamos lejos de las islas del Caribe; tenemos fuertes raíces mestizas/mayas, y estamos cerca de países con millones de personas mestizas/mayas.

   Ninguna mayoría racial jamás renunció a su lugar tan mansamente como lo han hecho los afrobeliceños. En los EE. UU., un país que ha estado dominado por los europeos desde que ese grupo masacró y comenzó a desplazar a los indios de las llanuras de América del Norte hace unos doscientos años, el flujo inevitable de pueblos no europeos de países al sur del Río Grande se ha encontrado con grandes resistencia. Aquellos que son genéticamente europeos están usando las boletas electorales, leyes de inmigración rígidas y un muro para proteger a su mayoría.

   De gran preocupación para los beliceños es el impacto en la cultura local, que podría ser arrollada si la afluencia de nuevos pueblos es demasiado rápida. Belize es casi el país más singular del mundo. Nuestra cultura comenzó a formarse hace más de 300 años, y se volvió más sabrosa durante los últimos 200 años con la infusión de muchas razas/grupos étnicos de todo el mundo que, para escapar de la guerra y las privaciones económicas, llegaron a este “refugio tranquilo de democracia”.

   El proceso fue lento, y aunque no tan perfecto como los frijoles bien sazonados cocinados a fuego lento, nuestro crisol de pueblos es algo especial. En gran parte, vamos a las urnas, y el color de la bandera del partido de un candidato es mucho más importante que el color de su piel. En gran parte, hay matrimonios mixtos entre las razas/etnias, aunque los miembros de esos grupos que vinieron después de la primera Gran Guerra no suelen casarse con miembros de los grupos afro.

   Para preservar, mejorar lo que tenemos, debemos enfrentar los problemas que nos confrontan. Nuestra incapacidad para abordar adecuadamente la pobreza en algunas áreas, particularmente en partes de la antigua capital, amenaza el bienestar de todos. Una persona que llamó al programa matutino WuB señaló que muchos empleadores en Belize ahora exigen que los solicitantes de empleo sepan inglés y español. Esta es una preocupación (para los beliceños que solo hablan inglés) que no es demasiado difícil de abordar. El idioma del gobierno es el inglés, y ser un país de habla inglesa en esta región no solo es único, es una ventaja. Tenemos que hablar de estas cosas.

   Regularizar a los miles que están aquí ilegalmente es lo más humano que se puede hacer, lo beliceño para hacer, pero debemos tener cuidado con “cómo lo hacemos”. No debemos esconder la cabeza en la arena. La televisión estadounidense es como la invasión de un ejército extranjero de 10.000, dijo uno de nuestros ex líderes. Si no se gestiona adecuadamente la “regularización”, en unos años Belize no se parecerá al país que conocemos hoy. Algún cambio es bueno. Pero no queremos perder nuestro sabor único.

Check out our other content

August inflation rate was 7.4%—SIB

Job-seeking teen killed by group of men

Wayne Alyson Sampson (1960-2022)

Check out other tags:

International